Página principal Cirugía de la visión Cirugía ocular con láser PRK | Read in English

Cirugía ocular con láser PRK: ¿Qué es la cirugía PRK y en qué se diferencia de la cirugía LASIK?

PRK es la abreviatura en inglés de queratotomía fotorrefractiva, un tipo de cirugía refractiva para corregir la miopía (visión corta), la hipermetropía (visión de lejos) y el astigmatismo.

PRK fue el primer tipo de cirugía ocular con láser para la corrección de la visión que se utilizó y es la antecesora del popular procedimiento LASIK. Aunque la recuperación de la cirugía ocular PRK tarda un poco más en comparación con la técnica LASIK, la PRK todavía es la que se realiza más frecuentemente y, además, ofrece ventajas sobre la cirugía LASIK para algunos pacientes.


Al igual que la cirugía LASIK y otros tipos de cirugía ocular con láser, la PRK trabaja moldeando la córnea usando un láser de excímeros, de modo que permite que la luz entre al ojo y sea enfocada adecuadamente hacia la retina para una visión clara.

MEJORES CANDIDATOS

Ni la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo son elegibles para LASIK

  • Tiempo del procedimiento: Aproximadamente 10 minutos por ojo
  • Resultados típicos: Visión 20/20 sin gafas o lentes de contacto
  • Tiempo de recuperación: Desde varios días, hasta varias semanas
  • Costo: Desde $1.500 a $2.500 por ojo

La principal diferencia entre los métodos PRK y LASIK es la primera etapa de los procedimientos.

En la cirugía LASIK, se separa una delgada capa de la córnea con un microqueratomo o con un láser de femtosegundos. Esta capa se levanta para dejar al descubierto el tejido corneal subyacente y se vuelve a colocar después de moldeada la córnea con el láser de excímeros.

En la cirugía PRK, se retira la delgada capa externa de la córnea (epitelio) y se descarta antes de moldear el tejido corneal subyacente con el láser de excímeros. El epitelio se repara a sí mismo (crece nuevamente sobre la superficie corneal) después de varios días después de la cirugía.

También está disponible una variación de la cirugía PRK llamada LASEK. En lugar de quitar la capa epitelial externa de la córnea, tal como se realiza con el método PRK, la cirugía LASEK comprende la elevación de la capa epitelial (usando un instrumento quirúrgico llamado trépano), se conserva durante la cirugía y luego se vuelve a colocar sobre la superficie del ojo al final del procedimiento.

LASEK ha disminuido en popularidad debido a la lenta recuperación de la visión en comparación con el método PRK, ya que la capa epitelial que se ha vuelto a colocar toma más tiempo en recuperarse en comparación con el crecimiento de una nueva capa de epitelio en la cirugía PRK.

COMPARACIÓN ENTRE PRK Y LASIK

Los resultados finales de la cirugía PRK son similares a los resultados de la cirugía LASIK, pero la recuperación inicial de la cirugía PRK es más lenta porque las nuevas células epiteliales tardan algunos días en regenerarse y cubrir la superficie del ojo.

También hay un ligero aumento del riesgo de infección ocular y opacidad de la visión en los primeros días después de la cirugía. Los pacientes de la cirugía LASIK tienen menos molestias, y su visión se estabiliza más rápidamente, mientras que la mejoría de la visión con el método PRK es gradual y el resultado final puede tomar varias semanas.

No obstante, la cirugía PRK ofrece algunos beneficios distintos. Debido a que la cirugía PRK no crea una capa corneal (que contiene tanto tejido epitelial como tejido estromal profundo), todo el grosor del estroma subyacente está disponible para su tratamiento.

Lo cual es particularmente ventajoso si la córnea es demasiado delgada para la cirugía LASIK o si se ha sometido a una cirugía LASIK previamente y, por lo tanto, tiene una córnea residual más delgada. Tampoco existe riesgo de complicaciones con la capa corneal y se reduce el riesgo de sacar demasiado de la córnea con el láser de excímeros.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA CIRUGÍA PRK
Ventajas Desventajas
Menor profundidad del tratamiento con láser que LASIK. Una recuperación más lenta que LASIK.
Apta para pacientes con una córnea delgada. Toma más tiempo obtener una mejor visión.
No hay riesgo de complicaciones de la capa corneal. Mayor riesgo de infecciones posoperatorias, inflamación y opacidad.
Reduce el riesgo de que se vea comprometido el espesor corneal. Más molestias oculares durante la recuperación inicial de la cirugía PRK, en comparación con la recuperación después de la cirugía LASIK.

¿Cómo se realiza la cirugía PRK?

Primero, el cirujano oftalmólogo retira el área central del epitelio corneal con una solución de alcohol, con un dispositivo de pulido o con instrumento quirúrgico de punta redondeada.

A continuación, se usa un láser de excímeros para moldear con precisión la curvatura de la superficie de la córnea. Este láser, altamente especializado y controlado por computadora, emite pulsaciones de luz ultravioleta fría que retira cantidades microscópicas de tejido en un esquema preciso.

Luego, se coloca un lente de contacto blando a modo de vendaje ocular (lentes de contacto terapéuticos) sobre la córnea para ayudar a proteger el ojo. Las nuevas células epiteliales vuelven a crecer en unos cuatro o cinco días, después de los cuales el doctor de la visión retira el lente de contacto terapéutico.

¿Qué se puede esperar de la cirugía PRK?

Antes. Primero, debe elegir un cirujano oftalmólogo con experiencia en cirugía PRK. Luego, deberá someterse a un minucioso examen de la vista para asegurarse que cumple con los requisitos para que se le realice la cirugía ocular con láser; esto puede incluir una evaluación de:

  • El tamaño de las pupilas.
  • La humectación del ojo, para evaluar el riesgo de desarrollo síndrome del ojo seco después de la cirugía ocular con láser y tomarlo en consideración para el tratamiento.
  • La curvatura corneal, mediante un dispositivo de cartografía corneal para medir con precisión los contornos de la superficie frontal del ojo.
  • El espesor de la córnea.

El doctor de la visión también evaluará su salud general y antecedentes médicos, así como cualquier medicamento que esté tomando para determinar si es un candidato apropiado. Si usa lentes de contacto, es probable que necesite dejar de usarlos por un período de tiempo antes de su examen de la vista, ya que los lentes de contacto cambian la forma natural de la córnea. Pregúntele al doctor de la visión para que lo asesore específicamente sobre este tema.

Aunque LASIK se utiliza más a menudo para las cirugías de corrección de la visión, la cirugía PRK puede ser el mejor procedimiento en determinadas circunstancias.

Durante. La cirugía ocular PRK es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no necesita hospitalización y se sale el mismo día. De hecho, la cirugía tarda solo 15 minutos. Se está despierto durante el procedimiento, pero el cirujano oftalmólogo le da un sedante oral suave para ayudarle a relajarse.

Se aplican gotas anestésicas en el ojo y se utiliza un instrumento llamado espéculo palpebral para mantener los párpados abiertos. Después, el cirujano dirige el láser de excímeros sobre el ojo, el cual está programado exactamente para su prescripción.

Se le pedirá que mire una luz objetivo durante un corto periodo de tiempo mientras el cirujano observa el ojo a través del microscopio cuando el láser está emitiendo las pulsaciones de luz a la córnea.

La energía del láser elimina cantidades microscópicas de tejido y moldea la córnea. La mayoría de las personas no sienten ninguna molestia, aunque pueden sentir un poco de presión en el ojo. El cirujano tiene total control del láser y puede desactivarlo en cualquier momento.

Generalmente, la cirugía PRK se realiza en cada ojo por separado, aunque el mismo día; primero, un ojo y después, el otro. Cada procedimiento toma solo unos cinco minutos. Mientras que algunos pacientes se tratan ambos ojos el mismo día, otros prefieren tener la cirugía del segundo ojo una o dos semanas después.

El cirujano cubre la córnea tratada con un lente de contacto terapéutico. Al cabo de unos días, las nuevas células epiteliales vuelven a crecer y se retira el lente de contacto terapéutico.

Inmediatamente después. Después de la cirugía se le pedirá que descanse durante un corto período de tiempo y, a continuación, ya podrá regresar a su casa (alguien deberá conducir por usted).

El cirujano le recetará antibióticos de uso tópico, así como antiinflamatorios y medicamentos para aliviar el dolor y reducir el malestar posoperatorio, reducir la inflamación y acelerar la cicatrización. Como con cualquier otra cirugía, es imprescindible que se sigan las instrucciones del doctor para garantizar unos resultados óptimos. Durante las siguientes semanas se le programarán varias citas de seguimiento con su doctor para supervisar el proceso de curación.

La recuperación de la cirugía PRK tarda más tiempo que la recuperación de la cirugía LASIK. Pueden pasar varios días o hasta un par de semanas antes de que la vista mejore, y aún más para que la visión se estabilice. La mayoría de los pacientes de una cirugía PRK pueden reanudar la conducción de un vehículo de una a tres semanas después de la cirugía, pero puede tomar de tres a seis meses antes de que la visión esté completamente clara y estable.

Resultados a largo plazo de la cirugía PRK

La cirugía ocular con láser PRK se ha realizado en el extranjero desde la década de 1980 y en los Estados Unidos desde 1995, y tiene una tasa de éxito muy alta. Ha experimentado avances significativos durante este tiempo y sigue siendo el tratamiento de elección en determinadas circunstancias.

Los resultados de las cirugías PRK y LASIK son similares. La mayoría de las personas logran la visión 20/20 después de la cirugía PRK y casi todos los pacientes logran una agudeza visual de 20/40 o mejor. Algunos pacientes puede que todavía necesiten usar gafas o lentes de contacto, pero la prescripción será significativamente menor que antes del procedimiento.

En muchos casos, si la sensibilidad a la luz es un problema después de la cirugía PRK, las gafas con lentes fotocromáticos pueden brindar alivio. Además, si tuviese un error refractivo residual menor después de la cirugía, con frecuencia, los lentes de prescripción de baja potencia con un recubrimiento antirreflejo pueden darle una visión más nítida para actividades como conducir de noche.

Las complicaciones posoperatorias de las cirugías PRK y LASIK son escasas y pueden incluir infecciones y resplandores (destellos y halos que son más perceptibles cuando está mirando luces en la oscuridad, como cuando conduce un vehículo).

Aunque es poco probable, es posible que necesite una cirugía de realce o una cirugía adicional para mejorar la visión o para corregir el deterioro gradual de la vista con el paso del tiempo. Después de los cuarenta años también pueden ser necesarias las gafas de lectura aunque se haya realizado la cirugía PRK, y esto debido a una pérdida de la visión de cerca relacionada con la edad llamada presbicia. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.) está actualmente supervisando ensayos clínicos para la corrección quirúrgica permanente de la presbicia.

Aunque actualmente la cirugía LASIK es el procedimiento ocular con láser más popular, es importante seguir los consejos y escuchar la opinión del cirujano oftalmólogo para determinar si la cirugía PRK o LASIK es la más adecuada para sus circunstancias particulares. AAV

Volver al inicio

Dr. Brian Boxer WachlerAcerca del revisor: es un oftalmólogo y cirujano refractivo del Boxer Wachler Vision Institute en Beverly Hills, California (EE. UU.). Es uno de los pioneros en tratamientos para el queratocono, y ha participado en numerosos ensayos clínicos de la FDA sobre nuevas tecnologías de cirugías refractivas. También ha escrito varios libros. Es miembro del consejo asesor de redacción de All About Vision

Página actualizada en abril de 2018