Inicio Afecciones oculares A-Z |  In English

Pupilas dilatadas: Causas, problemas y tratamiento

mujer con pupilas dilatadas

¿Qué son las pupilas dilatadas?

Las pupilas dilatadas son pupilas de un tamaño superior al normal.

El tamaño de las pupilas está controlado por los músculos de la zona colorida del ojo (iris) y por la cantidad de luz que llega a los ojos. Con luz brillante, las pupilas se contraen (se hacen más pequeñas) para evitar que entre demasiada luz en los ojos. Con luz tenue, las pupilas se dilatan (se hacen más grandes) para dejar que entre más luz.

Por lo general, las pupilas normales tienen un tamaño entre 2,0 y 4,0 mm con luz brillante y entre 4,0 y 8,0 mm en la oscuridad. Hasta cierto punto, el tamaño de las pupilas tiende a hacerse más pequeño con la edad.

A veces las pupilas dilatadas pueden seguir reaccionando a la luz — es decir, se hacen más pequeñas con la luz brillante o cuando brilla una luz delante del ojo. Sin embargo, las pupilas dilatadas no responden a la luz con normalidad, generalmente.

Expandable

Una pupila grande que no responde de ninguna manera a la luz se denomina pupila dilatada "fija".

Las pupilas dilatadas no son lo mismo que la anisocoria, que es una afección frecuente en la que ambas pupilas reaccionan con normalidad a la luz, pero difieren de tamaño en medio milímetro o más. La anisocoria es benigna y afecta a alrededor del 20 % de la población.

¿Qué causa las pupilas dilatadas?

Existen diversos factores que pueden provocar pupilas dilatadas. Estos son algunos de los más frecuentes:

Medicamentos

Los siguientes medicamentos con receta y sin receta pueden hacer que sus pupilas se dilaten y afectan su capacidad de reaccionar a la luz:

  • Antihistamínicos

  • Descongestionantes

  • Antidepresivos tricíclicos

  • Medicamentos contra el mareo

  • Medicamentos contra las náuseas

  • Medicamentos anticonvulsivantes

  • Medicamentos para el Parkinson

  • Botox y otros medicamentos que contienen toxina botulínica

  • Atropina (que se usa para el control de la miopía y con otros fines médicos)

Lesión ocular

Una lesión grave y penetrante en el ojo puede dañar el iris y hacer que la pupila de ese ojo se dilate y tenga una forma irregular. A veces este tipo de lesión se puede producir durante una cirugía ocular, como una cirugía de cataratas complicada o un trasplante de córnea.

Lesión o enfermedad cerebral

Un traumatismo craneal, un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral pueden afectar la forma en la que las pupilas reaccionan a la luz y causar pupilas dilatadas. Esto puede afectar un ojo o ambos.

Este es el motivo por el que ve a un médico revisar con una pequeña linterna la pupila de un deportista que ha sufrido un traumatismo en la cabeza, o cuando un paciente llega a urgencias en un hospital con otros posibles síntomas de accidente cerebrovascular.

Consumo de drogas

Las investigaciones han demostrado que el alcohol y la marihuana — por separado o en combinación — pueden reducir la capacidad del ojo de recuperarse de la exposición a una fuente de luz brillante (como unos faros por la noche) y adaptarse a condiciones de luz cambiante. Este efecto puede durar dos horas o más después de haber consumido la droga.

Sin embargo, estas sustancias no hacen que las pupilas se dilaten.

Por otra parte, hay una serie de drogas recreativas ilegales que provocan pupilas dilatadas y reducen la capacidad del ojo de reaccionar a la luz. Entre estas se incluyen:

  • Anfetaminas

  • Cocaína

  • LSD

  • MDMA (éxtasis)

Midriasis unilateral episódica benigna

Esta es una afección poco frecuente, pero inofensiva, en la que una persona experimenta episodios esporádicos en los que una pupila se dilata de repente y está acompañada de visión borrosa, dolor de cabeza y dolor ocular.

Las mujeres jóvenes que son propensas a las migrañas parecen presentar el mayor riesgo de midriasis unilateral episódica benigna. En un estudio, la mediana de la duración de los episodios fue de 12 horas (algunos duraron mucho más) y la mediana de la frecuencia fue de entre dos y tres episodios al mes. Esta afección se resuelve y la pupila vuelve a su tamaño y a su funcionamiento normal sin tratamiento.

Pupila de Adie

También llamada pupila tónica de Adie o pupila tónica, se trata de un trastorno neurológico raro en el que una pupila es más grande de lo normal y reacciona con lentitud a la luz o no se contrae en absoluto. Esta anomalía de la pupila puede verse acompañada de unos reflejos tendinosos malos o ausentes. (Cuando sucede esto, la afección se denomina síndrome de Adie).

Generalmente la causa de la pupila tónica de Adie se desconoce; pero en algunos casos se puede asociar a traumatismos, cirugía, mala circulación de la sangre o infección. No hay cura para la pupila de Adie o el síndrome de Adie.

Aniridia congénita

Esta es una afección rara en la que una persona nace con un iris parcial o completamente ausente, lo que da lugar a una pupila muy grande.

La aniridia normalmente afecta a ambos ojos y se ve acompañada de otros problemas oculares graves como cataratas congénitas, glaucoma, desarrollo incompleto de la retina y del nervio óptico, nistagmo, y menor precisión visual.

Puesto que hay poco iris o no hay iris para regular la cantidad de luz que entra en el ojo, las personas con aniridia son muy sensibles a la luz.

Atracción recíproca

Según las investigaciones, la atracción entre hombres y mujeres adultos corresponde con una dilatación de la pupila.

De acuerdo con esto, las pupilas de un hombre se pueden dilatar al ver a una mujer que le resulta atractiva e igualmente las pupilas también se dilatan en el caso de la mujer.

Los motivos de esto no están claros y las investigaciones no son completas.

Qué hacer con las pupilas dilatadas

Si usted nota que tiene pupilas dilatadas o que una de sus pupilas parece más grande que la otra después de un traumatismo, busque atención médica inmediatamente.

Esto también es válido si experimenta de repente mareo, dolor de cabeza, confusión, problemas de equilibrio u otros síntomas de un posible accidente cerebrovascular.

Si nota las pupilas dilatadas después de haber comenzado a tomar uno de los medicamentos que se señalan arriba, busque consejo del médico.

En casos distintos a los que se comentan arriba, busque inmediatamente el consejo de su oculista si nota que sus pupilas están dilatadas — especialmente si la aparición es repentina.

Si tiene pupilas dilatadas o sus pupilas reaccionan más lentamente de lo normal a los cambios en las condiciones de iluminación, será más sensible a la luz del sol. Considere comprar gafas con lentes fotocromáticos que se oscurecen automáticamente en el exterior con la luz del día para una mayor comodidad. Otra opción es comprar gafas de sol con lentes polarizados, para una comodidad óptima y una reducción del reflejo de la luz brillante del sol.

Otra opción para reducir la fotofobia causada por las pupilas dilatadas y para mejorar el aspecto cosmético de los ojos son los lentes de contacto protésicos personalizados. Con estos lentes parece que tiene pupilas de un tamaño normal. Los lentes de contacto protésicos son especialmente beneficiosos para los casos de aniridia y de pupilas grandes e irregulares causadas por un traumatismo.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista