Inicio Lentes de contacto Otras lentes de contacto |  In English

Lentes de contacto esclerales: cómo pueden ayudarle

Si le han dicho en el pasado que no puede usar lentes de contacto porque su córnea es irregular o por otros problemas, es posible que desee obtener una segunda opinión y preguntarle a su profesional del cuidado ocular sobre los lentes de contacto esclerales.

¿Qué son los lentes esclerales?

Los lentes esclerales son lentes de contacto de gran diámetro permeables al gas especialmente diseñados para saltarse toda la superficie corneal y descansar sobre el "blanco" del ojo (esclerótica). Al hacerlo, los lentes esclerales reemplazan funcionalmente la córnea irregular con una superficie óptica perfectamente lisa para corregir los problemas de visión causados por el queratocono y otras irregularidades de la córnea.

Además, el espacio entre la córnea y la superficie posterior de un lente escleral actúa como un depósito de líquido para la comodidad a las personas con sequedad ocular, que de otra manera no podrían tolerar el uso de lentes de contacto.

Tipos de lentes de contacto esclerales

Los lentes de contacto esclerales son notablemente más grandes que los lentes de contacto permeables al gas estándar. Tienen un diámetro igual o superior al de los lentes de contacto blandos.

Los lentes de contacto esclerales más pequeños tienen aproximadamente 14,5 mm de diámetro y los más grandes pueden tener hasta 24 mm.

Expandable

Normalmente, los lentes de 18 mm o menos están subcategorizadas como lentes miniesclerales.

La córnea humana promedio tiene aproximadamente 11,8 milímetros de diámetro, por lo que incluso los lentes de contacto esclerales más pequeños están diseñados para cubrir toda la superficie corneal.

A modo de comparación, la mayoría de los lentes de contacto permeables al gas convencionales tienen un diámetro de entre 9,0 y 9,5 mm y cubren solo entre el 75 % y el 80 % de la córnea.

Hay otra categoría de lentes permeables al gas que cierra la brecha de tamaño entre los lentes permeables al gas convencionales y los miniesclerales. Estos lentes, llamados lentes corneoesclerales, suelen tener aproximadamente entre 13 y 15 mm de diámetro.

Los lentes corneoesclerales suelen ser una buena opción para las personas que necesitan lentes permeables al gas más grandes de lo normal para una mayor comodidad. También se utilizan con frecuencia cuando se necesitan lentes de contacto después de una cirugía LASIK u otra cirugía refractiva de la córnea para corregir el astigmatismo irregular.

El tamaño de los lentes esclerales que mejor se adapte a usted suele estar determinado por el grado de complejidad de su afección ocular. Las formas más leves de queratocono y astigmatismo irregular debido a injertos de córnea y cirugía refractiva suelen tratarse fácilmente con lentes esclerales en el extremo más pequeño del espectro.

Los lentes de contacto esclerales y miniesclerales más pequeños pueden ser más fáciles de aplicar, menos caros y requieren menos productos de cuidado.

Las afecciones más complejas, lo que puede incluir el queratocono avanzado, ojos patológicamente secos o enfermedad grave de la superficie ocular, que puedan requerir un gran reservorio lagrimal, a menudo se tratan con lentes esclerales más grandes, ya que tienen más capacidad para retener líquido o salvar grandes cambios en la curvatura corneal.

Durante su consulta y exploración ocular para lentes de contacto, su profesional del cuidado ocular determinará el mejor tipo y tamaño de lente escleral para sus necesidades específicas.

Lentes de contacto esclerales para el queratocono

Muchos profesionales del cuidado ocular recomiendan lentes de contacto esclerales para una variedad de ojos con problemas de adaptación, incluidos aquellos con queratocono.

En casos de queratocono temprano, se pueden usar lentes de contacto permeables al gas estándar. Sin embargo, si estos lentes no se centran correctamente en sus ojos, se mueven excesivamente con los parpadeos o le causan incomodidad, puede que el problema se resuelva cambiándose a lentes de contacto esclerales más grandes.

Debido a que los lentes esclerales están diseñados para saltarse la superficie corneal y descansar sobre la superficie menos sensible de la esclerótica, estos lentes suelen ser más cómodos para las personas con queratocono.

Además, los lentes esclerales están diseñadas para ajustarse con poco o ningún movimiento del lente durante los parpadeos, lo que los hace más estables en el ojo en comparación con los lentes corneales tradicionales permeables al gas.

Lentes de contacto esclerales para otros problemas oculares

Además de para el queratocono, los lentes de contacto esclerales se pueden utilizar para ojos que hayan recibido un trasplante de córnea, así como para personas con sequedad ocular grave causada por afecciones como el síndrome de Sjogren, la enfermedad de injerto contra huésped (EICH) y el síndrome de Stevens-Johnson.

Los avances en la tecnología de diseño de lentes permiten a los fabricantes diseñar lentes esclerales que pueden corregir más afecciones que nunca, incluidos los lentes de contacto esclerales bifocales para la corrección de la presbicia.

Lentes de contacto esclerales de efectos especiales

A veces, los términos lentes esclerales o lentes “sclera” se usan para describir lentes de contacto de efectos especiales que alteran drásticamente la apariencia de los ojos de quien los lleva.

Sin embargo, la mayoría de los lentes de contacto de efectos especiales son lentes blandos que se parecen poco a los lentes de contacto esclerales permeables al gas, aparte de su gran diámetro para ocultar completamente la córnea. Además, los lentes blandos de efectos especiales suelen estar diseñados solo con fines cosméticos y no para la corrección de la visión.

Coste de los lentes de contacto esclerales

Los lentes de contacto esclerales se fabrican a medida para cada usuario, por lo que la adaptación de estos exige una mayor experiencia y más tiempo que la de los lentes de contacto estándar, rígidos o blandos, permeables al gas.

A menudo, se generan mapas computarizados de la curvatura de toda la córnea para facilitar la adaptación del lente, y se pueden aplicar varios lentes de prueba de diferentes tamaños y curvaturas durante el proceso de adaptación.

Además, dependiendo de la complejidad del problema y de cómo el ojo individual tolere el lente escleral, puede que sean necesarios ajustes de los parámetros del lente, lo que requerirá la fabricación e intercambio de lentes adicionales. Para determinar el lente escleral óptimo para cada ojo, puede que durante el proceso de adaptación deban realizarse varias visitas.

Si bien muchas personas que usan lentes esclerales han usado lentes permeables al gas blandos o corneales en el pasado, el proceso de aplicación y extracción de los lentes esclerales puede requerir algo de práctica. El tiempo adicional necesario para dominarlo, debido al tamaño más grande de los lentes y al depósito de líquido de debajo de estos, debe tenerse en cuenta durante el proceso de adaptación.

Por estas y otras razones, los lentes de contacto esclerales suelen costar significativamente más que los lentes de contacto estándar. Pida más detalles a su profesional del cuidado ocular.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista