Migrañas oculares (o migrañas oftálmicas)

Las migrañas oculares son trastornos visuales indoloros y temporales que pueden afectar uno o ambos ojos. Si bien pueden ser atemorizantes, las migrañas oculares en general son inofensivas y pueden resolverse sin medicación en 20 o 30 minutos.


Las migrañas oculares sin dolor pueden aparecer repentinamente, creando la sensación de estar mirando a través de una ventana rota. El trastorno visual que acompaña la afección se extiende por el campo de visión y habitualmente desaparece en 30 minutos. [Agrandar]

Otros términos utilizados por los doctors para describir las migrañas oculares son migrañas oftálmicas, migrañas retinales y migrañas oculares.

Si un trastorno de la visión del tipo de migraña ocular es seguido de un dolor de cabeza con palpitaciones, y en general a un lado de la cabeza, esto se llama "migraña con aura" (antes llamada migraña clásica), y el trastorno visual es denominado "un aura" más que una migraña ocular.

Un dolor de cabeza del tipo de migraña sin trastornos visuales que lo precedan es denominado "migraña sin aura" (antes llamado migraña común).

Las auras de las migrañas son de naturaleza visual, pero pueden incluir trastornos de oído, del habla o del olfato; un adormecimiento progresivo u hormigueo en la cara, brazos o piernas; o una debilidad generalizada.

También es posible, si bien menos común, que una migraña ocular y un dolor de cabeza de tipo migraña tengan lugar en forma simultánea, lo que ocasiona trastornos visuales y dolor unilateral (de un lado) o bilateral (de ambos lados) de cabeza al mismo tiempo, o que una migraña ocular tenga lugar a continuación de un dolor de cabeza de tipo migraña.

Síntomas de la migraña ocular

Las personas con migrañas oculares pueden manifestar una variedad de síntomas visuales.

Quizás usted vea una zona ciega pequeña que se agranda (escotoma) en la visión central, con luces brillantes, destellos o parpadeos (centelleos), o líneas en zig zag y en ondas alrededor de la zona ciega. La zona ciega en general se agranda y es posible que se mueva dentro del campo de visión.

Todo este fenómeno de la migraña puede terminar en tan solo unos minutos, pero habitualmente demora hasta 30 minutos.

Alrededor del 60 % de quienes sufren de migraña también experimentan un "prodromo" que se presenta días o semanas antes del ataque de migraña. Los síntomas de un prodromo de migraña pueden ser sutiles e incluir cambios de humor, ansias por ciertas comidas, o un sentimiento general de cansancio.

¿Cuál es la causa de una migraña ocular?

Se cree que las migrañas oculares tienen las mismas causas que los dolores de cabeza de tipo migraña.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las migrañas "casi con certeza" tienen una base genética, y algunos estudios afirman que el 70 % de las personas que sufren de este trastorno tienen antecedentes familiares de dolores de cabeza de tipo migrañas.

Parecería que las migrañas son desencadenadas por la activación de un mecanismo profundo del cerebro, que libera sustancias inflamatorias alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza y el cerebro. Pero cuándo sucede esto y qué ocasiona la resolución espontánea de una migraña ocular sigue siendo un hecho desconocido.

Estudios de imagenología también han revelado que ocurren cambios en el flujo sanguíneo hacia el cerebro durante las migrañas oculares y auras visuales, pero se desconoce la causa subyacente de estos cambios.

Con más frecuencia, las migrañas afectan a adultos en sus 30 y 40 años, pero a menudo comienzan en la pubertad y también pueden afectar a niños. Las mujeres tienen tres veces más de probabilidades que los hombres de tener migrañas.

Aunque no se disponen de estadísticas específicas sobre las migrañas oculares, aproximadamente un 15 % o 18 % de las mujeres y un 6 % de hombres en Estados Unidos sufren de dolores de cabeza de tipo migrañas, según la OMS.

Los desencadenantes de la migraña común que hacen que una persona susceptible tenga un ataque de migraña (inclusive las migrañas oftálmicas u oculares) se relacionan con determinados alimentos, como quesos añejados, bebidas con cafeína, vino tinto, carnes ahumadas y chocolate.

Los aditivos alimenticios, como el glutamato monosódico (MSG), y los edulcorantes artificiales también pueden desatar migrañas en algunos individuos.

Otros desencadenantes potenciales de migraña incluyen fumar cigarrillos, perfumes y otros aromas fuertes, luces brillantes o titilantes, falta de sueño y estrés emocional.

Advertisement

Tratamiento y prevención de la migraña ocular

Debido a que generalmente son inocuas y se resuelven por sí mismas en el transcurso de media hora, las migrañas oculares habitualmente no requieren de tratamientos.

Si usted está manejando o realizando otras tareas que exigen un buena visión al desencadenarse la migraña ocular, deje de hacer lo que está haciendo y relájese hasta que su visión vuelva a la normalidad. (Si está manejando, estacione al lado del camino apenas pueda hacerlo en forma segura, y espere a que los trastornos de visión pasen completamente.)

Si experimenta trastornos visuales que son parte de una migraña con aura, o desea evitar futuras migrañas oftálmicas o dolores de cabeza de tipo migraña, sería buena idea concurrir a su médico general para realizarse un examen y consultarlo sobre esta afección.

Al mismo tiempo, debería considerar someterse a un examen ocular completo por parte de un optometrista u oftalmólogo siempre que experimente síntomas poco comunes de la visión para descartar afecciones peligrosas para la vista como un desprendimiento de retina, que exige atención inmediata.

Su médico le puede aconsejar los medicamentos más actuales para el tratamiento de las migrañas, inclusive fármacos diseñados para prevenir futuros ataques. Las personas que experimentan migrañas que duran más de 24 horas, o que sufren de dos migrañas por mes, en general son buenos candidatos para un tratamiento médico preventivo.

También es una buena idea llevar un diario de su dieta y actividades antes de los episodios de migraña ocular o migraña con aura, para ver si es posible identificar desencadenantes que pueda evitar en el futuro.

Si sus migrañas oculares o dolores de cabeza de tipo migraña parecen estar relacionadas con el estrés, podría reducir la frecuencia de los ataques de migraña sin medicamentos, simplemente:

  • Comiendo alimentos saludables con regularidad
  • Evitando los desencadenantes comunes de la migraña
  • Durmiendo lo aconsejable
  • Probando a practicar actividades como yoga o masajes, que eliminan el estrés AAV

Volver al inicio

Gary Heiting, OD también contribuyó con este artículo.

Página actualizada en abril de 2018