Visión infantil

Examen de la vista para niños

Advertisement

Un examen de la vista para niños es una evaluación experta de la salud ocular y la visión de su hijo realizada por un optometrista (DO ) u oftalmólogo (MD).

Un breve examen de los ojos de su hijo realizado por un pediatra o un médico de cabecera no es un sustituto de un examen de la vista llevado a cabo por un optometrista u oftalmólogo. Sólo los DO y los MD de los ojos tienen la capacitación avanzada y las herramientas clínicas para realizar una evaluación completa de los ojos y la visión de su hijo.

¿Por qué son importantes los exámenes de la vista?

Los exámenes de la vista para niños son importantes para asegurar que los ojos de su hijo están sanos y no tienen problemas de visión que puedan interferir con su rendimiento escolar y afectar la seguridad de su hijo.

Los exámenes de la vista a temprana edad también son importantes porque los niños necesitan las siguientes habilidades visuales esenciales para un aprendizaje óptimo:

  • Excelente agudeza visual a todas las distancias.
  • Habilidades de agrupación ocular precisas y cómodas.  
  • Habilidades precisas del movimiento de los ojos.
  • Habilidades de enfoque cómodas y precisas.

¿Cuándo llevar a su hijo a un examen de la vista?

Los niños deben tener su primer examen de la vista completo a los 6 meses de edad.

Después, deben realizarse exámenes a los 3 años y justo antes de que ingresen al primer grado, alrededor de los 5 o 6 años.

Los niños en edad escolar deben realizarse un examen de la vista al menos cada dos años si no se requiere una corrección de la visión. Los niños que necesitan gafas o lentes de contacto deben ser examinados anualmente o según lo que recomiende su oftalmólogo.

Programar un examen de la vista para su hijo

Cuando programe un examen de la vista para su hijo, elija un momento en el que él o ella generalmente esté alerta y contento.

Los detalles específicos de cómo se realizan los exámenes de la vista dependen de la edad de su hijo, pero generalmente un examen incluirá un historial clínico, pruebas de visión, pruebas de alineación ocular, una evaluación de la salud ocular y, de ser necesario, la prescripción de gafas.

Después de programar la cita, se le puede enviar un formulario de historial de casos por correo. Algunas prácticas de atención oftalmológica incluso tienen formularios en su sitio web que puede descargar e imprimir en casa antes de su visita. O es posible que no reciba un formulario hasta que se registre en el consultorio del médico.

El formulario de historial de casos le preguntará sobre el historial de nacimiento de su hijo, incluido el peso al nacer y si el niño fue o no de término completo.

Su oftalmólogo también puede preguntar si ocurrieron complicaciones durante el embarazo o el parto. Otras preguntas se referirán al historial médico de su hijo, incluidos los medicamentos y alergias actuales.

Asegúrese de informar a su oftalmólogo si su hijo tiene o muestra alguno de los siguientes casos:

  • Una historia de la prematuridad.
  • Desarrollo motor lento.
  • Frotamiento frecuente de los ojos.
  • Parpadeo excesivo.
  • Falta de contacto visual.
  • Habilidades de seguimiento ocular deficientes.

Además, asegúrese de mencionar si su hijo ha fallado un examen de la vista en la escuela o en una visita a su pediatra.

Su oftalmólogo también querrá saber sobre problemas oculares y tratamientos previos que su hijo haya tenido, como cirugías y uso de gafas o lentes de contacto.

Por último, asegúrese de informar a su oftalmólogo sobre cualquier historial familiar de defectos refractivos, estrabismo, ambliopía o enfermedades oculares.

Pruebas de visión para infantes

Los bebés deben ser capaces de ver, al igual que los adultos, en términos de capacidad de enfoque, visión del color y percepción de profundidad a los 6 meses de edad.

Para evaluar si los ojos de su bebé se están desarrollando normalmente, el especialista de la visión utilizará las siguientes pruebas:

  • Las pruebas de respuesta de las pupilas para evaluar si la pupila del ojo se abre y se cierra correctamente en presencia o ausencia de luz.
  • Las pruebas de "fijar y seguir", las cuales determinan si los ojos de su bebé pueden fijarse en un objeto y seguirlo como una luz a medida que se mueve. (Los bebés deben poder fijarse en un objeto poco después del nacimiento y seguirlo cuando tienen 3 meses de edad).
  • La búsqueda preferencial que implica el uso de tarjetas que están en blanco en un lado con rayas en el otro lado para atraer la mirada de un bebé a las rayas. De esta manera, las capacidades de visión pueden evaluarse sin el uso de tablas optométrica regulares.

[Ver también: Desarrollo de la visión infantil]

Exámenes de la vista para prescolares

Algunos padres se sorprenden al saber que los niños en edad preescolar no necesitan conocer el alfabeto para someterse a ciertos exámenes de la vista, incluso cuando son demasiado pequeños o demasiado tímidos para verbalizar.

niño bajo examen de visión

Los profesionales capacitados para inspeccionar la visión pueden ser capaces de detectar determinados problemas oculares en los preescolares.(Imagen: VIP Study Center, The Ohio State University College of Optometry)

Algunas pruebas de la visión comunes que se utilizan específicamente para niños pequeños incluyen:

  • Los símbolos LEA para niños pequeños son similares a los exámenes de la vista regulares que utilizan gráficos con letras, excepto que los símbolos especiales en estos exámenes incluyen una manzana, una casa, un cuadrado y un círculo.
  • La retinoscopía es una prueba que consiste en hacer brillar una luz en el ojo para observar el reflejo de la parte posterior del él (la retina). Esta prueba ayuda a determinar si su hijo tiene alguna nubosidad en la lente del ojo (cataratas congénitas) o un defecto refractivo significativo.
  • Las pruebas aleatorias de estereopsis utilizan patrones especiales de puntos y gafas 3-D para medir qué tan bien trabajan juntos los ojos de su hijo.

Además de la miopía, hipermetropía y astigmatismo, los problemas comunes de visión de los escolares incluyen:

niña con un parche en un ojo para ayudar al ojo más débil

Su hijo debería someterse a un examen de visión a edad temprana para detectar si hay problemas tales como la ambliopía, por la cual habitualmente un ojo es más débil que el otro. La colocación de un parche en un ojo se utiliza con frecuencia para ayudar a fortalecer el ojo más débil. (Imagen: Parches personalizados para párpados)

Ojo perezoso (ambliopía). Su oftalmólogo querrá descartar la ambliopía, u “ojo vago”, que es la disminución de la visión en uno o ambos ojos sin daño anatómico detectable. Desafortunadamente, la ambliopía no siempre se puede corregir con gafas o lentes de contacto y puede requerir parches en los ojos para fortalecer el ojo más débil.

Alineación incorrecta de los ojos (estrabismo). Los ojos cruzados o desalineados (estrabismo) pueden tener diferentes causas, como problemas con el control muscular en el ojo u ojos afectados. El estrabismo es una causa común de ambliopía y debe tratarse en una etapa temprana de la infancia para que las habilidades de visión y la capacidad de los ojos para trabajar juntos puedan desarrollarse normalmente.

Insuficiencia de convergencia. Esta es la incapacidad de mantener la alineación de los ojos cuando se ven objetos cercanos. La insuficiencia de convergencia puede causar molestias en los ojos e incluso una visión doble al leer.

Problemas de enfoque, mala percepción de la profundidad y daltonismo. Su oftalmólogo también puede evaluar la capacidad de enfoque de su hijo (adaptación), la percepción de la profundidad, la visión del color y más. [Lea más sobre la visión del color y cómo el ojo refracta la luz.]

Problemas de salud ocular. Su oftalmólogo examinará de cerca los párpados de su hijo para buscar folículos de pestañas anormales o infectados, protuberancias, secreción ocular e hinchazón (edemas). El especialista también examinará la córnea, el iris y el cristalino para detectar nubosidad (opacidades) u otras irregularidades.

Exámenes de la vista y del rendimiento en las escuelas

Recuerde que las pruebas apropiadas de la vista a una edad temprana son vitales para asegurar que su hijo tenga las habilidades visuales que necesita para desempeñarse bien en la escuela.

Un niño que no puede ver un texto o las letras en un pizarrón puede frustrarse fácilmente, lo que lleva a un bajo rendimiento académico.

Algunos problemas de la vista, como el ojo vago, se tratan mejor si se detectan y corrigen lo antes posible mientras el sistema de visión del niño aún se está desarrollando.

Advertisement