Inicio Afecciones » Herpes ocular |  In English

Herpes ocular


  1. Formas
  2. Signos y síntomas
  3. Causas

Causado por el virus del herpes simple tipo 1, el herpes ocular es una infección viral común y recurrente que afecta a los ojos. Este tipo de virus del herpes puede causar inflamación y cicatrización de la córnea, lo que a veces se denomina úlcera corneal profunda. El herpes ocular se puede transmitir a través del contacto estrecho con una persona infectada cuyo virus esté activo.

El National Eye Institute (NEI) de EE. UU. dice que aproximadamente 400 000 estadounidenses han experimentado algún tipo de herpes ocular, y cada año se producen cerca de 50 000 casos nuevos y recurrentes.

Tipos de herpes ocular

Existen varios tipos de herpes ocular, desde una simple infección hasta una afección que puede incluso causar ceguera:

La queratitis herpética es el tipo más común de herpes ocular y es una infección corneal viral. El herpes ocular de este tipo generalmente afecta solo a la capa superior, o el epitelio, de la córnea y suele curarse sin dejar cicatrices.

La queratitis estromal se produce cuando la infección afecta las capas más profundas de la córnea. Esto puede provocar cicatrices, pérdida de visión y, ocasionalmente, ceguera. Se cree que la queratitis estromal es causada por una respuesta inmunitaria tardía a la infección original. Según el NEI, aproximadamente el 25 % de los casos nuevos y recurrentes de infecciones oculares por herpes dan lugar a una queratitis estromal.

La iridociclitis es un tipo grave de herpes ocular en el que el iris y los tejidos circundantes dentro del ojo se inflaman, lo que provoca una gran sensibilidad a la luz, visión borrosa, dolor y enrojecimiento de ojos. La iridociclitis es un tipo de uveítis que afecta las partes más frontales del interior del ojo. Cuando esta infección se produce en la retina o en el revestimiento interior de la parte posterior del ojo, se conoce como retinitis herpética.

Síntomas y signos del herpes ocular

Hay varios signos y síntomas que están asociados con un brote de herpes ocular. Puede experimentar inflamación de la córnea, que puede causar irritación o dolor ocular repentino e intenso. Además, la córnea puede volverse opaca, lo que da lugar a una visión borrosa.

Otras características del herpes ocular incluyen:

Debido a estos numerosos síntomas, puede que su oculista pase por alto un diagnóstico inicial de herpes ocular en sus primeras etapas.

¿Qué causa el herpes ocular?

El herpes ocular se transmite a través del contacto con otra persona que esté teniendo un brote, o mediante el contacto y la contaminación durante una infección de herpes activa (como un herpes labial).

El virus del herpes simple se introduce en el cuerpo a través de la nariz o la boca y llega hasta los nervios, donde puede estar inactivo. El virus puede permanecer latente durante años y es posible que nunca se active.

Se desconoce la causa exacta de tal brote, pero los factores relacionados con el estrés como la fiebre, las quemaduras solares, los procedimientos quirúrgicos o dentales importantes y los traumatismos suelen estar asociados con estos episodios.

Según el NEI, una vez que se produce el brote inicial, el herpes ocular no tratado tiene aproximadamente entre un 40 % y un 50 % de posibilidades de volver a aparecer. No existe un periodo de tiempo específico en el que reaparezca el herpes ocular; podrían transcurrir desde varias semanas hasta varios años después del primer brote. Aunque los síntomas generalmente se presentan en un solo ojo, el virus también podría afectar el otro ojo.

Tratamiento del herpes ocular

El tratamiento del herpes ocular depende de dónde se encuentra la infección en el ojo: en el epitelio corneal, el estroma corneal, el iris, la retina, etc. Algunos tratamientos del herpes ocular pueden agravar el brote y, por lo tanto, deben considerarse caso por caso.

Si la infección de la córnea es solo superficial, normalmente se puede aliviar con colirio o pomadas antivirales para los ojos o pastillas antivirales por vía oral.

Zirgan (Sirion Therapeutics) está aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) como tratamiento antiviral tópico para el herpes ocular. El tratamiento (gel oftálmico de ganciclovir, 0,15 %) consiste en la aplicación de gotas para los ojos cinco veces al día hasta que cicatrice la úlcera corneal. No debe llevar lentes de contacto mientras esté en tratamiento con Zirgan, comercializado en Europa bajo el nombre de Virgan.

Otros tratamientos para las infecciones oculares por herpes incluyen las gotas para los ojos Viroptic (trifluridina) y la pomada Vira-A (vidarabina).

Además, en el estudio Acyclovir Prevention Trial (APT), los científicos hallaron que el fármaco antiviral aciclovir, administrado por vía oral, reducía en un 41 % la probabilidad de que reapareciera cualquier tipo de herpes ocular en pacientes que habían tenido la infección el año anterior. Estos mismos investigadores también observaron una reducción del 50 % en la tasa de reaparición del tipo más grave de la enfermedad, la queratitis estromal.

Las gotas de esteroides pueden ayudar a disminuir la inflamación y prevenir la cicatrización de la córnea cuando la infección aparece en las capas más profundas de la córnea. Las gotas de esteroides casi siempre se usan simultáneamente con gotas antivirales.

Las gotas de esteroides disminuyen la eficacia del sistema inmunitario del ojo, por lo que las personas con antecedentes de herpes ocular deben usar solo las que su óptico les recete específicamente.

Es sabido que las gotas de esteroides causan una infección recurrente por herpes ocular en pacientes susceptibles. Además, se puede usar un colirio antibiótico junto con un lente de contacto terapéutico para prevenir una infección bacteriana secundaria mientras se trata la infección ocular por herpes.

Es posible que se requiera cirugía si se forman cicatrices en la córnea y los tratamientos, incluidos los esteroides, no ayudan a curar el centro de la córnea. En los casos en que la cicatrización corneal es permanente, un trasplante de córnea puede restaurar la visión.

Aunque el herpes ocular no tiene cura, el tratamiento puede ayudar a controlar los brotes.

Referencias y Notas

Incidence, recurrence, and outcomes of herpes simplex virus eye disease in Olmsted County, Minnesota, 1976-2007: the effect of oral antiviral prophylaxis. Archives of OphthalmologySeptiembre de 2010.

Acyclovir for the prevention of recurrent herpes simplex virus eye disease. The New England Journal of MedicineJulio de 1998.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista