Página principal Cirugía de la visión Complicaciones de la cirugía LASIK | Read in English

Riesgos y complicaciones de la cirugía LASIK

La cirugía LASIK y otros tipos de cirugía ocular con láser, como la PRK y la LASEK, tienen excelentes perfiles de seguridad y muy altas tasas de éxito. Están diseñadas para tratar la miopía (visión corta), la hipermetropía (visión de lejos) y el astigmatismo, y permiten vivir sin gafas o lentes de contacto.

Las complicaciones que son una amenaza para la vista tras una cirugía LASIK, tal como la pérdida significativa de la visión, son extremadamente infrecuentes. Muchos efectos secundarios y complicaciones de la cirugía ocular con láser se resuelven con una cirugía adicional o con tratamiento médico.


Sin embargo, como cualquier otra cirugía, existen posibles riesgos, efectos secundarios y limitaciones de las cuales debe estar plenamente consciente antes de elegir someterse al procedimiento (de hecho, para cualquier tipo de procedimiento). Elegir un cirujano ocular especializado y con experiencia en cirugías LASIK ayudará a reducir estos riesgos y le permitirá obtener los mejores resultados posibles de la cirugía ocular con láser.

El primer paso es determinar si es un buen candidato para la cirugía de corrección de la visión. El doctor de la visión le realizará un minucioso examen de diagnóstico de la vista para determinar si es un candidato apropiado para la cirugía LASIK. El doctor evaluará: la forma y el espesor de la córnea, los errores de refracción y el tamaño de la pupila, la humectación de los ojos (para comprobar si tiene el síndrome del ojo seco), su salud general e historial médico, así como cualquier medicamento que esté tomando.

Aunque no sea un buen candidato buen candidato para la cirugía LASIK, existen distintas opciones para reparar su visión con otros tipos de cirugías correctivas de la visión como la PRK, la cirugía LASEK o los lentes implantables.

Factores de riesgo y limitaciones de la cirugía ocular con la técnica LASIK

No todo el mundo es un candidato apropiado para la cirugía ocular con la técnica LASIK. Ciertas condiciones y factores anatómicos aumentan el riesgo de un resultado indeseable o limitan los óptimos resultados de la cirugía LASIK, entre ellos:

  • Córneas irregulares o demasiado finas
  • Pupila dilatada (midriática)
  • Error de refracción elevado
  • Visión inestable
  • Síndrome del ojo seco
  • Edad
  • Embarazo
  • Ciertos trastornos autoinmunes activos o degenerativos

Efectos secundarios y complicaciones de la cirugía LASIK

Desde que se introdujo en los Estados Unidos, hace más de 20 años, millones de estadounidenses se han hecho la cirugía ocular con la técnica LASIK para corregir su visión, y los cirujanos con experiencia en cirugías LASIK informan de que las tasas de complicaciones graves pueden mantenerse por debajo del 1 %.

MEJORES CANDIDATOS

Miopía leve/moderada, hipermetropía o astigmatismo, espesor corneal adecuado

  • Tiempo del procedimiento: aproximadamente 10 minutos por ojo.
  • Resultados típicos: visión 20/20 sin gafas o lentes de contacto.
  • Tiempo de recuperación: desde unos pocos días hasta varias semanas para estabilizar la visión.
  • Costo: desde $1.500 a $3.500 por ojo.

Las complicaciones de la cirugía LASIK más comunes y los efectos secundarios se enumeran a continuación. La mayoría de estos problemas se resuelven con tratamiento médico o con una cirugía adicional de realce.

Molestias temporales y alteraciones en la visión. Es normal y previsible que se presenten molestias durante los primeros días después de la cirugía LASIK, así como irritación leve y sensibilidad a la luz. Durante las primeras semanas o meses también se pueden experimentar halos, deslumbramientos y destellos en entornos de poca luz (especialmente en la noche), síntomas del ojo seco, visión borrosa y disminución de la nitidez de la visión. En la inmensa mayoría de los casos, estos problemas son temporales y desaparecen completamente en un plazo de tres a seis meses.

Complicaciones con la capa (colgajo). El procedimiento LASIK implica la creación de una delgada capa articulada (colgajo) en la parte frontal de la superficie de la córnea. La misma se levanta durante la cirugía para que el láser moldee el ojo. Después, la capa se vuelve a colocar en su lugar y actúa como un vendaje natural.

Si la capa que se ha creado con la cirugía LASIK no se realiza correctamente, es posible que no se adhiera correctamente a la superficie del ojo o que se desarrollen unos pliegues (estrías) microscópicos en la misma. Estas complicaciones de la capa pueden causar aberraciones ópticas y visión distorsionada (dismorfopsia).

Los estudios indican que se producen complicaciones de la capa en un 0.3 a un 5.7 % de los procedimientos LASIK, según la edición de abril de 2006 de la American Journal of Ophthalmology (Revista Americana de Oftalmología). Un estudio realizado en 3.009 cirugías LASIK que se llevaron a cabo entre agosto de 2002 y julio de 2009, utilizando un láser de femtosegundos para la creación de la capa, reveló que se produjeron complicaciones de la capa en menos de la mitad del 1 % (0.37 %) de estos procedimientos, y que todas las complicaciones fueron tratadas de manera satisfactoria dentro de la misma sesión quirúrgica.

Una vez más, recuerde que puede reducir el riesgo de las complicaciones de la cirugía LASIK eligiendo un cirujano oftalmólogo reputado y con experiencia.

Algunos de los problemas asociados con las complicaciones de la capa de la cirugía LASIK incluyen:

halos nocturnos y destellos
Izquierda: Destellos que pueden verse en la noche tras la cirugía. Derecha: Halos nocturnos.
  • Astigmatismo irregular. El astigmatismo irregular es causado por una superficie corneal curva de forma desigual. También puede ocurrir como consecuencia de una cirugía de corrección con láser en la cual el láser no estuvo centrado correctamente en el ojo o debido a una cicatrización irregular. Como consecuencia, se pueden experimentar síntomas tales como visión doble (diplopía) o "imágenes fantasma". En estos casos, el ojo necesita tratarse nuevamente o bien, realizarle una cirugía de realce.
  • Crecimiento epitelial. Se da cuando las células de la capa externa de la córnea (epitelio) crecen debajo del colgajo después de la cirugía LASIK. En la mayoría de los casos, el crecimiento epitelial remite espontáneamente y no causa ningún problema. Sin embargo, en algunos casos (se ha informado del 1 al 2 % de los procedimientos LASIK), ocurren síntomas de malestar o visión borrosa, y se hace necesaria una cirugía adicional para levantar la capa y extraer las células epiteliales.
  • Queratitis lamelar difusa (QLD). También denominada como síndrome de las arenas del Sáhara, es una inflamación debajo de la capa articulada que se creó durante la cirugía LASIK, y que puede tener varias causas. Es normal que haya un poco de inflamación de la córnea después de la cirugía LASIK, pero si no es controlada, como cuando se desarrolla la QLD, puede interferir con la curación y causar pérdida de la visión. Si ocurre la QLD, por lo regular, responde a terapias tales como los antibióticos y los esteroides tópicos. Además, la capa necesita levantarse y limpiarse para extraer las células inflamatorias y así evitar daños en los tejidos.
  • Queratectasia o queratocono. Es un protuberancia muy poco frecuente de la superficie del ojo que puede ocurrir si se retira demasiado tejido de la córnea durante la cirugía LASIK o si la córnea previa a la cirugía LASIK es débil, como lo demuestran los datos recopilados de la cartografía corneal (topografía de la córnea). Rara vez el queratocono se desarrolla tras la cirugía LASIK sin factores de riesgo conocidos.
    Por lo regular, la cirugía láser de realce no es conveniente, y puede ser que le receten lentes de contacto permeables al gas o implantes corneales (Intacs) para mantener la córnea en su lugar, o le realizarán un tratamiento llamado entrecruzamiento del colágeno corneal para reforzar la córnea.
mujer embarazada
Debido a que los cambios hormonales durante el embarazo pueden afectar el ojo, muchos cirujanos recomiendan esperar varias semanas después del parto antes de hacerse la cirugía LASIK.

Ojo seco después de la cirugía LASIK. Algunas personas que se han hecho la cirugía LASIK notan una disminución en la producción de lágrimas, lo que causa molestia en los ojos y visión borrosa. Casi la mitad de todos los pacientes de cirugías LASIK presentan, de manera temporal, algún grado del síndrome del ojo seco, según la edición de abril de 2006 de la American Journal of Ophthalmology (Revista Americana de Oftalmología).

Generalmente, el síndrome del ojo seco después de la cirugía es temporal y se trata eficazmente con gotas lubricantes para los ojos u otras medidas.

Los problemas relacionados con el síndrome del ojo seco desaparecen cuando ha finalizado la curación del ojo, lo cual puede tomar hasta seis meses. Las personas que ya padecen síntomas graves del síndrome del ojo seco no son candidatos a la cirugía LASIK.

Subcorrecciones, sobrecorrecciones o regresiones significativas. No todas las personas logran una visión 20/20 después de la cirugía ocular con la técnica LASIK, y todavía puede ser necesario, en escasos casos, el uso de lentes de contacto o gafas para algunas o todas las actividades. Si el láser retira demasiado o muy poco tejido corneal, o si la respuesta curativa del ojo no es la apropiada, el resultado visual será inferior al óptimo.

Una causa posible de un resultado por debajo de lo perfecto es que los ojos no respondan a la cirugía ocular con láser de la manera previsible. Otra posible causa es que la vista puede haber sido óptima poco después de la cirugía LASIK, pero empeoró con el tiempo debido a un "exceso de curación".

En la mayoría de los casos, una subcorrección o regresión significativa se puede tratar de manera satisfactoria con más corrección visual con láser después de que el cirujano confirme que su error refractivo residual es estable.

Infección ocular. Las infecciones oculares casi nunca ocurren después de la cirugía LASIK. Dado que la capa corneal actúa como un vendaje natural, las infecciones oculares ocurren con menos frecuencia después de la cirugía LASIK, en comparación con los procedimientos refractivos que no implican la creación de la capa corneal, como la PRK. Aun así, es muy importante usar gotas medicadas para los ojos (según las indicaciones) después de la cirugía LASIK para evitar infecciones y controlar la inflamación mientras los ojos sanan.

COMPLICACIONES DE LA CIRUGÍA LASIK: CÓMO AFECTAN Y CÓMO SE TRATAN
Complicaciones Síntomas Tratamientos
Correcciones incompletas (subcorrecciones, sobrecorrecciones, astigmatismo residual) o regresión del efecto Visión borrosa, por debajo de lo perfecto Gafas o lentes de contacto, gotas para los ojos, repetir el tratamiento con láser
Ablaciones descentradas Aberraciones visuales* Gotas para los ojos, repetir el tratamiento con láser
Pupila dilatada Aberraciones visuales* Gotas para los ojos, repetir el tratamiento con láser
Opacidad Aberraciones visuales* Gotas para los ojos, repetir el tratamiento con láser
Capa irregular (pliegues, arrugas, estrías) Aberraciones visuales* Corrección quirúrgica, segundo procedimiento láser
Ojo seco Ojos secos, picor o rasguños, a menudo con enrojecimiento y sensación de un objeto extraño en el ojo y, a veces, dolor. Medicamentos con receta para el síndrome del ojo seco, lágrimas artificiales, cierre de lagrimales (obstrucción de los conductos lagrimales para mantener la película lagrimal en el ojo), aceite de linaza oral
Queratitis laminar difusa (inflamación de los ojos) Aberraciones visuales* Gotas para los ojos, lavado quirúrgico de las células si es grave
Crecimiento epitelial Aberraciones visuales* Extirpación quirúrgica del epitelio
Infección Enrojecimiento, supuración de los ojos, a veces dolor Gotas para los ojos, medicamentos por vía oral
*Aberraciones visuales que incluyen síntomas como resplandores, visión doble, imágenes fantasma, halos, destellos, pérdida de la sensibilidad al contraste y problemas con poca luz o visión nocturna. La mayoría de los pacientes no experimenta estos síntomas y algunos pacientes con estas complicaciones no experimentan síntomas y no requieren tratamiento. Gráfico creado por Keith Croes y revisado por Brian Boxer Wachler, MD.

¿Qué tan comunes son las complicaciones de la cirugía LASIK?

La seguridad y eficacia de la cirugía LASIK sigue mejorando gracias a la tecnología cada vez más sofisticada, a la habilidad quirúrgica y a una óptima selección de los pacientes.

Las complicaciones eran más comunes en los primeros años de la cirugía LASIK, cuando los estudios a finales de la década de 1990 indicaban que hasta un 5 % de las personas que se sometían a la corrección de la visión con láser habían tenido algún tipo de problema. En estos días, esta cifra está por debajo del 1 % para las complicaciones graves.

Un análisis mundial de las cirugías LASIK publicado en 2009 reveló que más del 95 % de las personas que se habían hecho la cirugía LASIK entre 1995 y 2003 estaban satisfechas con sus resultados.

La confianza pública en la cirugía LASIK ha aumentado en los últimos años debido a la sólida tasa de éxito de los resultados de la cirugía LASIK. El ejército de los EE. UU. también ha adoptado el uso generalizado de la cirugía ocular con láser para reducir la dependencia de las tropas de las gafas correctoras. A partir de 2008, más de 224.000 efectivos militares se habían sometido a la corrección de la visión con láser. Desde que en el año 2000 se introdujo el procedimiento por primera vez en el ejército, los investigadores han realizado más de 45 estudios sobre la seguridad y eficacia de la cirugía LASIK y otros procedimientos.

Los resultados de la cirugía LASIK han sido abrumadoramente positivos. La mayoría de los pacientes militares ven 20/20 o mejor después del procedimiento sin gafas correctoras, y la tasa de complicaciones ha sido muy baja. Según un estudio, solo 1 de cada 112.500 pacientes requirió de retiro por discapacidad médica debido a complicaciones de la corrección visual con láser durante un periodo de ocho años.

En otro estudio, el 100 % de los pilotos y otro personal de aeronaves de la Marina de los EE. UU. y del Cuerpo de Marines de EE. UU. que se sometieron a la cirugía LASIK (guiada por frente de ondas) alcanzaron una agudeza visual de 20/20 sin corrección en el plazo de dos semanas después de la cirugía.

Cuando se les preguntó sobre su nivel de satisfacción, un mes después de la cirugía, el 95 % de estos pacientes dijeron que el procedimiento era útil por su eficacia real, y el 100 % dijeron que lo recomendarían a otros aviadores. Los resultados del estudio se presentaron en la reunión anual de la Sociedad Americana de Cataratas y Cirugía Refractiva (ASCRS, por sus siglas en inglés) en el 2008.

La cirugía ocular con láser ha tratado millones de pacientes con éxito y tiene altos índices de satisfacción del paciente. Sin embargo, como con cualquier cirugía, la cirugía LASIK acarrea complicaciones potenciales. Es importante sopesar los riesgos y los beneficios antes de elegir seguir adelante con la cirugía.

Uso de gafas tras la cirugía LASIK

Aunque el objetivo de la cirugía LASIK es eliminar la necesidad de usar gafas o lentes de contacto en la medida de lo posible, en algunos casos es beneficioso usar gafas (a tiempo completo o parcial) tras un procedimiento LASIK.

Por ejemplo, si persistiesen los problemas relacionados con el síndrome del ojo seco tras la cirugía LASIK, el uso de gafas con lentes fotocromáticos ayuda a aliviar la fotofobia (sensibilidad a la luz) asociada con el síndrome del ojo seco.

Para los casos de errores refractivos residuales leves que no ameritan cirugía adicional, es una buena opción llevar gafas correctoras para determinadas tareas visuales, tales como manejar un vehículo de noche.

Si se puede beneficiar de las gafas después de la cirugía LASIK, elija las gafas graduadas con un recubrimiento antirreflejo para obtener la mejor visión y la mayor comodidad posible.

Además, si es mayor de 40 años, piense en la posibilidad de usar lentes progresivos ya que ofrecen una mejor visión para leer, así como una visión de lejos más nítida.

Volver al inicio

Dr. Brian Boxer WachlerAcerca del autor: es un oftalmólogo y cirujano refractivo del Boxer Wachler Vision Institute en Beverly Hills, California (EE. UU.). Es uno de los pioneros en tratamientos para el queratocono, y ha participado en numerosos ensayos clínicos de la FDA sobre nuevas tecnologías de cirugías refractivas. También ha escrito varios libros. Es miembro del consejo asesor de redacción de All About Vision

Aimee Rodrigues también colaboró con la redacción de este artículo.

Página actualizada en abril de 2018