Página principalCondicionesCoronavirus | In English

La variante delta y los ojos: Qué sabemos

  • Desde fines de julio de 2021, casi todos los casos de COVID-19 en el Reino Unido y en los Estados Unidos fueron causados por una nueva cepa de coronavirus conocida como la variante delta.

  • Hasta el 10 de agosto, la variante delta se ha detectado en 142 países en todo el mundo.

  • Como otras variantes de coronavirus, la variante delta ha provocado algunos síntomas relacionados con los ojos, pero aún no estamos seguros.

  • Las vacunas son menos efectivas contra la variante delta, pero siguen siendo la mejor forma de protección.

  • Una prueba ocular puede ayudar a detectar rápidamente casos en que haya efectos a largo plazo de COVID-19.

El pico actual de infecciones de COVID-19 podría ser el segundo peor, sino el peor, repunte desde el inicio de la pandemia. Viene de la mano de la variante delta, que se propaga tan fácilmente como la varicela entre las personas que no están protegidas.

Los casos de la variante delta se documentaron primeramente en la India en octubre de 2020, antes de descubrirse en el Reino Unido y en los Estados Unidos en febrero de 2021. A nivel mundial, 142 países tuvieron casos de la variante delta hasta el 10 de agosto. De estos, la variante delta representó más de la mitad de todos los casos de COVID-19 en aproximadamente 45 países y más del 80 % de los casos en 37 países.  

Los CDC estiman que más del 97 % de los nuevos casos de COVID-19 en América han sido causados por infecciones por la variante delta, hasta el 7 de agosto. Aproximadamente el 83 % de todos los casos fueron causados por la variante delta original, mientras que el 14 % fueron causados por un grupo de subtipos conocido como delta plus

Desde el inicio, surgieron inquietudes acerca de que el delta plus supere a la cepa delta original. Sin embargo, a medida de que la tasa de infecciones del delta plus se estabiliza, ya no representa una amenaza mayor que la variante delta.

Las tres vacunas contra la COVID-19 más ampliamente disponibles, Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, le seguirán protegiendo contra la variante delta, pero no tan efectivamente como lo hacían contra la cepa anterior. Afortunadamente, estos "casos innovadores" parecen ser mucho menos comunes y más leves, en promedio.

¿La variante delta puede producir síntomas oculares?

Aún no estamos seguros. Las cepas anteriores de COVID-19 podían producir síntomas relacionados con los ojos, pero aún no hay suficientes datos científicos disponibles para decir con certeza que la variante delta produce lo mismo.

Existen informes aislados sobre infecciones de la variante delta que produjeron síntomas en los ojos, que incluyen a una persona de Kentucky, con todas las vacunas, que padeció de enrojecimiento ocular y síntomas similares a la gripe.

Aunque no tan comunes como los síntomas de tos y fiebre, las otras cepas del coronavirus pueden producir:

No es precipitado pensar que algunas infecciones de la variante delta son capaces de producir síntomas similares en los ojos pero, como otros aspectos de la variante delta, debemos esperar a tener más información.

Aunque cada infección es diferente, la variante delta parece producir síntomas generales levemente diferentes que las formas anteriores de COVID.

"Parece que la tos y la pérdida del olfato son menos comunes," dijo el Dr. Inci Yildirim, especialista de enfermedades infecciosas pediátricas en Yale Medicine, en un artículo sobre la variante delta. "Y el dolor de cabeza, el dolor de garganta, el goteo nasal y la fiebre están presentes, según las encuestas más recientes en el Reino Unido, donde más del 90 % de los casos se deben a la cepa de la variante delta."

Si el conjunto de síntomas que incluye goteo nasal, dolor de garganta y dolor de cabeza le suena familiar, es porque muchos de los síntomas de la infección por la variante delta se asemejan a un caso grave de alergia estacional.

Este es el punto en el que los síntomas relacionados con los ojos se pueden volver aún más confusos.

Si ha tenido alergias estacionales, probablemente sepa cuánto afectan los ojos. Los ojos rojos son un síntoma distintivo; la picazón, los ojos llorosos e incluso la visión borrosa son también síntomas comunes.

Y aunque los síntomas "clásicos" de COVID se vuelven menos comunes, todavía pueden aparecer. La tos, la pérdida del gusto y del olfato y algunos síntomas gastrointestinales continúan apareciendo, pero son menos frecuentes.

MIS-C: Un problema raro, pero creciente en niños

A medida que la variante delta infecta a personas más jóvenes que las cepas anteriores, también se espera que vaya en aumento una complicación rara, pero grave de la COVID-19.

MIS-C: El síndrome inflamatorio multisistémico en niños; puede producir inflamación en órganos vitales y otras partes del cuerpo. Comparte similitudes con la enfermedad de Kawasaki, una afección descubierta a principios de la pandemia.

Aún no sabemos por qué el MIS-C se produce en algunos niños.

Los síntomas del MIS-C pueden variar. También puede producir ojos rojos pero, como con la COVID-19, es poco probable que sea el único síntoma. Otros síntomas aparecen junto con la fiebre, según los CDC.

Además de la fiebre, los síntomas del MIS-C pueden incluir:

  • ojos rojos;

  • dolor de cabeza;

  • dolor abdominal;

  • dolor u opresión torácicos;

  • diarrea;

  • fatiga;

  • dolor en la nuca;

  • baja presión arterial;

  • erupción;

  • vómito.

Hasta el 31 de julio, se confirmaron 4400 casos de MIS-C, con otros en investigación. Treinta y siete niños murieron por esta complicación.

Aunque son poco frecuentes, los CDC recomiendan buscar atención de emergencia en caso de síntomas como dificultad para respirar, dolor o presión en el tórax, piel pálida o cualquier otro síntoma grave.

Los ojos podrían dar indicios sobre los síntomas a largo plazo de COVID-19

Hay mucho que aún no conocemos sobre la COVID a largo plazo y los síntomas que persisten durante semanas o meses luego de que desaparece la infección inicial. A veces, los síntomas parecen continuar indefinidamente y afectan de forma significativa la calidad de vida de una persona.

También conocido como "efecto de COVID-19 a largo plazo" o "COVID posterior a la etapa grave," la COVID a largo plazo se puede manifestar como uno o más de varios síntomas. Además de muchos otros, los síntomas continuos pueden incluir:

  • fatiga;

  • cambios en el gusto o en el olfato;

  • dificultad para respirar;

  • lagunas mentales;

  • tos;

  • dolor en el pecho;

  • dolor en las articulaciones;

  • palpitaciones;

  • empeoramiento de los síntomas luego de actividad física.

Aún no sabemos cuán a menudo aparecen los síntomas a largo plazo de la COVID-19, luego de una infección por la variante delta o entre personas vacunadas. Un estudio realizado en febrero reveló que aproximadamente el 30 % de la personas aún experimentaba síntomas entre tres y nueve meses después de haber tenido COVID-19.

Aproximadamente uno de cada 12 participantes informó que los síntomas afectaron su capacidad de completar al menos una "actividad de su vida diaria," siendo los quehaceres de la casa los más comunes.

La COVID-19 a largo plazo es un problema en desarrollo que continuará afectando a millones de personas en el futuro inmediato. Aunque las opciones de tratamiento estándar aún no estén disponibles, la clave para el diagnóstico podría estar en los ojos.

Fibras nerviosas de la córnea en una persona sana (A), un paciente con COVID-19 sin COVID larga (B) y uno con COVID larga (C). [Imagen por cortesía de British Journal of Ophthalmology].

Puede existir una conexión entre la COVID-19 a largo plazo y el daño a las fibras nerviosas microscópicas en la córnea, la capa transparente delante de la pupila, según un estudio publicado en julio.

Los oftalmólogos utilizaron una prueba indolora y no invasiva llamada microscopía confocal corneal, un procedimiento utilizado para diagnosticar varias afecciones que afectan la córnea.

Aunque el estudio reconoció que se necesita más investigación, el descubrimiento puede eventualmente ser un paso hacia la recuperación de las personas afectadas por síntomas continuos, especialmente neurológicos.

Obtenga ayuda de un profesional médico

Los síntomas de la COVID-19 pueden ser impredecibles y, como otras enfermedades, es importante no autodiagnosticarse. Se aconseja a las personas que experimentan síntomas que sigan las pautas más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de los CDC.

Si cree que usted o alguien que usted conozca tiene COVID-19 o efectos de COVID a largo plazo, consulte con un profesional médico.

Si observa síntomas de emergencia como dificultad para respirar, dolor o presión torácica, confusión o decoloración de la piel, busque atención médica lo antes posible.

LEER A CONTINUACIÓN: ¿Las vacunas contra la COVID-19 pueden producir efectos secundarios relacionados con los ojos?

Actualización semanal epidemiológica sobre COVID-19 - 10 de agosto de 2021. Organización Mundial de la Salud. Agosto de 2021.

Reacción de expertos a casos de la variante B.1.617 (la “variante india”) que se investiga en el Reino Unido. Science Media Centre. Abril de 2021.

Seguimiento de variantes de SARS-CoV-2. Organización Mundial de la Salud. Agosto de 2021.

Seguimiento de variantes. GISAID. Se accedió en agosto de 2021.

Rastreador de datos sobre la COVID-19 de los CDC. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Agosto de 2021.

Pandemia de Coronavirus (COVID-19): ¿Qué vacunas se suministraron en cada país? Our World in Data. Agosto de 2021.

Acerca de variantes del virus que produce COVID-19. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Agosto de 2021.

Ojos irritados como el síntoma ocular más importante que experimentan las personas con COVID-19. BMJ Open Ophthalmology. Noviembre de 2020.

Cinco cosas que hay que saber sobre la variante delta. Yale Medicine. Agosto de 2021.

Síntomas de la variante delta en comparación con cepas anteriores de COVID-19. Baton Rouge General. Julio de 2021.

¿Es COVID-19 o una alergia? American Academy of Ophthalmology. Enero de 2021.

Cuando se ha vacunado completamente. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se accedió el 6 de agosto de 2021.

Casos informados por el departamento de salud de síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) en los Estados Unidos. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se accedió el 16 de agosto de 2021.

Para padres: Síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) asociado con COVID-19. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se accedió el 16 de agosto de 2021.

MIS-C y COVID-19: Síndrome inflamatorio raro en niños y adolescentes. Johns Hopkins Medicine. Julio de 2021.

Afecciones posteriores a la COVID. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se accedió el 6 de agosto de 2021.

Secuelas en adultos a los 6 meses de infectarse con COVID-19. JAMA Network Open. Febrero de 2021.

Una pandemia que resiste los efectos a largo plazo de COVID-19. The Harvard Gazette. Abril de 2021.

La microscopía confocal corneal identifica la pérdida de fibra nerviosa corneal y el aumento de las células dendríticas en pacientes con COVID-19 duradera. British Journal of Ophthalmology. Julio de 2021.

Aplicaciones clínicas de microscopía confocal corneal. Clinical Ophthalmology. Junio de 2008.

Coronavirus. Prevención. Organización Mundial de la Salud. Se accedió en agosto de 2021.

Síntomas del COVID-19. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se accedió el 6 de agosto de 2021.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista