Exámenes oculares

Pruebas de sensibilidad al contraste

Advertisement

Una prueba de sensibilidad al contraste mide su capacidad para distinguir entre incrementos de luz y oscuridad cada vez más sutiles (contraste).

Esto difiere de las pruebas de agudeza visual comunes en un examen de la vista de rutina, las cuales miden su capacidad para reconocer letras cada vez más pequeñas en una tabla optométrica estándar.

La sensibilidad al contraste es una medida muy importante de la función visual, especialmente en situaciones de poca luz, niebla o resplandor, cuando por lo general el contraste entre los objetos y su fondo se reduce. Conducir de noche es un ejemplo de una actividad que requiere una buena sensibilidad de contraste para mayor seguridad.

Incluso si usted tiene una agudeza visual de 20/20, puede padecer de afecciones oculares o de salud que pueden disminuir su sensibilidad al contraste y hacerle sentir que no está viendo bien.

Síntomas de una baja sensibilidad al contraste

Si tiene una baja sensibilidad al contraste, lo más probable es que tenga problemas al conducir un automóvil de noche, como la dificultad para ver a los peatones caminando por calles poco iluminadas. O puede notar que sus ojos se cansan más fácilmente mientras leen o ven televisión.

Montañas en la distancia con bajo contraste

Una persona con agudeza visual normal pero poca sensibilidad al contraste puede ver los árboles en primer plano con claridad (alto contraste), pero tiene dificultad para ver, en el fondo, el contorno de las montañas contra el cielo (bajo contraste).

La baja sensibilidad al contraste también puede aumentar el riesgo de una caída si no ve que necesita bajar un escalón de un color similar al pavimento.

Además, la sensibilidad de bajo contraste puede ser un síntoma de ciertas afecciones oculares o enfermedades como las cataratas, el glaucoma o la retinopatía diabética.

Los cambios en la sensibilidad al contraste también pueden ocurrir después de una cirugía LASIK, PRK y otros tipos de cirugía refractiva.

Por ejemplo, a veces una persona a la que se le realizó una cirugía LASIK puede ver 20/20 después del procedimiento, pero se queja de mala visión de noche. Esto podría ser causado por una pérdida de sensibilidad al contraste debido a la cirugía.

Por el contrario, algunas personas logran una mejor sensibilidad al contraste y visión nocturna después del LASIK, en comparación con su visión con gafas o lentes de contacto antes del procedimiento.

En la mayoría de los casos, las personas con cataratas notan una mejora importante tanto en la agudeza visual como en la sensibilidad al contraste después de la cirugía de cataratas.

Pruebas de sensibilidad al contraste

Las pruebas de sensibilidad al contraste a menudo no se incluyen en un examen de la vista de rutina. Su oftalmólogo podría realizar la prueba como resultado de una condición visual específica que usted manifieste o porque éste sospecha que tiene una condición que está afectando  su capacidad para discernir el contraste.

La tabla de sensibilidad al contraste Pelli Robson

La tabla de sensibilidad al contraste Pelli Robson somete a prueba su capacidad de detectar letras que tienen gradualmente menos contraste con el fondo blanco a medida que sus ojos se mueven hacia el inferior de la tabla.

Probablemente el dispositivo más utilizado para probar la sensibilidad de contraste es la tabla de sensibilidad de contraste de Pelli Robson.

Al igual que la tabla optométrica de agudeza visual estándar de Snellen, la tabla de Pelli Robson consiste en líneas horizontales con letras mayúsculas. Pero en lugar de que las letras se vuelvan más pequeñas en cada línea sucesiva, es el contraste de las letras (en relación con el fondo del gráfico) lo que disminuye.

También se pueden utilizar otros dispositivos más sofisticados para probar su sensibilidad al contraste. Estos dispositivos a menudo utilizan objetivos denominados rejillas de onda sinusoidal que consisten en una serie de barras claras y oscuras, borrosas y paralelas. Estas barras pueden variar en ancho (frecuencia espacial) así como en contraste de un objetivo a otro, para brindar una evaluación más detallada de la sensibilidad de sus ojos a las diferencias de contraste.

Algunas pruebas de rejilla de onda sinusoidal incluyen una fuente de luz brillante que puede dirigirse hacia sus ojos durante la prueba para simular situaciones de deslumbramiento, como los faros que se aproximan al conducir de noche.

Si su oftalmólogo determina que necesita una prueba de sensibilidad al contraste, probablemente se administrará después de una prueba de agudeza visual estándar y antes de que sus pupilas se dilaten.

Por lo general, las pruebas se realizan mientras utiliza sus gafas o lentes de contacto si necesita corrección de la visión.

Para la evaluación de enfermedades oculares, la sensibilidad de contraste generalmente se prueba en cada ojo individualmente.

Por otras razones, como las pruebas de visión deportiva o para evaluar la visión después de la colocación de lentes de contacto, el LASIK o la cirugía de cataratas, la prueba puede realizarse con ambos ojos abiertos.

Funcionalidad de sensibilidad al contraste (CSF)

Las mediciones detalladas de sensibilidad de contraste que incluyen tanto el tamaño (frecuencia espacial) como el contraste se utilizan para trazar la función de sensibilidad al contraste (CSF, por sus siglas en inglés) de una persona.

Los objetivos de rejilla de onda sinusoidal con barras más gruesas representan bajas frecuencias espaciales; los objetivos con barras más delgadas representan frecuencias espaciales más altas. En este sentido, determinar el CSF de una persona es muy parecido a evaluar la sensibilidad de su audición, lo que implica el uso de tonos altos y bajos, así como las variaciones en el volumen.

Su función de sensibilidad al contraste es esencialmente un trazo de la curva que define el nivel de contraste más bajo que puede detectar para cada frecuencia espacial probada.

En general, los objetos con frecuencias espaciales altas (rejillas de onda sinusoidal con barras muy delgadas) deben tener un contraste significativamente mayor que los objetos con frecuencias espaciales más bajas (rejillas con barras de ancho medio) para ser detectados por el sistema visual humano.

¿Qué se puede hacer al respecto de la sensibilidad baja al contraste?

Los resultados de la prueba de sensibilidad al contraste pueden ayudar a su oftalmólogo a determinar si tiene errores de visión conocidos como aberraciones de orden superior o algún otro problema que podría corregirse con gafas especiales o cirugía ocular.

Aquí vemos el estilo Anime con cristales amarillos, de Gunnar Optiks.

Los armazones con cristales especialmente coloreados pueden mejorar el contraste. Aquí vemos el estilo Anime con cristales amarillos, de Gunnar Optiks.

Si se le diagnostica una sensibilidad de bajo contraste, su oculista puede recomendarle que use lentes correctivos con un filtro amarillo para mejorar su capacidad de discernir el contraste.

Si necesita gafas de prescripción, muchas personas descubren que se ven mejor en condiciones de poca luz cuando usan lentes que incluyen un recubrimiento antirreflejante, en comparación con usar las mismas gafas de prescripción sin el recubrimiento AR.

Además, las gafas con lentes de frente de onda personalizados a veces pueden mejorar la sensibilidad al contraste y la visión nocturna.

En algunos casos, el LASIK de frente de onda o personalizado puede reducir las aberraciones de orden superior y mejorar la sensibilidad al contraste.

Ciertas lentes intraoculares de calidad superior (IOL, por sus siglas en inglés) que se han diseñado con tecnología de frente de onda también pueden reducir las aberraciones de orden superior y mejorar la sensibilidad al contraste después de la cirugía de cataratas.

Advertisement