Inicio Afecciones Coronavirus » Los efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19 y la visión  | In English

La vacuna contra la COVID-19: ¿Puede afectar a tu visión?

vacuna contra el coronavirus covid-19

El temor a los efectos secundarios, incluidos los que se refieren a la visión, sigue siendo el principal motivo por el que algunas personas de EE. UU. son reacias a vacunarse contra el virus que provoca la COVID-19. Sin embargo, todavía no han aparecido pruebas de que haya efectos secundarios generalizados de la vacuna, relacionados con la visión.

No obstante, hay que señalar que se ha comunicado al menos un incidente aislado de un efecto secundario relacionado con los ojos: un profesional sanitario en EE. UU. experimentó ojos hinchados después de vacunarse contra la COVID-19. Las organizaciones locales de seguridad están investigando este caso, entre otras reacciones alérgicas raras a la vacuna contra el coronavirus, producida por Pfizer y BioNTech.

Los efectos secundarios causados por la vacuna de Pfizer y BioNTech son ”principalmente entre leves y moderados”, según un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cuando se produjeron efectos secundarios entre los participantes, las reacciones más frecuentes fueron:

  • Síntomas en el lugar de la inyección, incluyendo dolor, hinchazón y enrojecimiento.

  • Síntomas sistémicos como fatiga, dolor muscular, escalofríos, dolor articular y fiebre.

  • Otros síntomas como dolor de cabeza y náuseas.

Un informe de la OMS sobre la vacuna contra la COVID-19 de Moderna comunicó efectos secundarios similares.

Los profesionales del cuidado ocular responden a la COVID-19

Los posibles efectos secundarios no han impedido que los profesionales del cuidado ocular reciban sus vacunas contra la COVID-19 y, en algunos casos, las administren ellos mismos.

En muchas partes del mundo se trata a los oftalmólogos y a su personal como grupos de alta prioridad para la vacunación.

En las directrices publicadas por el Colegio de Optometristas del Reino Unido, este organismo afirma: “El personal óptico será tratado como trabajador sanitario y de atención social de primera línea, y se incluye en el segundo grupo de prioridad en el programa de vacunación”.

En los lugares donde están disponibles, estas vacunaciones tempranas van a proteger al personal óptico y a sus pacientes al reducir o impedir la transmisión del virus en su consulta.

Los oftalmólogos de EE. UU. también están involucrados en la lucha contra la COVID-19.

El Dr. William Culbertson, Profesor de Oftalmología en el Instituto Ocular Bascom Palmer de Miami, de EE. UU, ha declarado a Ophthalmology Times que los oftalmólogos y el personal del Instituto comenzaron a recibir la vacuna el 15 de diciembre de 2020.

“Aunque no somos profesionales sanitarios de primera línea, todos vemos a los pacientes cara a cara en la lámpara de hendidura y en cirugía, por lo que estamos ante un riesgo considerable hasta que recibamos la vacuna”, ha afirmado Culbertson. 

Además, al menos un oftalmólogo, el Dr. Jorge Arroyo del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, EE. UU. ha participado en el ensayo de la vacuna de Moderna contra la COVID-19. Y fue un oftalmólogo chino quien, en diciembre de 2019, alertó al mundo sobre lo que después se conoció como COVID-19. Esta enfermedad acabó provocándole la muerte.

Problemas oculares entre niños con COVID-19

Aunque las vacunas contra la COVID-19 no se han relacionado con problemas graves de visión, los investigadores han detectado problemas oculares en varios niños con la enfermedad. Un estudio mostró que casi una cuarta parte de los niños en un hospital chino, que habían recibido tratamiento en enero, febrero y marzo de 2020 para la COVID-19, habían desarrollado problemas oculares leves. Estos problemas incluyeron secreción ocular relacionada con conjuntivitis, frotamiento de los ojos, dolor ocular y párpados hinchados.

Sin embargo, este estudio fue limitado. Los investigadores revisaron las afecciones de solo 216 pacientes pediátricos.

Problemas oculares relacionados con otras vacunas

Aunque hasta ahora las vacunas contra la COVID-19 no han causado efectos secundarios preocupantes relacionados con la visión, hay vacunas para otras patologías que se han relacionado con problemas oculares y visuales. A continuación, un resumen de estos problemas:

Vacuna estacional contra la gripe

En casos raros, algunos pacientes que recibieron la vacuna contra la gripe experimentaron síntomas leves como enrojecimiento ocular, dolor ocular y visión borrosa.

Los efectos secundarios frecuentes de la vacuna contra la gripe incluyen dolor, enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección, junto a dolor de cabeza, fiebre, náuseas y dolores musculares.  

Vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola

Un estudio publicado en 2008 llegó a la conclusión de que la neuritis óptica es una complicación rara de la vacuna contra el sarampión y la rubéola. La neuritis óptica es una inflamación que afecta al nervio óptico que envía las señales desde la parte posterior del ojo hasta el cerebro. 

Los efectos secundarios frecuentes de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola incluyen fiebre, erupción leve, inflamación de las mejillas o de los ganglios cervicales y dolor articular temporal (principalmente en mujeres adolescentes y adultas). Los efectos secundarios raros incluyen convulsiones breves y bajo recuento de plaquetas. En casos extremadamente raros, la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola puede provocar sordera, convulsiones prolongadas, coma o daño cerebral. 

Vacunas contra la varicela y el herpes zóster

Un estudio halló casos raros de inflamación de la córnea en niños (varicela) y adultos (herpes zóster) después de recibir la vacuna contra el virus del herpes zóster para ambas patologías. 

Los efectos secundarios frecuentes de la vacuna contra la varicela incluyen dolor en el brazo y erupción leve en el lugar de la inyección, dolor y rigidez articular temporal y fiebre. En el caso de la vacuna contra el herpes zóster los efectos secundarios frecuentes son dolor en el brazo, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección, cansancio, dolor muscular, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre, dolor de estómago y náuseas.

El sarampión puede causar problemas oculares

En todo el mundo, el sarampión provoca hasta 60.000 casos de ceguera cada año, de acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología (AAO). Otros posibles problemas de visión relacionados con el sarampión incluyen:

  • Ojos rojos y llorosos como consecuencia de una conjuntivitis

  • Queratitis, una infección de la córnea

  • Cicatrización de la córnea

  • Retinopatía, que daña la retina y puede generar pérdida de visión temporal o permanente

  • Neuritis óptica

  • Ceguera infantil

La vacuna contra el sarampión es la mejor opción para prevenir la enfermedad y, por lo tanto, para prevenir los problemas de visión relacionados con ella. 

La vacuna contra el herpes zóster puede prevenir problemas de visión

La AAO recomienda que las personas de 50 años en adelante reciban la vacuna contra el herpes zóster para prevenir una “complicación extremadamente dolorosa y desfigurante” denominada herpes zóster oftálmico, que puede provocar ceguera.

Si el virus del herpes zóster infecta los nervios del ojo, según la AAO esto puede dar lugar a:

VEA INFORMACIÓN RELACIONADA: Herpes zóster en el ojo (herpes zóster ocular)

Conclusión final

Aunque varias vacunas pueden provocar efectos secundarios, principalmente leves, relacionados con la visión, no existen pruebas científicas de que la vacuna contra la COVID-19 provoque efectos secundarios relacionados con el ojo. Los expertos afirman que los beneficios de recibir la vacuna contra la COVID-19 superan los posibles efectos secundarios.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista