Inicio Cuidado de la vista Los ojos en el envejecimiento |  In English

Problemas de visión en niños en edad escolar

Chica con gafas rojas

La visión de su hijo es esencial para su rendimiento escolar. Cuando su visión sufre, es probable que sus resultados en la escuela también lo hagan.

Los problemas de visión son comunes entre los niños en edad escolar. Según algunos estudios, uno de cada cuatro niños en edad escolar tiene problemas de visión que, si no se tratan, pueden afectar su capacidad de aprendizaje, su personalidad y su adaptación en la escuela.

Los niños en edad escolar también pasan mucho tiempo en actividades recreativas que requieren una buena visión. Los deportes o los juegos en casa no son tan divertidos si no pueden ver bien.

Señales que advierten problemas de visión en niños

Los errores de refracción son la causa más común de problemas de visión entre los niños en edad escolar. Los padres, así como los maestros, deben estar atentos a estos 10 signos de que la visión de un niño necesita corrección:

Expandable

La visión borrosa puede estar interfiriendo con la capacidad de su hijo para aprender en la escuela. Los exámenes de la vista regulares pueden detectar y corregir este y otros problemas de la vista.

  1. El niño se sienta siempre demasiado cerca del televisor o acerca mucho la vista a los libros

  2. El niño se pierde al leer o usa un dedo para guiar sus ojos

  3. El niño entrecierra los ojos o inclina la cabeza para ver mejor

  4. El niño se frota los ojos con frecuencia

  5. El niño presenta sensibilidad a la luz y/o lagrimeo excesivo

  6. El niño cierra un ojo para leer, ver la televisión o ver mejor

  7. El niño evita actividades que requieran ver de cerca, como leer o hacer deberes, o ver de lejos, como participar en deportes u otras actividades recreativas.

  8. El niño se queja de dolores de cabeza u ojos cansados

  9. El niño evita usar el ordenador porque "le duelen los ojos" al hacerlo

  10. El niño obtiene notas más bajas de lo habitual

Programe una cita con un oculista si su hijo presenta alguno de estos signos. Una cita con un profesional de la salud ocular puede revelar que su hijo tenga miopía, hipermetropía o astigmatismo. Estos errores de refracción comunes se corrigen fácilmente con gafas o lentes de contacto.

NO DEJE QUE LOS PROBLEMAS DE VISIÓN DETENGAN A SU HIJO: Encuentre a un oculista cerca de usted y programe una cita.

Discapacidades del aprendizaje

Las discapacidades del aprendizaje (DA) son otro problema observado entre los niños en edad escolar. Según la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, los trastornos del aprendizaje afectan al menos a 1 de cada 10 alumnos.

Las discapacidades del aprendizaje son trastornos psicológicos que afectan el aprendizaje y, si bien no son problemas de visión, los problemas de visión relacionados con el aprendizaje a veces pueden coexistir con las DA o estar relacionados con estas.

De hecho, un estudio reciente realizado por investigadores de la Mayo Clinic concluyó que los niños con problemas de visión binocular (exotropía intermitente e insuficiencia de convergencia) tenían significativamente más probabilidades de ser diagnosticados con discapacidades del aprendizaje y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que los niños con alineación normal de los ojos.

Si su hijo invierte las letras con frecuencia al leer o escribir, tiene mala caligrafía, no le gusta o tiene dificultades para leer, escribir o las matemáticas, confunde constantemente su izquierda con su derecha o viceversa, no puede expresarse verbalmente o se comporta siempre de manera inapropiada en situaciones sociales, busque ayuda.

Un enfoque multidisciplinario suele ser la mejor manera de encontrar la causa de los problemas de aprendizaje. Lo primero que debería hacer es hablar con el maestro de su hijo. Sin embargo, también es aconsejable consultar a un oculista que esté especializado en exploraciones oculares de niños y al pediatra de su hijo, para obtener consejos adicionales y para que le deriven a especialistas si es necesario.

¿Con qué frecuencia deben realizarse las exploraciones oculares?

Según el Colegio de Optometristas del Reino Unido, los niños en edad escolar necesitan someterse a una exploración al año si no tienen problemas visuales. Si son menores de 7 años, con una anomalía en la visión binocular o un error de refracción corregido o, si tienen entre 7 y 15 años y presentan una anomalía en la visión binocular o una miopía que progresa rápidamente, entonces deben realizarse una exploración ocular cada 6 meses.

Las exploraciones oculares frecuentes son importantes porque durante los años escolares la graduación de las gafas de su hijo puede cambiar con frecuencia.

Su oftalmólogo también se asegurará de que su hijo tenga las habilidades visuales necesarias para rendir en la escuela y los deportes, tales como visión binocular precisa y cómoda, visión periférica, facilidad para enfocar de lejos y de cerca y coordinación mano-ojo.

El problema de las revisiones de la vista

Tenga en cuenta que una revisión de la vista realizada por su pediatra o el enfermero de la escuela no es una exploración ocular completa. Estos exámenes están diseñados para avisar a los padres sobre la posible existencia de un problema de visión, pero no reemplazan una visita a un oculista.

Las revisiones de la vista son útiles, pero pueden pasar por alto problemas graves de la vista que un profesional de la salud ocular podría detectar. Un niño que pueda obtener un resultado de 20/20 (6/6) en un examen de agudeza visual puede tener igualmente problemas de visión, y las habilidades visuales necesarias para leer y aprender son mucho más complejas que identificar letras en un gráfico colgado en la pared.

Además, los niños que no superan los exámenes de la vista a menudo no reciben la atención oftalmológica que necesitan. Dos estudios publicados por la American Academy of Ophthalmology hallaron que entre el 40 y el 67 por ciento de los niños que no pasan un examen de la vista no reciben la atención de seguimiento recomendada por un oculista.

Una de las razones de esta falta de atención es la mala comunicación con los padres, que puede que no estén presentes en el examen. Un estudio concluyó que, transcurridos dos meses, el 50 por ciento de los padres aún no sabían que su hijo no había pasado el examen de la vista.

La mejor manera de asegurarse de que su hijo tenga las habilidades visuales que necesita para sobresalir dentro y fuera del aula es programar exploraciones oculares completas de rutina con un oculista especializado en visión infantil.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista