Inicio Recursos Anatomía del ojo » La córnea  | In English

La córnea del ojo

Córnea del ojo

La córnea permite la entrada de luz en el ojo para permitir la visión. Estos son conceptos básicos que debe conocer sobre esta importante parte del ojo.

Definición de la córnea

La córnea es la superficie delantera trasparente del ojo. Se encuentra directamente delante del iris y la pupila y permite que la luz entre en el ojo.

Vista desde la parte delantera del ojo, la córnea parece ligeramente más ancha que alta. Esto se debe a que la esclerótica (el "blanco" del ojo) se superpone ligeramente a la parte superior e inferior de la córnea anterior.

El diámetro horizontal de la córnea normalmente mide unos 12 mm y el diámetro vertical 11 mm, cuando se ve desde la parte delantera. Si se ve desde atrás, la córnea parece circular, con un diámetro uniforme de unos 11,7 milímetros.

El grosor central de la córnea media es de unas 550 micras, o ligeramente más de medio milímetro.

La córnea tiene cinco capas. De delante hacia atrás, estas capas son:

  1. El epitelio corneal. Esta capa exterior de la córnea tiene un espesor de entre cinco y siete células y mide unas 50 micras, lo que hace que tenga algo menos del 10 % del espesor de toda la córnea. Las células epiteliales se producen constantemente y se desprenden de la capa lagrimal de la superficie del ojo. El tiempo que se necesita para reemplazar todo el epitelio corneal con nuevas células es aproximadamente de una semana.

  2. La capa de Bowman. Se trata de una lámina de fibras muy densa y finas (de 8 a 14 micras) de tejido conectivo que forma la transición entre el epitelio corneal y el estroma subyacente.

  3. El estroma corneal. Esta capa intermedia de la córnea tiene un espesor de unas 500 micras, o cerca del 90 % del espesor de la córnea en general. Se compone de filamentos de tejido conectivo llamados fibrillas de colágeno. Estas fibrillas son de un tamaño uniforme y están dispuestas en paralelo a la superficie de la córnea en bultos planos de 200 a 300 denominados lamelas, que se extienden por toda la córnea. La disposición regular y el espaciado uniforme de estas lamelas es lo que permite que la córnea sea perfectamente transparente.

  4. La membrana de Descemet. Esta capa muy fina separa el estroma de la capa endotelial subyacente de la córnea. A lo largo de la vida, la membrana de Descemet va acumulando grosor, con un grosor de 5 micras en los niños y de 15 micras en los adultos mayores.

  5. El endotelio corneal. Se trata de la capa interior de la córnea. La parte posterior del endotelio está bañada por el humor acuoso transparente que llena el espacio entre la córnea, el iris y la pupila. El endotelio de la córnea solo tiene el espesor de una capa de células y mide unas 5 micras. La mayoría de las células endoteliales son hexagonales (seis lados), pero algunas pueden tener cinco o siete lados. En ocasiones, a esta disposición regular de las células, se le denomina mosaico endotelial.

Función de la córnea

Como ya se ha mencionado, la córnea transparente permite que la luz entre en el ojo para la visión. Además tiene otra función muy importante: la córnea proporciona aproximadamente del 65 % al 75 % del poder de enfoque del ojo.

El resto del poder de enfoque del ojo lo proporciona el cristalino, que está situado directamente detrás de la pupila.

La mayoría de los errores de refracciónmiopía, hipermetropía y astigmatismo se deben a una curvatura o simetría de la córnea que está por debajo de lo óptimo. La presbicia, por otra parte, se debe a un cambio por el envejecimiento del cristalino.

Además de permitir que la luz entre en el ojo y proporcionar la mayor parte de la potencia de enfoque del ojo, las partes individuales de la córnea tienen funciones especializadas:

El epitelio corneal. El epitelio corneal proporciona una superficie óptima para que la película lagrimal se extienda por la superficie del ojo para mantenerlo húmedo y sano y para mantener una visión clara y estable.

La capa de Bowman. La naturaleza densa de la capa de Bowman ayuda a evitar que los rasguños de la córnea penetren en el estroma corneal. Las abrasiones de la córnea que se limitan a la capa epitelial externa se suelen curan sin cicatrices; pero los rasguños que penetran en la capa de Bowman y el estroma corneal normalmente dejan cicatrices permanentes que pueden afectar a la visión.

El endotelio corneal. La capa única de células que forma el endotelio mantiene el contenido de fluido de la córnea. El daño en el endotelio corneal puede causar hinchazón (edema) que puede afectar la visión y la salud de la córnea.

Problemas de la córnea

Diversas afecciones pueden afectar a la córnea. Algunos de los problemas más comunes de la córnea son:

Arco senil. A medida que las personas envejecen, se suele desarrollar un anillo blanco en la periferia de la córnea. Esto se denomina arco senil (también denominado arco corneal), y es el cambio por envejecimiento más común en la córnea.. Normalmente, el arco senil está separado del limbo por un área de córnea transparente. El anillo blanco, que se compone de colesterol y compuestos relacionados, puede ser apenas perceptible o muy prominente.

En las personas mayores, el arco corneal no suele estar relacionado con los niveles de colesterol en la sangre, pero si se produce en una persona de menos de 40 años de edad, se deben realizar análisis de sangre para comprobar si hay hiperlipidemia (concentración anormalmente alta de grasas o lípidos en la sangre).

Abrasión de la córnea. Una córnea arañada puede ser muy dolorosa y conducir a una infección ocular.

Chalazión. Un chalazión es un crecimiento fibroso que comienza en la esclerótica exterior del ojo, pero puede invadir la córnea, provocando irritación, problemas de visión y desfiguración de la parte delantera del ojo.

Sequedad ocular. Aunque la causa de la sequedad ocular suele empezar en las glándulas lagrimales y los párpados, puede provocar daños en el epitelio corneal, lo que causa molestias en los ojos y alteraciones de la visión.

Úlcera corneal. Una úlcera corneal es una grave infección de la córnea, similar a un absceso, que puede ocasionar un dolor significativo, cicatrices y pérdida de visión.

Distrofia corneal. Una distrofia es un debilitamiento o degeneración de un tejido. La distrofia corneal más común, la llamada distrofia de Fuchs , afecta al endotelio corneal y causa hinchazón de la córnea, visión nublada, sensibilidad a la luz y otros problemas.

Queratitis por Acanthamoeba. Se trata de una infección muy grave y dolorosa de la córnea que puede causar dolor significativo y pérdida de visión.

Queratitis fúngica. Al igual que la queratitis por Acanthamoeba, la queratitis fúngica es una peligrosa infección de la córnea que tiende a afectar más a menudo a los usuarios de lentes de contacto que a quienes usan gafas.

Queratocono. Se trata de un adelgazamiento y deformación de la córnea que causa problemas de visión que no se pueden corregir con gafas o lentes de contacto normales. En algunos casos, los problemas de visión del queratocono pueden corregirse con lentes de contacto escleróticos o lentes de contacto híbridos. En casos graves puede ser necesario un trasplante de córnea.

Ectasia corneal. Este adelgazamiento y deformación de la córnea se asemeja al queratocono, pero se produce como una rara complicación de LASIK u otra cirugía refractiva de la córnea.

Referencias y Notas

Function of the cornea. Sitio web de Massachusetts Eye and Ear (Harvard Medical School) 2017.

Remington, Lee Ann. Clinical Anatomy And Physiology Of The Visual System, 3rd Edition. Butterworth-Heinemann, 2012.

Cassel GH, Billig MD, and Randall, HG. The Eye Book: A Complete Guide To Eye Disorders And Health. The Johns Hopkins University Press, 1998.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista