Página principalCondicionesCondiciones de los ojos | In English

Ojos amarillos: causas y tratamiento

¿Sus ojos se están volviendo amarillentos? Las causas pueden ser ictericia, algunos medicamentos o diferentes afecciones médicas, algunas de las cuales son muy graves.

Este artículo le proporciona la información que necesita saber sobre los ojos amarillos y lo que puede hacer al respecto.

¿Qué causa los ojos amarillos?

La esclerótica (el blanco del ojo) siempre debería ser, como es obvio, blanca. Si esta parte de su ojo se ve enrojecida o descolorida, es hora de visitar a un oculista para determinar qué está causando el cambio de color.

Un tipo de decoloración de la parte frontal del ojo es la ictericia conjuntival, que es el término médico para los ojos amarillos. (A veces, también se usa el término ictericia escleral para describir los ojos amarillos.)

Los ojos amarillos generalmente son un síntoma de ictericia, que es una decoloración de la piel y los ojos causada por niveles elevados de un pigmento llamado bilirrubina.

La ictericia ocurre en recién nacidos, niños y adultos, aunque su causa generalmente difiere según el grupo de edad. Si bien no es una enfermedad en sí misma, la ictericia es una señal de que el hígado, la vesícula biliar y los conductos biliares no funcionan como deberían.

Una de las funciones del hígado es eliminar del cuerpo la bilirrubina, un producto de desecho de color amarillo-anaranjado, formado por glóbulos rojos viejos o anormales.

En circunstancias normales, el hígado filtra la bilirrubina de la sangre, formando un líquido llamado bilis que fluye a través de los conductos biliares hasta la vesícula biliar adyacente, donde es almacenada y finalmente excretada por el cuerpo.

Cuando el hígado está dañado y hay una acumulación de bilirrubina en la sangre, esta se manifiesta como tinte amarillo en los ojos y la piel. Las concentraciones más altas de bilirrubina producen un tono marrón.

La aparición de ictericia es gradual y puede pasar desapercibida al principio, pero suele aparecer primero en el blanco de los ojos.

“Debido a que el blanco de los ojos no contiene el pigmento que se encuentra en la piel, la decoloración amarilla tiende a ser más notoria,” dice Tammy Than, optometrista, miembro de la American Academy of Ophthalmology (FAAO) y presidenta del Comité de Comunicaciones de la American Academy of Optometry.

Añade que, si bien la ictericia cambia el color de los ojos, no afecta la visión.

¿NECESITA UNA EXPLORACIÓN OCULAR? Busque a un oculista cerca de usted y programe una cita.

Afecciones asociadas a los ojos amarillos

La ictericia es relativamente común en los recién nacidos.

Según el NHS, alrededor del 60 % de todos los bebés desarrollan ictericia. Los bebés que nacen prematuramente tienen especial riesgo, porque sus hígados no son lo suficientemente maduros para procesar la bilirrubina.

Los casos leves de ictericia infantil generalmente desaparecen por sí solos, y solo uno de cada 20 bebés afectados requiere intervención. El tratamiento estándar para la ictericia moderada es la fototerapia para reducir los niveles de bilirrubina, y la recuperación suele ser rápida.

La ictericia es mucho menos común en niños mayores y adultos. En estos casos, generalmente se sospecha que la causa es alguna afección subyacente más grave que requiere tratamiento médico. Al igual que con los recién nacidos, el hígado es el primer foco cuando niños y adultos desarrollan ictericia.

La infección o inflamación del hígado (hepatitis) daña este órgano y afecta su capacidad para procesar correctamente la bilirrubina, lo que resulta en ictericia hepatocelular.

Las enfermedades autoinmunes que atacan el sistema inmunológico del cuerpo también pueden causar hepatitis. Los virus de la hepatitis A, B y C pueden infectar las células del hígado y causar hepatitis aguda (de corta duración) o crónica (de larga duración) y ojos amarillos.

A veces, uno o más de los conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar para su almacenamiento se ven bloqueados por cálculos biliares. Cuando la bilis no puede fluir correctamente, se acumula en la sangre. Esta afección se conoce como ictericia obstructiva.

La cirrosis, una etapa tardía de la cicatrización del hígado, reduce la capacidad del hígado para filtrar la bilirrubina. La cirrosis es causada por muchas formas de enfermedades hepáticas, incluida la hepatitis, la enfermedad hepática grasa no alcohólica y el alcoholismo crónico, todas las cuales pueden causar ojos amarillos.

Otras afecciones médicas que pueden causar ojos amarillos incluyen:

  • Pancreatitis aguda,o infección del páncreas.

  • Algunos cánceres,incluido el cáncer de hígado, de páncreas y de la vesícula biliar.

  • Anemia hemolítica,un trastorno congénito de la sangre que ocurre cuando la sangre carece de glóbulos rojos sanos.

  • Malaria,una infección de la sangre transmitida por mosquitos.

  • Ciertos trastornos sanguíneos que afectan la producción y la vida útil de los glóbulos rojos, incluida la anemia drepanocítica.

  • Trastornos genéticos raros que afectan la forma en la que el hígado procesa la bilirrubina.

Algunos medicamentos específicos, incluido el acetaminofén de venta libre (cuando se toma en exceso) y medicamentos recetados como la penicilina, los anticonceptivos orales, la clorpromazina y los esteroides anabólicos, también pueden causar ojos amarillos.

Pinguécula: No tiene los ojos amarillos, pero…

Otra afección a veces asociada con los ojos amarillos es la pinguécula.

Una pinguécula es un abultamiento amarillento que puede desarrollarse sobre una parte de la esclerótica, lo que le da a esta parte del ojo una apariencia amarilla.

No todo el ojo se pone amarillo, sino solo la parte cubierta por la pinguécula.

Se cree que las pinguéculas son causadas por una exposición excesiva a los rayos ultravioleta del sol. Si una pinguécula se vuelve grande y molesta, el crecimiento amarillento puede eliminarse quirúrgicamente.

Tratamiento de ojos amarillos

El tratamiento de los ojos amarillos se centra en la afección médica subyacente.

“El color amarillento de los ojos en sí no se trata, pero una vez que se trata la afección que causa el aumento de bilirrubina, la decoloración amarilla de los ojos debería mejorar”, comenta.

Si bien los ojos amarillos pueden ser el signo más visible de ciertas afecciones, otros síntomas que acompañen a la decoloración de los ojos también son importantes para determinar la naturaleza del problema de salud.

Estos síntomas pueden incluir picazón en la piel, sensación de tener el estómago lleno, fatiga, fiebre, heces pálidas, orina oscura, pérdida de apetito, náuseas y pérdida repentina de peso.

El mejor tratamiento para los ojos amarillos se determina mediante una serie de pruebas, incluida una que mide la cantidad de bilirrubina en sangre, un hemograma completo y otras pruebas hepáticas.

Los resultados de la prueba, junto con una revisión de los síntomas, el historial médico, un examen físico y posiblemente pruebas de diagnóstico por imágenes, ayudarán a determinar el diagnóstico correcto.

Si se descubre que la causa subyacente de los ojos amarillos es una infección como la hepatitis C o la malaria, se pueden recetar antibióticos o medicamentos antimicóticos o antivirales.

Si el consumo de alcohol o drogas es parte del diagnóstico, el abandono de esas sustancias iniciará el proceso de curación.

La dieta también puede jugar un papel importante. El hígado procesa y metaboliza la mayoría de los nutrientes digeridos y trabaja más cuando los alimentos son difíciles de digerir. Esto incluye grandes cantidades de azúcares refinados, sal y grasas saturadas.

Se aconseja a las personas con ictericia que se mantengan bien hidratadas y consuman alimentos más saludables para el hígado: frutas y verduras, cereales integrales, proteínas magras, frutos secos y legumbres.

A medida que el hígado comienza a sanar con el tratamiento, la ictericia y los ojos amarillos desaparecerán.

En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para corregir un factor contribuyente, como un conducto biliar bloqueado.

¿Tiene los ojos amarillos? Consulte a un oculista

Si sospecha que sus ojos se están volviendo amarillos, consulte a un oculista inmediatamente.

Después de explorar sus ojos a fondo, su oculista podría referirlo a un médico si se sospecha que existe una afección médica subyacente.

Los ojos amarillos no deben ignorarse. Si la causa subyacente es una enfermedad hepática u otra afección médica, se necesita un diagnóstico y tratamiento oportuno para prevenir complicaciones graves, incluido el daño del órgano.

¿PREOCUPADO POR SUS OJOS AMARILLOS? DEBERÍA ESTARLO: Encuentre a un oculista cerca de usted y programe una cita tan pronto pueda.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista