Página principalCuidado de ojosExámenes ocularesPrueba del ojo dominante: Cómo encontrar su ojo dominante | In English

Prueba del ojo dominante: Cómo encontrar su ojo dominante

¿Ha oído los términos "ojo dominante" y "dominancia ocular" pero no está seguro de lo que significan o de cómo realizar una prueba del ojo dominante? Estos son los datos básicos...

Ojo dominante: ¿Qué es?

El ojo dominante es el que proporciona una aportación ligeramente superior a la parte visual del cerebro y transmite con más precisión información sobre la ubicación de los objetos.

En la mayoría de los casos el término "ojo dominante" se usa para describir una condición visual normal en la que los dos ojos funcionan bien en conjunto y tienen una precisión visual relativamente igual, y un ojo es simplemente el ojo "principal" o preferido.

Pero, a veces, el término "ojo dominante" se usa para describir el ojo con una visión y un funcionamiento normal, en casos disfuncionales de ambliopía y estrabismo.

Prueba del ojo dominante

Esta es una prueba del ojo dominante sencilla para determinar cuál de los ojos es su ojo preferido:

  1. Extienda sus brazos delante de usted y cree una apertura triangular entre los pulgares y los dedos índices colocando las manos juntas con un ángulo de 45 grados (vea la animación).

  2. Con los dos ojos abiertos, centre esta apertura triangular en un objeto distante — como un reloj en la pared o la manija de una puerta.

  3. Cierre el ojo izquierdo.

  4. Si el objeto permanece centrado, el ojo derecho (el que está abierto) es su ojo dominante. Si el objeto ya no está enmarcado dentro de sus manos, el ojo izquierdo es su ojo dominante.

Esta es otra prueba sencilla del ojo dominante :

  1. Extienda un brazo, manteniendo el pulgar de esa mano hacia arriba. (O puede usar el índice en lugar del pulgar).

  2. Manteniendo los dos ojos abiertos y centrados en un objeto distante, superponga el pulgar sobre ese objeto. (No se preocupe si parece que el pulgar desparece parcialmente — eso es normal).

  3. Cierre alternativamente un ojo y después el otro.

  4. El ojo que mantiene el pulgar justo delante del objeto al cerrar el otro ojo es el ojo dominante.

Estas dos pruebas del ojo dominante están clasificadas como pruebas de "vista", ya que implican la alineación de un objetivo visual con un dispositivo de vista improvisado (que imita la "visión" del cañón de una escopeta).

Algunos estudios han demostrado que las pruebas del ojo dominante, aunque son sencillas de realizar y generalmente precisas, pueden verse afectadas por el hecho de ser diestro o zurdo (ver más abajo) y por otros factores no visuales.

Para evitar estos factores de confusión, algunos investigadores argumentan que las pruebas del ojo dominante que no son de vista pueden ser una forma más precisa de determinar cuál es el ojo dominante (lo que se denomina también dominancia visual).

En estas pruebas, el sujeto mantiene ambos ojos abiertos y se presentan estímulos visuales a cada ojo por separado, con el uso de dispositivos ópticos especiales. Esta es la limitación de las pruebas de ojo dominante que no son de vista — el equipo y la experiencia necesaria para realizarlas normalmente solo se encuentra en clínicas de visión especializadas o centros de investigación.

En la mayoría de los casos, las pruebas de vista sencillas como las que se han descrito anteriormente pueden identificar con precisión su ojo dominante.

Dominancia ocular y ser zurdo o diestro

Aunque la dominancia ocular y ser zurdo o diestro no están directamente relacionados, estas características están significativamente asociadas.

Hay estudios poblacionales que muestran que alrededor del 90 % de las personas son diestras y en el 67 % domina el ojo derecho.

Aunque las investigaciones han demostrado que las probabilidades de que en una persona diestra el ojo dominante sea el derecho son altas — aproximadamente 2,5 veces más que las probabilidades de que en esa persona domine el ojo izquierdo — es imposible predecir cuál va a ser el ojo dominante basándose solo en si se es zurdo o diestro.

No hay ojo dominante: ¿Es posible?

¿Es posible no tener un ojo dominante? Quizá, pero es poco frecuente.

Si en una prueba del ojo dominante no hay un alto grado de dominancia que sea evidente, lo más probable es que esta persona tenga una dominancia ocular mixta (que se llama también dominancia ocular alternante), en la que un ojo es dominante para ciertas funciones o tareas y el otro es dominante en otras ocasiones.

Algunas personas pueden realizar una prueba del ojo dominante de vista y hallar que el objetivo visual no está perfectamente alineado con la apertura triangular entre sus manos o pulgar (dependiendo de qué tipo de prueba de vista estén realizando), con ninguno de los dos ojos.

Existen diversos grados de dominancia ocular entre los individuos. (Lo mismo se cumple para el hecho de ser zurdo o diestro). En otras palabras, algunas personas pueden tener un ojo que es muy dominante, mientras que en otras la diferencia entre la dominancia de un ojo y otro es mucho menor.

Hasta cierto punto, sin embargo, la dominancia está muy marcada en nuestro cerebro.

Dentro de la corteza visual (la parte del cerebro que procesa la información visual) hay bandas de células nerviosas (neuronas) denominadas columnas oculares dominantes. Estas bandas de neuronas parecen responder preferentemente a la aportación de un ojo o del otro y son importantes para el desarrollo de la visión binocular.

No obstante, los investigadores también creen que existe cierto solapamiento y plasticidad en estas columnas oculares dominantes — lo que sugiere que la dominancia ocular puede ser variable, alternante y quizás incompleta en algunos casos.

Ojo dominante para el tiro, la fotografía y el deporte

¿Qué importancia práctica tiene la realización de una prueba del ojo dominante?

Saber cuál es su ojo dominante le puede ayudar a conseguir un mejor resultado en diversas actividades. Estos son algunos ejemplos frecuentes:

Si usted es diestro, pero su ojo dominante es el izquierdo, esta dominancia cruzada puede ser un reto para disparar con puntería.

Ojo dominante en el tiro. ¿Tiene problemas para acertar en objetivos móviles con una escopeta? Es posible que tenga dominancia cruzada — lo que quiere decir que su ojo dominante y su mano dominante están en lados opuestos del cuerpo.

Por ejemplo, si es un tirador diestro, pero su ojo dominante es el izquierdo, es probable que falle al dispararle por detrás a un objetivo que se mueve de izquierda a derecha o que falle al dispararle por delante a un objetivo que se mueve de derecha a izquierda. Saber esto le permitirá hacer los ajustes correctos para mejorar la precisión del tiro.

Otra opción para compensar la dominancia cruzada es mantener los dos ojos abiertos hasta justo antes de disparar. Mantener los dos ojos abiertos le permite usar el 100 % de su visión periférica y de su percepción de profundidad para prepararse para el tiro. Cerrar el ojo izquierdo con dominancia cruzada justo antes del tiro le permite hacer un ajuste en el último segundo para alinear mejor el cañón de su escopeta con el objetivo que se desplaza.

Ojo dominante en la fotografía. Saber cuál es su ojo dominante es importante a la hora de componer una fotografía al observar a través del visor de una cámara réflex digital de lente única (DSLR) o de una cámara de película similar.

Usar su ojo dominante le dará una visión preliminar precisa de la fotografía real. Usar su ojo no dominante hará que ciertos detalles se desplacen ligeramente hacia un lado o queden fuera de la fotografía.

Ojo dominante en el deporte. Si (como la mayoría de las personas) es diestro y su ojo dominante es el derecho, ciertos deportes necesitarán que coloque la cabeza correctamente para aprovechar al máximo el ojo dominante.

Por ejemplo, en el caso del baseball tiene que girar la cabeza lo suficiente al batear para que el ojo derecho dominante pueda ver claramente la rotación, la velocidad y la posición de la bola que se aproxima. Lo mismo sucede con el cricket.

Otro ejemplo es el golf. Un correcto alineamiento de los putts (e incluso de los golpes y drives lejanos) requiere un giro de cabeza adecuado para usar totalmente el ojo derecho dominante, con el fin de visualizar el golpe que está a punto de dar y colocar correctamente el cuerpo y el extremo del palo para conseguirlo.

Si se toma el deporte en serio y necesita consejos sobre cómo usar los ojos para mejorar su rendimiento deportivo, visite a un oculista especializado en visión deportiva.

Handedness and eye-dominance: a meta-analysis of their relationship. Laterality: Asymmetries of Body, Brain and Cognition. Volumen 1, número 1; 1996. Publicado online en octubre de 2010.

Mechanisms underlying decoding at 7 T: Ocular dominance columns, broad structures, and macroscopic blood vessels in V1 convey information on the stimulated eye. NeuroImage. Febrero de 2010.

A new method to assess eye dominance. Psicológica. Volumen 29, número 1; 2008.

Understanding eye dominance. Texas Parks & Wildlife Magazine. Noviembre de 2006.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista