Inicio Compra de Eye Care Smarter » Ejercicios para el ojo  | In English

¿Los ejercicios para los ojos mejoran la visión ?

Los “milagrosos” ejercicios de ojos para mejorar la visión van y vienen. Puede que en Internet encuentre a alguien que dice maravillas sobre ellos (pero que no ofrecen ninguna prueba de su efectividad).

Normalmente, estos programas, que afirman reducir o eliminar su necesidad de usar gafas y lentes de contacto, no provocan ninguna mejora significativa o duradera en su visión. Además, podrían afectar su seguridad si deja de usar lentes de corrección porque cree que los ejercicios oculares han mejorado su visión.  

Historia de los ejercicios para los ojos

Los ejercicios para los ojos para mejorar la visión existen desde la década de 1920 cuando el médico estadounidense William Horatio Bates creo un programa de ejercicios oculares conocido como el Método Bates.

Nunca se ha demostrado que el Método Bates sea efectivo para mejorar la visión de manera significativa o duradera. Además, algunas actividades de las que recomienda Bates, entre ellas, "tomar el sol" (exponer sus ojos a la luz solar directa) y "“palmear”" (cubrirse los ojos cerrados con las palmas de las manos) podrían ser potencialmente perjudiciales para sus ojos.

Por ejemplo, exponer sus ojos directamente a la luz solar directa con frecuencia, incluso con los ojos cerrados como recomienda Bates, incrementa el riesgo de sufrir daño solar y cáncer de piel en los párpados, que representa entre el cinco y el 10 % de todos los cánceres de piel, según la Skin Cancer Foundation.

Además, si aplica presión directamente en los ojos cerrados al “palmear”, podría elevar temporalmente la presión en sus ojos e incrementar el riesgo de glaucoma.

La mayoría de los programas modernos de ejercicios oculares para mejorar la visión se basan (al menos en parte) en el Método Bates.

Algunos programas de ejercicios para los ojos también recomiendan la autoafirmación personal para sentir que la visión está mejorando. Por ejemplo, podría decirse a sí mismo repetidamente, “Cada día veo mejor” o “Puedo ver sin las gafas”.

Los programas de ejercicios de autoayuda suelen afirmar que pueden reducir errores de refracción como la miopía y astigmatismo, así como la presbicia.

Antes de invertir tiempo y dinero en algo que promete que podrá “deshacerse de sus gafas”, tenga en cuenta que no hay pruebas científicas que demuestren que eso funciona.

De hecho, varios programas populares de ejercicios para los ojos, incluido un popular programa de ejercicios que se llama See Clearly Method (o método de ver claramente), que en algunas partes se parecía al Método Bates, han sido retirados del mercado por efectuar afirmaciones falsas sobre su eficacia.

¿Los ejercicios oculares pueden cambiar mis ojos?

Para comprender mejor si los ejercicios para los ojos que prometen que la “mejora natural de la visión” puede reducir realmente los errores de refracción, tiene que considerar la anatomía del ojo y cómo refracta el ojo la luz.

Los problemas con la forma del ojo suelen contribuir a los errores de enfoque como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Por ejemplo:

  • Cuando el globo ocular es demasiado corto, se sufre hipermetropía y no se pueden enfocar los objetos cercanos porque los rayos de luz que entran en el ojo encuentran un punto de enfoque en algún lugar más allá de la retina.

  • Cuando se tiene miopía y el globo ocular es demasiado largo, los rayos de luz tienen que ir demasiado lejos y “no alcanzan” un punto de enfoque en la retina.

  • Cuando se tiene astigmatismo, la córnea tiene normalmente una forma irregular, que hace que los rayos de luz que entran en el ojo se dividan en diferentes puntos de enfoque, creando una visión borrosa.

  • Otro problema de visión frecuente, la presbicia, se produce con el envejecimiento, cuando el cristalino del ojo pierde elasticidad y ya no puede moverse de manera apropiada para enfocar los objetos cercanos. Esta afección habitualmente provoca que su visión de cerca empiece a ser borrosa, aproximadamente a partir de los 40 años.

Los ejercicios para los ojos suelen hacer que los músculos oculares se muevan para crear movimientos hacia arriba y hacia abajo, de un lado a otro o circulares y hacer que cambie su punto de enfoque a distintas distancias.

Así que, si está considerando un programa de ejercicios para los ojos para mejorar su visión, hágase estas preguntas.

  • ¿Cambiará la forma básica de su globo ocular, haciendo que sea más largo o más corto, el hacer ejercicios con sus ojos?

  • ¿Alterarán los ejercicios para los ojos la forma básica de su córnea y cambiarán cómo entran los rayos de luz en su ojo para cambiar el enfoque?

  • Si tiene astigmatismo, ¿cambiará de alguna forma la superficie irregular de sus ojos al hacer ejercicios oculares?

  • Si tiene presbicia, ¿recuperará el cristalino del ojo la elasticidad juvenil que ha perdido debido a los procesos de envejecimiento naturales haciendo ejercicios?

Además, es muy importante considerar esto: ¿Se está poniendo en riesgo a sí mismo y a otras personas (en especial cuando conduce) porque no ve tan bien como cree?

¿Funcionan los ejercicios para los ojos?

Una reciente revisión de investigación publicada en revistas científicas revisadas por expertos y llevada a cabo por All About Vision no logro descubrir ningún estudio que mostrara que los ejercicios oculares pueden alterar de manera significativa la anatomía básica del ojo o eliminar la presbicia, de la que nadie se escapa después de cierta edad.

Los programas de ejercicios para los ojos ocupan un espacio nebuloso entre la ciencia médica y los remedios caseros. La mayoría de los profesionales del cuidado ocular desdeñan los programas de ejercicios oculares que prometen que puede “deshacerse de las gafas” debido a falta de pruebas científicas sobre su eficacia.

Aun así, en Internet pueden encontrar estos programas no demostrados de ejercicios oculares “milagrosos”, junto con teorías de conspiración que alegan que los oftalmólogos saben la “verdad” sobre los beneficios de los ejercicios para los ojos, pero que no se lo dicen a sus pacientes porque entonces no podrían vender gafas, lentes de contacto y cirugía ocular.

(Afirmaciones como estas ilustran la importancia de considerar la credibilidad de las fuentes cuando se busca en línea información fiable sobre la salud).

Antes de invertir tiempo y dinero en programas de autoayuda para la mejora de la visión, acuda a un profesional del cuidado ocular para que le aconseje sobre la eficacia y la seguridad de cualquier programa de ejercicios para los ojos que esté considerando.

Posibles beneficios de los ejercicios para los ojos

Aunque no hay pruebas de que los ejercicios para los ojos mejoren la visión, es posible que algunos “ejercicios” puedan reducir el estrés para que sus ojos se sientan mejor, y reducir así el riesgo de fatiga ocular digital.

De hecho, los profesionales del cuidado ocular suelen recomendar una de esas actividades: se trata de la “regla 20-20-20”. Es sencilla y pueda realizarse frecuentemente sin efectos adversos.

Básicamente es algo así: Cada 20 minutos, aparte la mirada de la pantalla del ordenador o el teléfono móvil durante al menos 20 segundos, y dirija la mirada a un objeto a una distancia mínima de 6 metros (20 pies).

Este ejercicio para los ojos alivia la tensión del músculo de enfoque dentro del ojo y de los músculos que controlan la alineación del ojo (que tienen que esforzarse más cuando se concentran en objetos cercanos, que cuando miran a objetos lejanos). También estimula el parpadeo, lo que puede aliviar o disminuir los síntomas del ojo seco asociados con un tiempo prolongado mirando de cerca y a la pantalla.

Es posible que otros ejercicios para los ojos, entre ellos los asociados con el Método Bates, puedan producir efectos similares calmantes y de relajación cuando se realizan para interrumpir largos períodos mirando a una pantalla. 

Ejercicios para los ojos frente a la terapia de la visión

Una nota final: Los programas de autoayuda de ejercicios oculares para mejorar la visión no son lo mismo que los programas supervisados de terapia de la visión prescritos por profesionales del cuidado ocular para corregir determinados problemas de alineación de los ojos y otros problemas de visión binocular.

Aunque en ocasiones se utiliza (de manera incorrecta) la expresión “ejercicios oculares” para referirse a la terapia de la visión, los programas de terapia de la visión bajo la dirección de un profesional del cuidado ocular incluyen actividades específicas para ayudar a corregir problemas de la visión como la ambliopía, y el estrabismo o para mejorar las habilidades visuales dinámicas para la visión deportiva.

Investigaciones publicadas han demostrado que muchos tipos de "ejercicios" de terapia de la visión, prescritos y supervisados, son seguros y efectivos. No obstante, la finalidad de la terapia de la visión no es reducir o eliminar su necesidad de corrección de la visión.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista