Página principal Condiciones Ptosis / Párpados caídos | Read in English

Ptosis (párpados caídos)

La ptosis es una caída del párpado superior, en uno o ambos ojos. La caída puede notarse levemente, o el párpado puede descender cubriendo la totalidad de la pupila. La ptosis puede afectar a niños o adultos, pero habitualmente tiene lugar debido al envejecimiento.

Síntomas y signos de la ptosis


El signo más obvio de la ptosis es el párpado caído. Según la severidad de la caída del párpado, las personas con ptosis pueden experimentar dificultades para ver. Algunas veces, las personas inclinan la cabeza hacia atrás para poder ver por debajo del párpado, o elevan las cejas repetidamente para tratar de levantar los párpados.

El grado de caída varía según las personas. Si piensa que tiene ptosis, compare una foto reciente de su rostro con una de 10 o 20 años de antigüedad; posiblemente observe una diferencia en la piel del párpado.

La ptosis puede tener un parecido con la dermatocalasia, un grupo de afecciones del tejido conectivo que ocasiona pliegues excesivos de la piel. Estos trastornos se relacionan con una formación subnormal de tejido elástico. El profesional de la visión es capaz de indicarle si esta es la causa de sus párpados caídos.

Ojos con párpados normales
Ojos con párpados superiores que caen hacia abajo (ptosis)
Superior: posición normal del párpado. Inferior: ptosis (en ambos ojos).

¿Cuál es la causa de la ptosis?

La ptosis puede estar presente al nacer (ptosis congénita) o tener lugar a raíz del envejecimiento, lesión o una consecuencia de la cirugía de cataratas así como de otras cirugías de ojos correctivas.

Esta afección puede también ser ocasionada por un problema en los músculos que levantan el párpado, llamados elevadores. Algunas veces, la anatomía facial de un individuo genera dificultades en los músculos elevadores.

Otras causas de los párpados caídos son un tumor ocular, un trastorno neurológico o una enfermedad sistémica como la diabetes.

Tratamiento para la ptosis

Por lo general, la cirugía es el mejor tratamiento para la caída de párpados. El cirujano tensiona los músculos elevadores para levantar los párpados, proporcionando mayor visión y mejor apariencia. En muchos casos graves con músculos elevadores debilitados, el cirujano fija el párpado por debajo de la ceja. Ello permite que los músculos de la frente sustituyan a los músculos elevadores para levantar el párpado.

Riesgos de la cirugía de ptosis

Después de la cirugía, los párpados pueden lucir asimétricos, aun cuando su posición sea más elevada que antes de la cirugía. Muy raramente, es posible que se pierda el movimiento del párpado.

Es importante seleccionar cuidadosamente al cirujano, ya que una cirugía mal ejecutada puede tener como consecuencia una apariencia indeseable u ojos secos debido a que los párpados elevados no se cierran por completo.

Antes de decidirse por la operación de ptosis, pregunte al cirujano cuántos procedimientos de este tipo ha realizado. Asimismo, solicite ver fotografías de antes y después de pacientes previos, y consúltele si es posible que usted pueda conversar con alguno de ellos sobre la experiencia.

La ptosis en niños

Los niños que nacen con una ptosis moderada o grave deben someterse a un tratamiento quirúrgico a fin de poder desarrollar una visión correcta. De no tratarse la ptosis, es posible que dé lugar a la ambliopía (disminución de la visión en un ojo) y a toda una vida de mala visión.

Todos los niños con ptosis, inclusive en casos leves, deben visitar a un profesional de la visión todos los años. A medida que crecen, los ojos cambian de forma, y en algunas ocasiones, si la ptosis empeora, es posible que surjan problemas en la visión.

Volver al inicio

Judith Lee también contribuyó con este artículo.

Página actualizada en septiembre de 2017