¿Es el "ojo morado" una afección grave?

Un ojo morado (o "mancha negra" —"shiner" en inglés—) tiene lugar cuando los fluidos se acumulan en los tejidos que rodean el ojo por una lesión cerca del mismo.

Técnicamente, un ojo morado es un hematoma o decoloración ocasionada por la rotura de los vasos sanguíneos debajo de la superficie de la piel. Como otros hematomas, en general el ojo morado es acompañado de hinchazón.


En forma similar a los demás hematomas en el cuerpo, un ojo morado es causado en general por un traumatismo por un objeto contundente: una lesión sin penetración originada por un impacto. Pero también pueden existir otras causas.

¿Qué es un ojo morado?

El término clínico para ojo morado es hematoma periorbital. Si bien más difícil de pronunciar, este término médico describe más precisamente el trastorno: se trata de una acumulación de sangre (hematoma) ubicada en los tejidos que rodean el ojo, no en su interior (periorbital).

Ojo morado
El ojo morado puede afectar el área por debajo del ojo, o puede rodearlo por completo.

Cualquier traumatismo por un golpe contundente en la cavidad del ojo o en áreas cercanas puede dañar los pequeños vasos sanguíneos por debajo de la piel y ocasionar una filtración de sangre, que tendrá como consecuencia el desarrollo de un ojo morado o "mancha negra".

(Se desconoce el origen y significado del término en inglés, proveniente de la jerga popular, "shiner." Algunos diccionarios afirman que el término se originó alrededor del año 1904. Es posible que haya surgido debido a que la piel que recubre el ojo morado algunas veces parece algo brillosa. Otra teoría es que un ojo morado de vez en cuando luce como si la persona se hubiese aplicado alrededor del ojo una mancha negra con una pomada utilizada para lustrar zapatos.)

Debido a que la piel facial alrededor de la cavidad ocular es relativamente fina y translúcida, incluso una leve acumulación de sangre puede ocasionar una decoloración muy notoria. Asimismo, ya que el tejido del área es relativamente laxo o flojo, la filtración de fluidos de los vasos sanguíneos se acumula alrededor del ojo con mucha facilidad, con la consecuencia de un ojo morado hinchado.

¿Cuál es la causa del ojo morado?

Los ojos morados en general son causa de un accidente en el cual un objeto golpea el área que rodea los ojos. Estos accidentes pasan por infinidad de razones, desde practicar deportes a simplemente golpearse con algo.

Otras causas comunes son la cirugía plástica de ojos, infecciones sinusales y cirugía de nariz. Incluso los trabajos y las infecciones dentales algunas veces pueden causar un ojo morado.

Entre las causas más graves de ojos morados están la celulitis (infección grave alrededor de los ojos) y fractura de cráneo, que tiende a dar lugar a los dos ojos morados, por lo cual a veces se lo llama "ojos de mapache".

Un trastorno grave que puede acompañar a un ojo morado es una hemorragia dentro de la parte anterior del ojo (entre el lado posterior de la córnea y el frente del iris). Su nombre es hifema y constituye una emergencia médica, ya que puede causar un aumento de la presión ocular y pérdida de la visión por glaucoma si no es tratado.

Otro trastorno que con frecuencia acompaña al ojo morado es la aparición de una mancha color rojo brillante en lo "blanco" del ojo (esclera). Su nombre es hemorragia subconjuntival y, si bien luce bastante atemorizante, habitualmente no es grave y se resuelve sin tratamiento, en un par de semanas.

Tratamiento del ojo morado

En la mayoría de los casos, un ojo morado es como cualquier otro hematoma y no es causa de mayor preocupación.

Sin embargo, siempre es importante que el profesional de la visión examine el ojo morado antes de intentar una cura por uno mismo. A fin de evaluar la gravedad de un ojo morado, observe la presencia de los siguientes síntomas, y si encuentra alguno, solicite atención médica inmediata.

  • Sangre dentro del ojo (hifema)
  • Hemorragia por los oídos o nariz
  • Mareos, desmayos o pérdida de conciencia
  • Cambios en la visión, como por ejemplo visión borrosa, visión doble, pérdida de visión o la aparición de destellos de luz o cuerpos flotantes
  • Vómitos
  • Incapacidad de mover el ojo
  • Cambios en la conducta o letargo
  • Dolor intenso
  • Hematomas alrededor de los dos ojos
  • Dolor de cabeza persistente
  • Señales de infección, tales como calor, enrojecimiento, pus o fiebre
  • Hinchazón excesiva o que no puede deberse a una lesión

Para tratar un ojo morado leve en su casa, aplique compresas frías lo antes posible una vez producida la lesión. Una bolsa de chícharos congelados es más práctico que cubos de hielo, ya que se adapta con más facilidad a la cara. Otra opción es enfriar una cuchara de metal en la heladera, y luego aplicar con cuidado su lado posterior en las diferentes partes del área con hematoma.

Nunca aplique carne cruda en un ojo morado, porque puede aumentar en gran medida el riesgo de infección. (Guarde el filete para la parrilla)

Se pueden aplicar compresas frías por períodos de aproximadamente 15 a 20 minutos y volver a hacerlo cada hora. Esto ayudará a estrechar los vasos sanguíneos y limitar la hinchazón.

Para reducir el dolor, los analgésicos de venta libre como Tylenol pueden ser de ayuda. (Evite la aspirina, ya que es anticoagulante y por lo tanto puede empeorar el aspecto del ojo morado)

Frente a un ojo morado más grave, el profesional de la visión podrá recomendar tratamientos adicionales.

Cómo quitarse un ojo morado

Habitualmente, el ojo morado desaparece en un par de semanas. Durante este período de sanación, es importante proteger el ojo de un daño adicional; conviene evitar cualquier actividad en la que podría ocurrir otra lesión.

Seguramente notará que el color del ojo morado cambiará a medida que se cura. No es poco común que tome matices de violeta, azul, y hasta verde o amarillo.

Si bien no existe una cura mágica para hacer desaparecer un ojo morado de la noche a la mañana, existen varias medidas que pueden ayudar a acelerar el proceso de sanación, para que el ojo se vea y se sienta mejor en menos tiempo.

Ojo morado
Un ojo morado leve puede verse rojo al principio, luego oscurecerse e hincharse con el tiempo.

Ojo morado
A medida que el ojo morado comienza a curarse, puede tornarse violeta, azul, verde e incluso amarillo.
  • Comience con frío. Apenas sucedida la lesión, aplique la bolsa de chícharos congelados, la cuchara helada u otro método para bajar la temperatura del área alrededor del ojo tan pronto sea posible, y luego frecuentemente durante las primeras 24 horas.
  • Pase al calor. Al cabo de uno o dos días de aplicar bolsas frías, intente con cuidado aplicar compresas tibias (no calientes) en el ojo morado. Ello aumentará el flujo sanguíneo al área y facilitará la curación.
  • Masajee suavemente el área alrededor del hematoma (no el ojo morado mismo) durante los días siguientes a la lesión. Así se puede ayudar a activar el sistema linfático en el área del hematoma y acelerar el proceso de sanación.
  • Pruebe la piña. Esta fruta tropical contiene una mezcla de enzimas que reducen la inflamación y aceleran la curación, lo que puede ayudar a que el ojo morado desaparezca más rápido.
  • Vitamina C. Si bien la vitamina C puede tener más efectos para reducir la facilidad con que se forman hematomas (fortaleciendo los vasos sanguíneos, reduciendo la tendencia a filtraciones al sufrir un traumatismo por un golpe), también puede ayudar a acelerar la curación del ojo morado.
  • Extracto de zarzamora (bilberry). Pariente del arándano azul (blueberry) y del arándano rojo (cranberry), la zarzamora contiene potentes antioxidantes que pueden ayudar a reducir o eliminar los hematomas al aumentar la eficacia de la vitamina C y fortalecer los vasos capilares.

En la mayoría de los casos, observará una mejora notoria en la apariencia del ojo morado en el correr de una semana.

Cómo evitar un ojo morado

Para reducir el riesgo de sufrir de un ojo morado, siempre recuerde usar gafas de seguridad, protección visual para deportes o incluso cascos protectores con defensa facial cuando realice actividades potencialmente peligrosas, incluyendo practicar deportes.

El uso del cinturón de seguridad es también esencial y reduce en gran medida el riesgo de sufrir un ojo morado por accidentes automovilísticos, si bien leves.

Además, existen pasos que puede tomar en su casa para evitar un ojo morado. Por ejemplo, no deje objetos en las escaleras, ya que puede llevar a una caída y una lesión en los ojos. Las alfombras pueden también ser un riesgo de tropiezo, por lo que asegúrese de que permanezcan planas y sin arrugas.

Volver al inicio

Amy HellemAcerca del autor: Amy Hellem es escritora, editora e investigadora especializada en la salud de los ojos y otras áreas médicas. Fue editora en jefe de las revistas oftálmicas profesionales Review of Optometry y Review of Cornea & Contact Lenses y actualmente es presidenta de Hellem Consulting, LLC.

Página actualizada en última revisión septiembre 2017