Ojo rojo, ojo enrojecido: Causas y tratamiento

Todos hemos experimentado ojos enrojecidos de vez en cuando, en uno o en ambos ojos. El enrojecimiento de los ojos es causado por la hinchazón o dilatación de vasos sanguíneos en la esclera, es decir la superficie blanca externa del ojo.

Pueden manifestarse con dolor en los ojos, picazón, secreción de los ojos, hinchazón o trastornos visuales tales como una visión borrosa. En otros casos, es posible que un ojo enrojecido no ocasione ninguna irritación.


Este problema puede desarrollarse con el correr del tiempo o aparecer repentinamente, en particular como respuesta a alergias o a una lesión ocular.

¿Qué es un ojo enrojecido?

El "ojo enrojecido" es un término general que se utiliza para describir ojos rojos, irritados o con sangre. También puede referirse a:

Ojos Enrojecidos
El enrojecimiento de ojos tiene lugar cuando los vasos sanguíneos de la superficie del ojo se expanden.
  • Hemorragia subconjuntival o una rotura de un vaso sanguíneo de la esclera
  • Blefaritis, o párpados inflamados
  • Orzuelo, o un bulto rojo en el párpado
  • Lentes de contacto de efectos especiales que crean una apariencia fantasiosa de ojos enrojecidos
  • Los ojos rojos en las fotos

La gravedad en la aparición de los ojos enrojecidos abarca desde un rojo brillante que cubre completamente la esclera, hasta algunos vasos sanguíneos ondulantes, rojos o rosas en la "parte blanca" del ojo.

Los ojos enrojecidos habitualmente se deben a alergias, cansancio de la visión, uso excesivo de lentes de contacto o infecciones oculares comunes, como la conjuntivitis.

Sin embargo, el enrojecimiento de los ojos algunas veces puede ser una señal de una afección o enfermedad ocular más grave, como la uveítis o el glaucoma. Si el enrojecimiento persiste o empeora, siempre consulte a su optometrista u oftalmólogo para recibir un diagnóstico y un tratamiento correctos.

Causas comunes de enrojecimiento ocular

Conjuntivitis. La conjuntivitis es una de las infecciones oculares más comunes (y contagiosas), en especial entre los niños de escuela.

Aparece cuando la conjuntiva —la membrana delgada y habitualmente transparente que cubre la esclera y el interior de los párpados— contrae una infección.

Cuando se infecta la conjuntiva, los vasos sanguíneos en ella se irritan e hinchan, y dan al ojo una apariencia color rojo o rosa. De hecho, un ojo enrojecido o de color rosa es un síntoma revelador de conjuntivitis.

Hay diferentes tipos de conjuntivitis —y por lo tanto, diferentes formas de tratar el ojo de color rosa— por eso asegúrese de visitar al optometrista u oftalmólogo siempre que esto pase para corregir el diagnóstico.

Sequedad ocular. El síndrome del ojo seco tiene lugar cuando las glándulas lagrimales producen ya sea una cantidad o calidad insuficiente de lágrimas para lubricar y nutrir correctamente a los ojos. El ojo seco crónico puede hacer que la superficie ocular se inflame e irrite, haciendo que los ojos se vean rojos.

Si bien el síndrome del ojo seco puede no ser curable, puede ser tratado. El tratamiento para ojos secos incluye gotas lubricantes o "lágrimas artificiales" y tapones lagrimales. Converse sobre las opciones de tratamiento más indicadas para usted con su especialista de la visión.

Alergia. Los ojos enrojecidos con frecuencia son denominados "ojos de alergia", ya que el enrojecimiento es un indicador común de una reacción alérgica.

Cuando el sistema inmunológico reacciona a una sustancia extraña, como el polen, la caspa de las mascotas, el polvo o determinados químicos que se encuentran en elementos de maquillaje o en soluciones para lentes de contacto, el cuerpo libera histamina como parte de la respuesta a la inflamación que tiene lugar para contrarrestar a los alérgenos.

Como resultado, la histamina liberada hace agrandar los vasos sanguíneos de los ojos, y estos se vuelven rojos y llorosos.

Evitar los alérgenos conocidos a los que usted es sensible o tomar medicamentos recomendados por su médico, como gotas oftálmicas antihistamínicas, puede ayudar a controlar la temida fiebre del heno o rinitis alérgica, especialmente durante las temporadas de alergia.

Lentes de contacto. Uno de los principales culpables del ojo rojo es el exceso de uso o la falta de cuidados adecuados de los lentes de contacto, lo que puede ocasionar una acumulación de depósitos y microbios que irritan la superficie del ojo.

El enrojecimiento de los ojos cuando se usa lentes de contacto podría ser una señal de infección ocular grave, tal como la queratitis o infecciones oculares micóticas. Si sus ojos enrojecen mientras usa los lentes de contacto, extráigalos inmediatamente y visite a su optometrista u oftalmólogo.

Asimismo, los lentes de contacto pueden agravar el síndrome de ojos secos, ya que generalmente reducen la cantidad de oxígeno que llega a la córnea y es posible que se restrinja la producción del flujo lagrimal normal, en particular si los lentes de contacto no se han adaptado bien.

Es posible reducir el riesgo de enrojecimiento inducido por los lentes de contacto manteniéndolos limpios y desinfectados, y reemplazándolos según las indicaciones del especialista. El médico también puede aconsejar el uso de lentes descartables en forma diaria o un tipo diferente de material para lentes de contacto, como por ejemplo los lentes permeables a los gases (GP, por su sigla en inglés).

Síndrome de la visión de computadora. Los ojos rojos, con ardor y cansados están directamente relacionados con mirar a una pantalla de computadora durante demasiado tiempo; esto puede ocasionar síndrome de la visión de computadora. Una razón es que se parpadea menos cuando se trabaja en la computadora, lo cual reseca la superficie del ojo.

Mujer que trabaja en un ordenador portátil y con aspecto cansado.
Sus ojos tienen que trabajar de más cuando usted está frente a una computadora por tiempos prolongados, y esto puede tener como consecuencia un cansancio y enrojecimiento de los mismos.

Entre los consejos para reducir la vista cansada por la computadora, está hacer pausas frecuentes en este trabajo, modificar la estación de trabajo y usa de las gafas especiales para computadora. Las gotas oftálmicas lubricantes también pueden ayudar a mantener los ojos humectados y saludables, e incluso sin enrojecimiento.

Lesión ocular. Los traumatismos o lesiones oculares, como los resultantes de la cirugía plástica de párpados, pueden tener como consecuencia el enrojecimiento de los ojos, algunas veces acompañado por una hemorragia subconjuntival.

Como respuesta por inflamación a la lesión, los vasos sanguíneos del ojo se dilatan para permitir que fluya más sangre al lugar de la lesión, a fin de lograr una curación más rápida. Esta dilatación (y a veces la rotura) de los vasos sanguíneos oculares es la causa del enrojecimiento.

Las lesiones oculares abarcan rasguños menores (abrasiones corneales), heridas profundas por un objeto punzante y quemaduras químicas. Independientemente de la fuente, siempre se debe tratar la lesión ocular como emergencia médica y recurrir a un doctor inmediatamente.

Otras causas de enrojecimiento de ojos

Úlcera corneal. Las infecciones en la córnea, inclusive una úlcera corneal, son un riesgo potencial para la visión y deben tratarse como emergencia. Además del enrojecimiento de ojos, los síntomas de la úlcera corneal casi siempre incluyen dolor en los ojos, reducción de la visión y secreciones oculares.

En general, la causa de una úlcera corneal es una infección o traumatismo sin tratar.

Herpes ocular. Se trata de una infección viral recurrente causada por el virus del herpes simplex de tipo 1, el mismo virus que causa las úlceras bucales comunes.

Los signos y síntomas del herpes ocular incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor, secreción acuosa de los ojos y sensibilidad a la luz.

El herpes ocular puede ocasionar cicatrices en la córnea si no se trata, y en algunos casos es posible que se necesite un transplante de córnea para recuperar la visión.

Uveítis. La uveítis es una inflamación en la capa media del ojo (la úvea) y en general se caracteriza por enrojecimiento de los ojos, sensibilidad a la luz y trastornos visuales tales como cuerpos flotantes y visión borrosa.

La uveítis tiene muchas causas conocidas; la más común es infecciones oculares, lesión o traumatismo ocular, o un trastorno sistémico autoinmune. Pero en muchos casos, la causa subyacente de la uveítis se desconoce.

Si no se trata lo suficientemente temprano, la uveítis puede tener como consecuencia un desprendimiento de retina, cataratas y presión ocular alta, todo lo cual puede llevar a la pérdida permanente de la visión.

Glaucoma. En la mayoría de los casos, el glaucoma es gradual y asintomático cuando aparece. Pero una aparición repentina de enrojecimiento y dolor en los ojos, conjuntamente con halos alrededor de las luces, pérdida de visión y náuseas puede ser señal de un glaucoma agudo de ángulo cerrado.

El glaucoma agudo de ángulo cerrado es una afección que pone en riesgo la visión y que exige una atención médica urgente. El pico de la presión intraocular (la presión interna de los ojos) puede ocasionar una pérdida permanente de la visión en cuestión de horas, si no se la reduce.

Gotas oftálmicas blanqueadoras. Las gotas oftálmicas comercializadas para el enrojecimiento de los ojos contienen vasoconstrictores, que son productos químicos que encogen los vasos capilares de la superficie del ojo para reducir lo rojo.

Irónicamente, las gotas oftálmicas blanqueadoras pueden causar más daños que beneficios a largo plazo. Muchas personas que con regularidad usan gotas oftálmicas formuladas para "quitar el enrojecimiento" desarrollan una resistencia a los efectos blanqueadores y necesitan usar más y más gotas para alcanzar los mismos resultados. También, el uso crónico de gotas oftálmicas blanqueadoras puede empeorar el enrojecimiento una vez que se pierde su efecto. Es un trastorno llamado hiperemia de efecto rebote.

Resfriado y gripe. Los ojos enrojecidos e hinchados, junto con goteo nasal, son síntomas comunes de un resfrío o gripe. El enrojecimiento de los ojos en este contexto es causado por una sinusitis o por senos nasales obstruidos, en especial cuando se presenta con estornudos o tos.

Embarazo. Los cambios hormonales durante el embarazo pueden afectar los ojos de muchas formas. Es posible que los ojos se tornen enrojecidos y también secos, se sienta picazón y se experimente sensibilidad a la luz.

El embarazo también puede alterar la forma de la córnea y es posible que se genere una intolerancia a los lentes de contacto o que incluso se experimente una visión borrosa. Estos problemas, que incluyen el enrojecimiento de los ojos, habitualmente son temporales y desaparecerán completamente en el correr de semanas o meses después del nacimiento del bebé.

Fumar. Los peligros de fumar cigarrillos para el corazón y los pulmones, así como otras enfermedades asociadas, son bien conocidos, pero ¿sabía que fumar también es perjudicial para sus ojos?

Además de aumentar en forma significativa el riesgo de degeneración macular (DMA), cataratas y uveítis, el tabaco es un irritante tóxico para los ojos que pueden también causar sequedad, enrojecimiento y picazón en los ojos.

Fumar marihuana también genera enrojecimiento en los ojos. El THC, el principal psicoactivo de la marihuana, ocasiona una dilatación significativa de los vasos capilares del ojo, generando un enrojecimiento que puede durar varias horas o aún más.

Un consumo excesivo de alcohol también puede ocasionar enrojecimiento de los ojos. El alcohol reduce el oxígeno que llega a los glóbulos rojos, haciendo que los vasos sanguíneos se aglutinen creando una tez rojiza y ojos enrojecidos.

Riesgos en el medio ambiente y el entorno de trabajo. El aire extremadamente seco, el polvo y una exposición excesiva al sol son irritantes oculares conocidos que pueden causar enrojecimiento de ojos, además de otros síntomas.

Evitar el enrojecimiento de los ojos
  • No se frote los ojos. Los irritantes que están en sus manos y dedos pueden aumentar el enrojecimiento e irritación. Además, podría hacerse un rasguño en la córnea.
  • Practique hábitos de higiene adecuados cuando use los lentes de contacto. Los lentes de contacto y sus estuches pueden actuar como un campo de cultivo de bacterias dañinas, por lo que es importante seguir las instrucciones dadas por su médico en materia de limpieza y reemplazo de los lentes.
  • Converse con el médico sobre medicamentos para la alergia a fin de mantener este problema bajo control.
  • Descanse de la pantalla de la computadora por intervalos, y siga la regla 20-20-20: mire hacia otro lado de la computadora cada 20 minutos y contemple un objeto a 20 pies de distancia por un mínimo de 20 segundos.
  • Agende un examen de ojos para descartar una causa más siniestra del enrojecimiento de ojos, como por ejemplo una enfermedad o una infección que constituyan una amenaza para la visión.
  • No exagere con el uso de las gotas oftálmicas blanqueadoras; ¡con el tiempo, pueden empeorar su estado!

Los rasguños corneales causados por partículas que lleva el viento, como arena y viruta de madera o metal, así como pequeños trozos de vidrio pueden ocasionar una lesión ocular grave.

Siempre use implementos de seguridad ocular como por ejemplo anteojos de seguridad cuando esté bajo riesgo de que objetos extraños golpeen sus ojos, sea en el trabajo, haciendo deporte o tareas en la casa como cortar el césped.

Falta de sueño. La apariencia de sus ojos es prueba evidente cuando está cansado. Los ojos hinchados con círculos oscuros son signos que delatan que no ha tenido suficientes horas de sueño. Y recuerde: ¡frotarse los ojos somnolientos únicamente agravará el enrojecimiento!

Nadar. El cloro y otros desinfectantes de albercas o piscinas —así como las bacterias que se encuentran naturalmente en cualquier tipo de agua, sea océanos, lagos o ríos— pueden hacer estragos en los ojos de los nadadores. Si usted es propenso a tener enrojecimiento de los ojos, use anteojos de natación antes de zambullirse al agua para evitar ojos irritados y enrojecidos después de nadar.

Asimismo, nunca nade con lentes de contacto. Eso hace que enfrente un riesgo significativo de contraer una infección ocular que puede ser una amenaza para la vista, como la queratitis por Acantamoeba.

Tratamiento para enrojecimiento de ojos

Este tratamiento varía según sea la causa. Póngase en contacto con su optometrista u oftalmólogo para llegar a una diagnosis y un tratamiento correctos siempre que comience con enrojecimiento e irritación de los ojos.

Si usa lentes de contacto, siempre quíteselos si está experimentando un enrojecimiento.

La cura del enrojecimiento de ojos abarcan desde descanso, compresas frías sobre los ojos y gotas oftálmicas de venta libre, hasta un tratamiento más agresivo como antibióticos o incluso cirugía.

Recuerde; si además del enrojecimiento de ojos usted tiene dolor, sensibilidad a la luz o visión borrosa, concurra a ver a su médico inmediatamente para recibir un tratamiento urgente. AAV

Volver al inicio

Aimee RodriguesAcerca del autor: La experiencia de Aimee Rodrigues en el campo editorial abarca muchos años en la industria editorial con fines comerciales, con énfasis en las áreas de la salud, farmacéutica y de la belleza. Anteriormente, fue editora ejecutiva de este sitio web. Póngase en contacto con la Sra. Rodrigues a través de Google+.

Página actualizada en abril de 2018