Página principal Condiciones  | In English

Cómo el estrés puede afectar a su visión

La visión borrosa, la contracción involuntaria del ojo, los dolores de cabeza y los ojos secos o llorosos pueden estar causados por el estrés.

Otros problemas de visión que el estrés produce son mareos, fatiga ocular, sensibilidad a la luz, moscas volantes y espasmos oculares

El estrés es la respuesta natural del cuerpo a cualquier demanda que interfiera con su equilibrio normal. Tanto si la respuesta es física, mental, emocional o visual, el estrés nos afecta a todos en una u otra medida.

El estrés puede ser causa de ansiedad, depresión, alta presión arterial, problemas digestivos, migrañas e incluso cambios en la visión.

Cómo afecta el estrés a la visión

Cuando el cuerpo está estresado, sus pupilas se dilatan para permitir que entre más luz para ver más claramente las posibles amenazas. No obstante, los elevados niveles de adrenalina pueden causar presión en los ojos, lo que tiene como resultado una visión borrosa.

“Muchos pacientes no siempre son conscientes del impacto del estrés en su función y salud visual”, dice la optometrista Barbara Horn, presidenta de la American Optometric Association. “El impacto ocular del estrés puede variar desde una leve incomodidad hasta una pérdida de la visión grave y debilitante”.

Sí, el estrés puede ser la causa de la contracción involuntaria del párpado (lo que también se conoce como mioquimia del párpado). Esta contracción involuntaria del párpado es resultado de una contracción continua de los músculos orbiculares de los ojos. Normalmente, esta contracción involuntaria es benigna y temporal y solo afecta a un ojo.

El estrés puede conducir a la pérdida de la visión, y no solo ser la causa de nuevas afecciones, sino de empeoramiento también de afecciones existentes.

Por ejemplo, una investigación publicada en la revista EPMA en 2018 llegó a la conclusión de que el estrés psicológico continuo y el incremento asociado del nivel de cortisol son factores de riesgo en el desarrollo y progresión del deterioro de la visión.

El cortisol puede ser una de las principales causas de diversas enfermedades graves de la visión, entre ellas glaucoma, neuropatía óptica, retinopatía diabética, y degeneración macular asociada con la edad.

Problemas de visión y emociones

El término funcional o pérdida de visión histérica se utiliza para describir cualquier deficiencia de la visión que no pueda explicarse por anomalías estructurales o patológicas. También se ha descrito como “trastorno de conversión”.

Esta pérdida de visión ocurre sin que el paciente esté conciente de ello.

La “conversión” es la represión de emociones (como miedo o ira) que se convierte en una reducción significativa de la visión. Estos pacientes se quejan de un desenfoque significativo incluso en ausencia de errores de refracción (necesidad de gafas) o patología (enfermedad).

Estos pacientes no tienen problemas con la motilidad ocular (movimiento y alineación de los ojos), pero tienen problemas con la reducción significativa de la agudeza visual. Su campo visual se ve afectado y parece tener forma de tubo.

A menudo, la solución se produce con el conocimiento de la afección, lentes de poco aumento o asesoramiento para ayudar al paciente.

Síntomas del estrés

Si las malas noticias son que el estrés puede provocar pérdida de visión, las buenas noticias son que reducir los niveles de estrés puede ayudar para revertir el deterioro y restaurar la visión.

Horn señala que diversas actividades y factores comunes del estilo de vida pueden inducir estrés ocular, por ejemplo, realizar más trabajos de cerca, trabajar más horas y utilizar más tecnología digital.

“A medida que la tecnología avanza, resulta difícil escapar de la necesidad de utilizar nuestros ojos con más frecuencia y durante períodos de tiempo más prolongados”, dice ella.

El estrés puede hacer que literalmente le duelan los ojos. La fatiga ocular digital, por ejemplo, puede desencadenar dolores de cabeza y hacer que los músculos alrededor de los ojos se tensen.

Afortunadamente, la mayoría de los problemas oculares relacionados con el estrés son temporales, en especial una vez que se aborda el factor que contribuye al estrés.

Formas de aliviar su estrés

Dado que el estrés es prácticamente un hecho en nuestras vidas, aprender a reducir sus efectos en nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestros ojos es fundamental.

Algunos de los pasos más básicos para reducir el estrés son sencillos y cuestan poco o nada.

“Hacer ejercicio, dormir ocho horas completas por la noche, mantener una dieta saludable, pasar más tiempo al aire libre y practicar meditación son formas excelentes de aliviar el estrés”, aconseja Horn.

También se recomiendan otras estrategias como ejercicios de respiración profunda, adiestramiento para el manejo de estrés y terapia conversacional para ralentizar la progresión de la pérdida de visión.

Si estas estrategias no funcionan y persisten los síntomas de visión relacionados con el estrés, solicite atención inmediata de su profesional del cuidado ocular.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista