Visión infantil

¿Puede una persona tener visión corta en un ojo y visión de lejos en otro?

Advertisement

Es inusual, pero una persona puede, de hecho, tener visión corta en un ojo y visión de lejos en otro. Hay dos términos médicos utilizados para describir esta condición: anisometropía y antimetropía.

La anisometropía es la condición en la que los dos ojos tienen potencias refractivas (flexión de la luz) significativamente diferentes. Si su oftalmólogo le diagnostica anisometropía, la potencia del lente para sus gafas recetadas generalmente diferirá de la potencia de la lente del otro ojo en dos o más dioptrías.

En la anisometropía, los dos ojos pueden tener visión corta, los dos pueden tener visión de lejos, o uno de los ojos tiene visión corta y el otro de lejos —una condición más específica llamada antimetropía.

Aunque técnicamente la antimetropía es el término más preciso cuando se describe que un ojo es miope y el otro es hipermétrope, muchos doctores optan por usar el término anisometropía para esta afección.

Síntomas de la Anisometropía

Una persona con anisometropía o antimetropía verá un desenfoque notablemente desigual en los dos ojos a diferentes distancias. Además, es común que la anisometropía no corregida cause una mala percepción de la profundidad, dolores de cabeza, mareos e incluso náuseas.

En muchos casos, el cerebro aprenderá rápidamente a favorecer el ojo con menos defectos refractivos para reducir estos síntomas, lo que puede resultar en el desarrollo de ambliopía en el otro ojo.

Cuando los defectos refractivos desiguales se corrigen con gafas, una persona con anisometropía notará que los objetos vistos por un ojo se verán más grandes o más pequeños que los mismos objetos vistos por el otro ojo. Esta diferencia en el tamaño de la imagen se llama aniseoconía. Esto también puede causar problemas con la percepción de profundidad, dolores de cabeza, mareos y molestias visuales.

Tratamiento para la anisometropía

El diagnóstico temprano y el tratamiento de la anisometropía son críticos, para que el cerebro no ignore el ojo más débil y cause ambliopía irreversible. Los exámenes de la vista para niños de rutina para niños en preescolar y primaria son esenciales para descartar la anisometropía y asegurar el desarrollo visual normal.

Debido a que las gafas a menudo no son una buena solución para la corrección de la visión corta en un ojo y la visión de lejos en el otro, los lentes de contacto suelen ser el tratamiento de elección. Esto es correcto incluso para los niños pequeños.

Dado que los lentes de contacto son muy delgados y se apoyan directamente en la superficie del ojo, éstos causan poco o nada de aniseiconía y brindan una visión más cómoda y de apariencia más natural que las gafas.

El LASIK es otra buena opción para corregir errores de refracción significativamente diferentes en los dos ojos y evitar la aniseiconía. Sin embargo, esta opción debe considerarse sólo después de que los defectos de refracción (especialmente la miopía) sean estables —generalmente después de los 20 años.

Advertisement