Ambliopía (Ojo vago o perezoso)

La ambliopía, también llamada "ojo vago", es un trastorno del desarrollo de la visión por el que un ojo no puede alcanzar una agudeza visual normal, aun con anteojos o lentes de contacto con receta.

La ambliopía comienza durante la infancia y la niñez temprana. En la mayoría de los casos, se ve afectado solamente un ojo. Pero, en algunos casos, puede darse una reducción de la agudeza visual en ambos ojos.


En particular, si se detecta esta afección de ojo vago tempranamente en la vida y se la trata rápidamente, es posible evitar una visión reducida. Pero si no se trata, el ojo vago puede causar una incapacidad visual grave en el ojo afectado, incluso ceguera legal.

Se estima que aproximadamente el 2 o 3 % de la población de Estados Unidos tiene algún grado de ambliopía.

Signos y síntomas de la ambliopía

Debido a que la ambliopía generalmente es un problema de desarrollo de la visión infantil, los síntomas de la afección pueden resultar difíciles de discernir.

Niña, llevando, ojo, remiendo, ambliopía. Niño, llevando, ojo, remiendo, ambliopía
Usted puede ayudar a su hijo a aceptar los parches convirtiéndolos en algo divertido.

Sin embargo, una causa común de la ambliopía es el estrabismo. Por ello, si usted nota que su bebé o pequeño hijo cruza sus ojos o alguna otra desalineación aparente en la vista, programe una cita para llevar a cabo un examen de ojos en forma inmediata, preferentemente con un optómetra u oftalmólogo especializado en la visión en los niños.

Otra pista que pueda indicar que su hijo tenga ambliopía es que llore o se irrite cuando usted le cubre un ojo.

Puede intentar esta simple prueba de cernimiento en su casa: tan solo cubrir y descubrir los ojos del niño (un ojo por vez) cuando está realizando una tarea visual, como mirar televisión.

Si su hijo no se molesta cuando se le cubre un ojo, pero sí cuando se le cubre el otro, puede implicar que el ojo que usted cubrió es el "bueno", y que el que no fue cubierto tiene ambliopía, lo que causa visión borrosa.

Pero una simple prueba de cernimiento no sustituye un examen de ojos exhaustivo.

Lleve al niño a realizarse los exámenes oculares que se le hayan recomendado para asegurarse de que tenga una visión normal en ambos ojos y que estos funcionan correctamente en conjunto, como un equipo.

¿Cuál es la causa de la ambliopía?

Existen tres tipos de ambliopía, en función de su causa subyacente:

  • Ambliopía estrábica. El estrabismo es la causa más común de la ambliopía. Con el fin de evitar la visión doble ocasionada por una alineación deficiente de los ojos, el cerebro ignora la información visual que proviene del ojo desalineado, generando ambliopía en ese ojo (el "ojo vago"). Este tipo de ambliopía se llama ambliopía estrábica.
  • Ambliopía refractiva. Algunas veces, la ambliopía es causada por errores refractivos desiguales en los dos ojos, a pesar de una alineación perfecta en ellos. Por ejemplo, quizás un ojo tenga miopía o hipermetropía no corregida significativa, mientras que el otro ojo no lo tenga. También, tal vez un ojo tenga un astigmatismo significativo que no lo tiene el otro ojo.
     
    En estos casos, el cerebro depende del ojo que tenga el menor error refractivo sin corregir y deja de "prestar atención" a la visión borrosa del otro ojo, lo que causa ambliopía en ese ojo, debido a la falta de uso. Este tipo de ambliopía se llama ambliopía refractiva (o ambliopía anisometrópica).
  • Ambliopía por deprivación. Se trata del ojo vago ocasionado por algo que obstruye la entrada de la luz para enfocarse en el ojo de un bebé, como por ejemplo la catarata congénita. Para lograr un desarrollo visual normal es necesario un tratamiento sin demora de las cataratas congénitas.
Noticias sobre la ambliopía Niña, largo, flequillo

No se preocupe: ¡El flequillo no es causa de ojos perezosos!

Es posible que recientemente haya leído que usar un flequillo largo sobre un ojo o ambos puede causar problemas visuales, e incluso generar un ojo perezoso con el tiempo. Es un mito.

Bueno, quizás sea posible que el flequillo cause un ojo vago, pero únicamente si:

  • Se trata de un niño pequeño cuyo sistema visual está todavía en desarrollo.
  • Un ojo, o ambos, están tan bien cubiertos que el niño no puede ni siquiera usarlos.
  • Y si los ojos están cubiertos en forma constante, día y noche.

Así que si su hijo quiere el flequillo largo que antes usaba Justin Bieber, o su hija, el flequillo a los lados de Nicole Richie, o tal vez el mechón cubriendo uno de los ojos de Veronica Lake, no se preocupe. — L.S.

Tratamiento para la ambliopía

En algunos casos de ambliopía refractiva, es posible lograr una visión normal simplemente corrigiendo por completo los errores refractivos en ambos ojos con anteojos o lentes de contacto. Sin embargo, habitualmente, se necesita colocar, al menos por un tiempo, un parche en el ojo "bueno", para forzar al cerebro a prestar atención a la información visual proveniente del ojo con ambliopía y posibilitar un desarrollo normal de la visión en ese ojo.

El tratamiento de la ambliopía estrábica generalmente supone una cirugía para estrabismo para alinear los ojos; luego la colocación de parches y con frecuencia alguna forma de terapia de la visión (también llamada ortóptica) para ayudar a que los dos ojos funcionen en conjunto y a la par, como un equipo.

Es posible que el uso de los parches se extienda por varias horas por día o incluso durante todo el día, y podría continuarse por semanas o meses.

Eyetronix
Las gafas Flicker Glass de Eyetronix tratan la ambliopía mediante oclusión rápida alternante para fomentar el funcionamiento conjunto de los ojos.

Si se hace muy complicado que su hijo se quite el parche, puede considerar un lente de contacto prostético especialmente diseñado para evitar que entre luz al ojo "bueno" pero que no afecta el aspecto del niño.

Si bien los lentes de contacto prostéticos son más costosos que un simple parche para ojos, y requieren de un examen para lentes de contacto y su adaptación, pueden resultar fantásticos en casos difíciles de tratamientos de ambliopía cuando no se logra un buen desempeño con los parches para ojos.

En algunos casos se han usado gotas oftálmicas de atropina para tratar la ambliopía, en vez de un parche para ojos. Se aplica una gota por día en el ojo bueno del niño (el profesional de la visión le dará las indicaciones). La atropina enturbia la visión del ojo bueno, lo que obliga a que el niño use más el ojo con ambliopía, para fortalecerlo. Una ventaja de usar gotas oftálmicas de atropina es que no requieren de su vigilancia constante para asegurarse de que su hijo esté usando el parche.

En un amplio estudio de 419 niños menores de 7 años con ambliopía desde 20/40 a 20/100 antes del tratamiento, la terapia de atropina produjo resultados comparables al uso de parches (aunque la mejora en la agudeza visual en el ojo con ambliopía fue algo mayor en el grupo que usó parches). Como resultado, algunos profesionales de la visión que antes eran escépticos están usando atropina como primera opción para el tratamiento de la ambliopía, en vez de la utilización de parches.

Sin embargo, la atropina tiene efectos secundarios que deben considerarse: sensibilidad leve (debido a que el ojo está constantemente dilatado), enrojecimiento y posible parálisis del músculo ciliar posteriormente a un uso a largo plazo de la atropina, que podría afectar la acomodación del ojo, o la capacidad de cambiar el foco.

Ayuda para otros niños y adultos con ojo vago

Durante años, los expertos creyeron que si no se iniciaba un tratamiento para la ambliopía muy tempranamente en la vida, no era posible lograr una mejora en la agudeza visual. Se decía que el período crítico para que se produzca la intervención era aproximadamente ocho años de edad.

Pero ahora parece que los niños mayores de esa edad e incluso adultos con ojo vago de larga duración pueden beneficiarse con el tratamiento para ambliogía mediante el uso de programas de computación que estimulan cambios neuronales que promueven mejoras en la agudeza visual y sensibilidad al contraste.

Uno de tales programas, llamado RevitalVision, ha alcanzado mejoras de visión en niños mayores con ojo perezoso y en adultos con ambliopía de larga duración. El tratamiento generalmente consiste en 40 sesiones de entrenamiento de 40 minutos cada una, durante un período de varias semanas. En un estudio clínico de 44 niños y adultos con ambliopía entre 9 y 54 años de edad, el 70.5 % de los participantes mostraron una mejora en la agudeza visual de 2 o más líneas de una cartilla de agudeza visual estandarizada después de un régimen completo de sesiones de entrenamiento con RevitalVision.

En la actualidad, RevitalVision es el único tratamiento computarizado aprobado por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) para la ambliopía. El programa está aprobado para individuos de 9 años en adelante con una mejor visión corregida de 20/100 o superior, y poco o nada de estrabismo.

Existen también otros programas de computación para tratar el ojo vago que están en uso por parte de profesionales de la visión que se especializan en la visión de niños y en terapia de la visión.

Es importante una detección temprana y su tratamiento

Si bien los tratamientos modernos de ambliopía pueden mejorar la visión de niños mayores y adultos, la mayoría de los expertos concuerdan en que es preferible una detección temprana y el tratamiento del ojo vago para lograr un desarrollo de la visión normal y los mejores resultados ren el tratamiento de la ambliopía.

La Asociación Optometrica Americana recomienda que todos los niños se sometan a su primer examen de ojos a los 6 meses de edad, otro a los 3 años y un tercer examen antes de ingresar a la escuela, para asegurarse de que la visión se esté desarrollando normalmente en ambos ojos y que no exista riesgo de ambliopía.

La ambliopía no se irá sola, y la afección del ojo vago puede llevar a tener problemas visuales permanentes. Si más adelante en la vida el ojo más fortalecido de su hijo desarrolla una enfermedad o se lesiona, dependerá de la visión deficiente del ojo con ambliopía, por lo que conviene tratarla tempranamente.

En algunos casos, los errores refractivos no corregidos y la ambliopía en niños pequeños pueden llevar a conductas que parecen indicar trastornos de desarrollo o de otro tipo, cuando el problema es puramente visual. En marzo de 2012, Emmelyn Roettger, de Washington, D.C., fue aceptada en Mensa, la sociedad de altos coeficientes intelectuales, como la miembro más joven de la historia, con casi 3 años de edad. Pero cuando tenía 9 meses, no gateaba ni intentaba tomar objetos, y sus doctores consideraron la posibilidad de que tuviese una forma de autismo.

Afortunadamente, la madre de Emme la llevó a realizarse un examen ocular, que reveló la presencia de hipermetropía y ambliopía. Con anteojos y parches, inmediatamente comenzó a interactuar normalmente en su entorno y a aprender a un ritmo rápido.

Sin el examen de ojos y el tratamiento, la vida de Emme quizás podría haber tomado un rumbo muy diferente. AAV

Noticias sobre los ojos

Un estudio descubre que los niños con ambliopía leen más lentamente que los de visión normal

Los niños con ambliopía hacen más movimientos correctivos al leer, y leen más lentamente que los de visión normal, según un estudio.

Niño pequeño con su dedo para mantener su lugar mientras lee un libro.

En una investigación llevada a cabo por Retina Foundation of the Southwest (Dallas), el desempeño en la lectura de niños en edad escolar con ambliopía debida al estrabismo y/o anisometropía fue comparado con el de los niños con ambliopía que habían sido sometidos a un tratamiento para el estrabismo, y con el de niños con visión y alineación de ojos normales.

Se colocó un dispositivo llamado Readalyzer en todos los niños del estudio, que registró sus movimientos oculares rápidos (sacadas) mientras leían en silencio un párrafo de texto correspondiente a su nivel del grado. Se registró la velocidad de lectura, la cantidad de sacadas oculares hacia adelante y correctivas (regresivas) por cada 100 palabras, y el tiempo de fijación de la mirada en las palabras. Luego se realizó un cuestionario para evaluar la comprensión lectora, y en el análisis final se incluyó únicamente los datos de los niños con un mínimo de 80 % de respuestas correctas.

Los resultados arrojaron que los niños con ambliopía leen más lentamente y tienen más sacadas correctivas que los que tienen estrabismo bajo tratamiento sin ambliopía y controles normales. La duración de la fijación no presentó una diferencia importante entre los dos grupos.

Los investigadores concluyeron que la ambliopía estaba relacionada con la lectura más lenta en los niños en edad escolar, y que el tratamiento de esta afección podría mejorar la velocidad y eficiencia en la lectura.

En un análisis del estudio publicado en Practice Update (una publicación en Internet para proveedores de cuidado visual), el experto en visión y aprendizaje Leonard J. Press, OD, afirmó que los autores del estudio también "resaltan la importancia de reconocer a la ambliopía como potencial razón para solicitar un acomodo en la escuela o en pruebas estandarizadas en cuanto al tiempo adicional que recibe el estudiante para terminar las tareas."

El estudio se publicó en Internet en noviembre de 2015 en la revista Journal of the American Association for Pediatric Ophthalmology and Strabismus. — G.H.

Volver al inicio

Dr. Gary HeitingAcerca del autor: Gary Heiting, OD, es un experimentado editor de AllAboutVision.com. El Doctor Heiting cuenta con más de 25 años de experiencia como proveedor en el cuidado de los ojos, educador de la salud y asesor de la industria de anteojos y lentes. Sus intereses incluyen los lentes de contacto, la nutrición y el cuidado preventivo de la visión.

Judith Lee, Gretchyn Bailey y Vance Thompson, MD, también contribuyeron con este artículo.

Página actualizada en septiembre de 2017