Inicio Afecciones |  In English

Síndrome de Sjogren: causas y tratamientos

El síndrome de Sjogren es una enfermedad autoinmune que ataca y destruye las glándulas responsables de mantener los ojos, la boca y otras partes del cuerpo húmedas y lubricadas.

Por este motivo, la sequedad ocular es un síntoma común del síndrome de Sjogren.

Se desconoce la prevalencia del síndrome de Sjogren en la población mundial. Investigadores alemanes han estimado que ocurre en aproximadamente el 0,2 por ciento de la población adulta. El mismo estudio halló que es 20 veces más probable que las mujeres se vean afectadas por el síndrome en comparación con los hombres.

Según la Sjogren’s Syndrome Foundation debido a que los síntomas del síndrome de Sjogren coinciden con los de otras enfermedades, la afección suele pasar desapercibida o se diagnostica erróneamente. En promedio, pasan 2,8 años antes de recibir un diagnóstico preciso del síndrome de Sjogren, según la organización.

Causas del síndrome de Sjogren

El síndrome de Sjogren es uno de los trastornos autoinmunitarios más comunes. En estas enfermedades, los glóbulos blancos de una persona atacan sus propios tejidos y órganos, dañándolos.

No se comprende claramente por qué se desarrollan respuestas inmunitarias anormales y estas destruyen los propios tejidos del cuerpo. Por lo general, nuestro sistema inmunológico reconoce las partes de nuestro cuerpo como "benignas" y solo se activa para combatir y destruir sustancias "extrañas" u organismos dañinos, como los virus.

Las respuestas inmunitarias anormales pueden heredarse o pueden estar relacionadas con infecciones virales o bacterianas previas.

El síndrome de Sjogren puede ocurrir solo (síndrome de Sjogren primario) o puede ocurrir junto con otras enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide, lupus, enfermedad celíaca o esclerodermia (síndrome de Sjogren secundario).

Cómo saber si tiene síndrome de Sjogren

Los síntomas clásicos del síndrome de Sjogren son: sequedad ocular, boca seca, fatiga y dolor articular.

Otros síntomas incluyen:

  • Molestia con los lentes de contacto

  • Senos paranasales secos e infecciones de los senos paranasales o hemorragias nasales frecuentes

  • Dolor de boca, lengua o garganta

  • Dificultad para masticar o tragar

  • Labios secos o agrietados

  • Blefaritis

  • Piel seca y dolorida

  • Dolor muscular sin hinchazón

  • Sequedad vaginal

Algunos síntomas oculares adicionales que pueden ocurrir con el síndrome de Sjogren incluyen visión borrosa, sensación de arenilla o ardor y sensibilidad a la luz.

Su óptico puede realizarle una serie de pruebas para confirmar un diagnóstico del síndrome de Sjogren.

En una prueba común (llamada prueba de Schirmer), se inserta la punta de una pequeña tira de papel de prueba debajo del párpado inferior para medir la cantidad de lágrimas que produce durante un determinado periodo de tiempo (generalmente cinco minutos).

Otras pruebas pueden incluir el uso de tintes que dan color a sus lágrimas, tras lo cual, su óptico examinará sus ojos con un microscopio para ver cuán rápido se evaporan las lágrimas y si se ha producido algún daño relacionado con la sequedad en su córnea o la conjuntiva.

También se puede medir la cantidad y la calidad de la saliva producida en la boca. Su óptico puede pedir otras pruebas relacionadas, incluidos análisis de sangre. (Hay ciertos anticuerpos en la sangre que se encuentran comúnmente en personas con síndrome de Sjogren).

Una prueba de diagnóstico llamada Sjö (Bausch + Lomb) ofrece un medio aún más sensible y específico para detectar el síndrome de Sjogren. Además de verificar los anticuerpos tradicionales que se encuentran comúnmente en el torrente sanguíneo de los pacientes con la enfermedad, la prueba Sjö busca tres biomarcadores adicionales que son específicos del síndrome de Sjogren para una mayor precisión diagnóstica, según Bausch + Lomb.

Cómo se trata la sequedad ocular por síndrome de Sjogren

La sequedad ocular resultante del síndrome de Sjogren puede requerir un tratamiento continuo con lágrimas artificiales, ungüentos u otros remedios.

Debido a que muchas personas con síndrome de Sjogren tienen el problema de que sus lágrimas se evaporan demasiado rápido, las gotas para los ojos a base de aceite o lípidos pueden ser especialmente útiles. Estos colirios ayudan a ralentizar la evaporación de las lágrimas para que los ojos puedan permanecer humectados por más tiempo entre los parpadeos.

Su óptico también le examinará para saber si presenta un problema llamado disfunción de la glándula de Meibomio (DGM), que es una de las principales causas de la sequedad ocular por evaporación excesiva.

En esta afección, las glándulas de los párpados que secretan aceite (glándulas de meibomio) en la película lagrimal, se inflaman y se obstruyen. También puede deberse a una disminución en la cantidad o calidad de estas glándulas. Este aceite es esencial para evitar que las lágrimas se evaporen demasiado rápido. El tratamiento exitoso de la DGM puede ayudar a reducir la incomodidad de la sequedad ocular relacionada con el síndrome de Sjogren.

Para el dolor o la inflamación, es posible que también deba tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como aspirina o ibuprofeno. Si tiene un caso grave de síndrome de Sjogren, su médico también puede recomendarle medicamentos inmunosupresores.

Efectos secundarios del síndrome de Sjogren

Debido a que la sequedad ocular crónica es uno de los principales síntomas del síndrome de Sjogren, debe asegurarse de que sus ojos estén lubricados para evitar daños que puedan provocar cicatrices e infecciones en el ojo.

El síndrome de Sjogren también puede causar sequedad de la boca, lo cual puede provocar caries o incluso la pérdida de dientes. Puede ser necesario el uso de lubricantes bucales (saliva artificial) para mantener la boca adecuadamente húmeda y ayudar a la deglución.

Además, las personas con síndrome de Sjogren tienen más probabilidades de desarrollar linfoma (cáncer del sistema linfático, que contiene glóbulos blancos, los cuales desempeñan un papel importante en la lucha contra enfermedades). Los ganglios linfáticos pueden agrandarse o hincharse.

El síndrome de Sjogren también puede provocar vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos), lo cual puede causar problemas en todo el cuerpo.

Las mujeres embarazadas diagnosticadas con síndrome de Sjogren deben informar a su médico de cabecera. Ciertas proteínas producidas por el sistema inmunológico que son capaces de atacar otras proteínas potencialmente beneficiosas del cuerpo pueden transmitirse a los bebés.

Cómo prevenir la sequedad ocular y otros síntomas del síndrome de Sjogren

No se conoce ninguna forma de prevenir el síndrome de Sjogren, pero estas medidas pueden ayudar a aliviar los síntomas:

Expandable

Usar lágrimas artificiales y beber mucha agua puede aliviar los síntomas del síndrome de Sjogren.

  • Beba más líquidos, especialmente agua.

  • Mastique chicles sin azúcar o chupe caramelos duros para humedecer la boca.

  • Use regularmente lágrimas artificiales y ungüentos para mantener sus ojos húmedos. (Su óptico puede recomendarle las mejores marcas para sus necesidades).

  • Use un aerosol de solución salina para la nariz.

  • Instale un humidificador en su hogar para ayudar a reducir la sequedad de ojos, nariz, boca y piel.

  • Informe a su óptico sobre cualquier medicamento que esté tomando, ya que algunos, como los antihistamínicos para las alergias, pueden provocar sequedad.

  • Use lubricantes vaginales si es necesario.

  • No fume y evite el alcohol.

Recursos sobre el síndrome de Sjogren

Si tiene el síndrome de Sjogren o conoce a alguien que lo padezca, puede obtener información adicional y acceder a grupos de apoyo y seminarios para pacientes a través de la Sjogren's Syndrome Foundation.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista