InicioAfecciones ocularesDisfunción de las glándulas de Meibomio |  In English

Disfunción de las glándulas de Meibomio (DGM): ¿es la causa de sus ojos secos?

glándulas de meibomio

Puede que la disfunción de las glándulas de Meibomio sea uno de los problemas oculares más comunes de los que nunca ha oído hablar.

Las glándulas de Meibomio son un tipo particular de glándula presente en los párpados. Las glándulas de Meibomio llevan el nombre de Heinrich Meibom, el médico alemán que las describió y dibujó por primera vez en 1666.

Hay alrededor de 25 a 40 glándulas de Meibomio en el párpado superior y de 20 a 30 en el párpado inferior. La función de estas glándulas es secretar aceites en la superficie del ojo. Estos aceites ayudan a evitar que las lágrimas se evaporen demasiado rápido.

La disfunción de las glándulas de Meibomio (DGM) es un bloqueo o alguna otra anomalía en las glándulas de Meibomio que impide que estas segreguen suficiente aceite en las lágrimas. Debido a que la película lagrimal en la superficie del ojo se evapora demasiado rápido, la DGM se asocia con la sequedad ocular.También está relacionada con un problema de los párpados llamado blefaritis.

Otro nombre para la disfunción de las glándulas de Meibomio es "meibomianitis".

Factores de riesgo de la DGM

Hay varios factores que pueden aumentar su riesgo de tener disfunción de las glándulas de Meibomio.

Al igual que el riesgo de sequedad ocular, el riesgo de DGM aumenta con la edad. Las personas mayores de 40 años tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollarla que los niños o los adultos jóvenes.

En un estudio realizado en 233 adultos mayores (91 por ciento hombres; edad promedio de 63 años) se halló que el 59 por ciento presentaba al menos una de las señales de disfunción de las glándulas de Meibomio.

El origen étnico también puede influir. Una revisión extensa de la investigación publicada sobre la DGM mostró que algunos estudios han concluido que hasta el 69 % de las poblaciones asiáticas en Tailandia, Japón y China tienen disfunción de las glándulas de Meibomio.

En comparación, otros estudios han hallado que solo un máximo de 20 % de los blancos no hispanos en los EE. UU. y Australia presentan DGM.

El uso de maquillaje para los ojos es otro factor que contribuye a la DGM. El delineador de ojos y otros maquillajes pueden obstruir las aberturas de las glándulas de Meibomio. Esto es especialmente cierto si no se limpian bien los párpados y no se elimina todo rastro de maquillaje de ojos antes de ir a dormir.

Algunos investigadores creen que llevar lentes de contacto también puede incrementar el riesgo de DGM. Las investigaciones recientes han demostrado que las alteraciones de las glándulas de Meibomio están asociadas con el uso de lentes de contacto, y que dejar de llevar lentes de contacto por hasta seis meses no elimina estos cambios.

Sin embargo, no está claro si el uso de lentes de contacto realmente causa disfunción de las glándulas de Meibomio, y la mayoría de los investigadores dicen que deben realizarse estudios adicionales para determinar si las personas que usan lentes de contacto tienen un mayor riesgo de DGM.

¿Cómo se detecta la DGM?

Los síntomas de la disfunción de las glándulas de Meibomio (ojos rojos, sensación de arenilla, picor de ojos y visión borrosa) son prácticamente los mismos que los del síndrome del ojo seco.

Solo un óptico puede confirmarle si padece de DGM.

Una técnica simple que su óptico podría usar para detectar la DGM es aplicar presión en el párpado para ver cómo este secreta el contenido de las glándulas de Meibomio. La observación de estas secreciones a menudo puede permitir a un oculista con la formación adecuada determinar si tiene disfunción de la glándula de Meibomio.

Debido a que la disfunción de las glándulas de Meibomio afecta la estabilidad de la película lagrimal, su óptico también puede evaluar la calidad, cantidad y estabilidad de sus lágrimas.

Una prueba común se llama prueba del tiempo de ruptura lagrimal (TBUT). Este procedimiento simple e indoloro implica la aplicación de una pequeña cantidad de tinte a la película lagrimal en la superficie frontal del ojo. A continuación, su óptico examina su ojo con una luz azul cobalto (que hace que sus lágrimas brillen) para ver cuán rápido la película lagrimal pierde su estabilidad (se rompe) en el ojo.

Tratamientos para la disfunción de las glándulas de Meibomio

En el pasado, el tratamiento típico recomendado para la DGM era la aplicación de compresas tibias en los párpados, seguido de un masaje en los párpados. El objetivo de este tratamiento era derretir y hacer salir cualquier aceite coagulado que obstruyera las aberturas de las glándulas de Meibomio.

Lamentablemente, las compresas tibias y los masajes generalmente no son suficiente para tratar adecuadamente el problema y restaurar el funcionamiento normal de las glándulas de Meibomio.

Otra opción era el sondaje de las glándulas de Meibomio. En este tratamiento, se le aplican gotas anestésicas en el ojo y su óptico usa el extremo de un instrumento de mano para sondear y dilatar las aberturas de las glándulas de Meibomio (cerca de la base de las pestañas). Este procedimiento es bastante efectivo, pero es tedioso y algo molesto.

Actualmente existen nuevas opciones de tratamiento disponibles. Estas incluyen:

LipiFlow. El sistema de pulsación térmica LipiFlow (Johnson & Johnson Vision) es un dispositivo médico usado en el consultorio que aplica suficiente calor a los párpados para derretir los depósitos cerosos en las glándulas de Meibomio. Al mismo tiempo, aplica presión pulsada sobre el párpado para abrir y expulsar completamente el contenido de las glándulas.

El dispositivo LipiFlow se adhiere al párpado durante la sesión de tratamiento de 12 minutos, y el sistema está diseñado para que no haya transferencia de calor o presión de los párpados al globo ocular. Hay investigaciones que han demostrado que un solo tratamiento con LipiFlow mejora significativamente las secreciones de las glándulas de Meibomio y los síntomas del ojo seco por hasta tres años.

iLUX. Este es un tratamiento realizado en el consultorio relativamente nuevo para la DGM, desarrollado por Tear Film Innovations y comercializado por Alcon. El sistema de tratamiento de la DGM de iLUX utiliza una fuente de calor basada en LED para calentar la superficie interna y externa de los párpados y derretir las secreciones cerosas atrapadas dentro de las glándulas de Meibomio.

Una vez que se haya aplicado suficiente calor para derretir las secreciones, su óptico aplicará compresión a los párpados para vaciar las glándulas de Meibomio obstruidas mientras observa directamente el proceso. La mayoría de los pacientes pueden ser tratados con el sistema iLUX en menos de ocho minutos.

Algunos estudios han demostrado que el tratamiento con iLUX produjo mejoras significativas en los signos y síntomas de la disfunción de las glándulas de Meibomio y sequedad ocular entre dos y cuatro semanas después del tratamiento.

El sistema de tratamiento de la DGM de iLUX fue seleccionado como ganador del oro en los premios Medical Design Excellence Awards (MDEA) de 2019.

TearCare. Este es un tratamiento realizado en el consultorio para la DGM desarrollado por Sight Sciences que consiste en parches térmicos adhesivos de un único uso que se aplican a los párpados externos. Los parches se conectan mediante un cable a una pequeña unidad térmica portátil reutilizable. Después del tiempo de calentamiento de 12 minutos, el óptico utiliza unas pinzas para apretar los párpados con el fin de abrir y drenar las glándulas de Meibomio obstruidas.

Un estudio piloto del sistema TearCare demostró que era una opción de tratamiento eficaz para la DGM y el síndrome del ojo seco y que reducía los signos y síntomas de sequedad ocular durante al menos 6 meses. No se observó tal mejoría en el grupo control de pacientes que usaron compresas calientes cada día en casa.

Terapias complementarias de las glándulas de Meibomio

Algunos ópticos recomiendan una combinación de tratamientos para la DGM y la sequedad ocular. Las terapias que podrían sugerirse junto a los tratamientos anteriores incluyen:

Luz pulsada intensa (IPL). Este tratamiento, utilizado por dermatólogos durante años para tratar el acné rosácea, también ha demostrado ser eficaz para aliviar la disfunción de las glándulas de Meibomio y los síntomas del ojo seco.

El tratamiento con IPL, que aplica intensas pulsaciones de luz visible e infrarroja en los párpados, dura unos 20 minutos. Normalmente, se programan varias sesiones de tratamiento separadas por aproximadamente un mes entre sí.

Se cree que el tratamiento con IPL disminuye la inflamación en los párpados que ocasiona obstrucciones de las glándulas de Meibomio. Un estudio de tres años de la IPL mostró resultados prometedores como tratamiento para la DGM: el 93 por ciento de los sujetos afirmaron estar satisfechos con el nivel de mejoría de sus síntomas de ojo seco después de una serie de sesiones de IPL.

Blephex. Este es un tratamiento realizado en el consultorio para la blefaritis que también se ha demostrado que reduce los síntomas de la disfunción de las glándulas de Meibomio. Se trata de un instrumento que desbrida suavemente el margen de los párpados con una esponja giratoria de grado medicinal. Esta acción exfoliante elimina una biopelícula que causa inflamación que se puede formar en los párpados y que hace que las glándulas de Meibomio se obstruyan. El tratamiento suele tardar menos de 10 minutos en limpiar los cuatro párpados.

Desbridamiento de los párpados. En este tratamiento, su óptico usa un instrumento para retirar un material llamado queratina y otras partículas que pueden adherirse a los márgenes de los párpados y obstruir las aberturas de las glándulas de Meibomio. Hay investigaciones que han demostrado que el desbridamiento del párpado produce un alivio estadísticamente significativo de los síntomas del ojo seco y de la disfunción de la glándula de Meibomio un mes después del procedimiento.

Gotas oftálmicas antibacterianas. Algunos estudios han demostrado que las gotas oftálmicas antibacterianas han ayudado a curar la disfunción de las glándulas de Meibomio. Durante la evaluación de sus ojos, su óptico le informará si esta es una buena opción para usted.

Gotas oftálmicas de ciclosporina. La ciclosporina es un agente que modifica la respuesta inmunitaria del cuerpo de una manera específica. Este medicamento se encuentra en las gotas oculares con receta Restasis (Allergan), que se utilizan para controlar los síntomas del ojo seco.

Suplementos de omega-3. Algunos ópticos recomiendan la suplementación dietética con ácidos grasos omega-3 como tratamiento complementario a uno de los tratamientos de la DGM anteriores. Una dieta rica en omega-3 también puede disminuir el riesgo de futuros episodios de disfunción de las glándulas de Meibomio. Parece que estos ácidos grasos esenciales pueden ayudar a suprimir la inflamación asociada con la DGM y reducir el riesgo de acumulación de cera dentro de las glándulas de Meibomio.

¿CREE QUE PODRÍA TENER DGM? Busque a un oculista cerca de usted y programe una cita.

Find Eye Doctor

Programe un examen

Encontrar oculista