Hipertensión ocular (presión ocular elevada)

Hipertensión ocular significa que la presión dentro del ojo (presión intraocular o PIO) es más alta de lo normal. Si no se trata, la presión ocular elevada puede causar glaucoma y la pérdida permanente de la visión en algunas personas.

Sin embargo, algunas personas pueden tener hipertensión ocular sin desarrollar ningún daño en sus ojos o visión, y así lo puede determinar un examen de la vista completo y un examen del campo visual.


Los investigadores han estimado que la hipertensión ocular tiene de 10 a 15 veces más probabilidades de ocurrir que el glaucoma primario de ángulo abierto, el tipo más común de glaucoma.

Según el Estudio de Tratamiento de la Hipertensión Ocular, de 4.5 a 9.4 % de los estadounidenses de 40 años o mayores tienen hipertensión ocular, lo que aumenta el riesgo de desarrollar glaucoma, una amenaza para la vista.

¿Cómo saber si se tiene hipertensión ocular?

Ilustración del globo ocular y cómo la presión ocular elevada puede causar daño al nervio óptico.
La presión ocular elevada puede ser segura o puede causar daño al nervio óptico (glaucoma). [Ampliar]

Usted no puede saber por sí mismo si tiene hipertensión ocular porque no hay signos externos, tales como dolor en el ojo o los ojos rojos. En un examen de la vista completo, el profesional de la visión es el que medirá la PIO y la comparará con los niveles normales.

Una lectura de presión ocular de 21 mm Hg (milímetros de mercurio) o más significa que hay hipertensión ocular.

Si usted visualiza su ojo como un globo inflado a presión, puede entender mejor por qué la hipertensión ocular debe ser monitoreada. Una presión demasiado alta o que continúa aumentando ejerce una fuerza en el interior del ojo que puede dañar el delicado nervio óptico del ojo y causar glaucoma.

¿Qué causa la presión ocular elevada?

Los factores que causan o están asociados con la hipertensión ocular son prácticamente los mismos factores de las causas del glaucoma, entre ellos:

  • Excesiva producción del humor acuoso. El humor acuoso es un líquido transparente que se produce en el ojo por el cuerpo ciliar, una estructura situada detrás del iris. El humor acuoso fluye a través de la pupila y llena la cámara anterior del ojo, que es el espacio entre el iris y la córnea.
     
    El humor acuoso drena fuera del ojo a través de una estructura llamada malla trabecular, en la periferia de la cámara anterior, donde se unen la córnea y el iris. Si el cuerpo ciliar produce demasiado humor acuoso, la presión dentro del ojo aumenta y causa hipertensión ocular.
  • Insuficiente drenaje del humor acuoso. Si el humor acuoso drena muy lentamente fuera del ojo, perturba el equilibrio normal de la producción y el drenaje del líquido transparente del ojo, lo que también causará presión ocular alta.
  • Ciertos medicamentos pueden tener como efecto secundario la hipertensión ocular en ciertas personas. Los medicamentos esteroides utilizados para tratar el asma y otras afecciones han demostrado que aumentan el riesgo de hipertensión ocular.
     
    Incluso las gotas oculares con esteroides utilizadas tras la cirugía con la técnica LASIK y otras cirugías refractivas pueden causar presión ocular elevada en personas susceptibles. Si le han recetado esteroides por cualquier motivo, consulte con el doctor de la visión para ver la frecuencia con la que le deben revisar su PIO.
  • Trauma ocular. Una lesión en el ojo puede afectar el balance de producción del humor acuoso y el drenaje fuera del ojo, lo que podría provocar hipertensión ocular.
     
    A veces, puede ocurrir meses o años después de la lesión. Durante sus exámenes de la vista de rutina, asegúrese de mencionarle a su doctor si usted ha tenido algún trauma ocular, ya sea recientemente o en el pasado.
  • Otras enfermedades oculares. La hipertensión ocular se ha asociado con otras enfermedades oculares, entre ellas, el síndrome pseudoexfoliativo, síndrome de dispersión pigmentaria y el arco corneal.
     
    Si usted tiene cualquiera de estas afecciones, el doctor de la visión le recomendará exámenes de la vista y mediciones de la presión ocular más frecuentemente.

Además, la raza, la edad y los antecedentes familiares juegan un papel importante en el riesgo de padecer hipertensión ocular y glaucoma. Aunque cualquier persona puede desarrollar presión ocular elevada, los afroamericanos, las personas mayores de 40 años de edad y las personas que tienen antecedentes familiares de hipertensión ocular o glaucoma están en mayor riesgo.

Según los investigadores, aquellas personas con mediciones del espesor corneal central más delgado de lo normal también pueden estar en mayor riesgo de desarrollar hipertensión ocular y glaucoma.

Tratamiento de la hipertensión ocular

Si el doctor de la visión le diagnostica hipertensión ocular, le recetará gotas oculares para reducir la presión del ojo.

Debido a que estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, algunos doctores de la visión prefieren supervisar su PIO y actuar solo si muestra otros signos de desarrollar glaucoma.

En algunos casos (o si las gotas son ineficaces para reducir su PIO), el doctor de la visión podría recomendar otras medidas para el tratamiento del glaucoma, inclusive la cirugía del glaucoma con el fin de tratar la presión ocular alta.

Como mínimo, debido al aumento en el riesgo de desarrollar glaucoma por la hipertensión ocular, debe medirse su PIO a intervalos recomendados para vigilar la afección. AAV

Volver al inicio

Dr. Gary HeitingAcerca del autor: Gary Heiting, OD, es un experimentado editor de AllAboutVision.com. El Doctor Heiting cuenta con más de 25 años de experiencia como proveedor en el cuidado de los ojos, educador de la salud y asesor de la industria de anteojos y lentes. Sus intereses incluyen los lentes de contacto, la nutrición y el cuidado preventivo de la visión.

Página actualizada en enero de 2018