Página principal Condiciones Cataratas Complicaciones de la cirugía | Read in English

Complicaciones de la cirugía de cataratas

La cirugía de cataratas es una de las más comunes y exitosas intervenciones quirúrgicas realizadas hoy en día, y las complicaciones derivadas de la misma son pocas.

Según la Sociedad Americana de Cataratas y Cirugía Refractiva (ASCRS, en inglés), tres millones de estadounidenses se someten a una cirugía de cataratas cada año y el porcentaje de éxito es del 98 % o más.*


Además, un estudio realizado a más de 200.000 beneficiarios de Medicare que se sometieron a cirugía de cataratas entre 1994 y 2006 reveló que el 99.5 % de los pacientes no presentaron complicaciones postoperatorias graves y que el riesgo de que se presenten ha disminuido gracias a los avances en las herramientas y técnicas quirúrgicas.**

Entre las posibles complicaciones de la cirugía de cataratas están:

  • Opacidad de la cápsula posterior (OCP)
  • Dislocación del lente intraocular
  • Inflamación de los ojos
  • Sensibilidad a la luz
  • Fotopsia (percepción de destellos de luz)
  • Edema macular (inflamación del centro de la retina)
  • Ptosis (párpado caído)
  • Hipertensión ocular (presión elevada del ojo)

Cuando se dan las complicaciones de la cirugía de cataratas, la mayoría son leves y se pueden tratar médicamente de manera exitosa o con cirugía adicional.

Opacidad de la cápsula posterior: una complicación frecuente de la cirugía de cataratas

Una de las complicaciones más frecuentes de la cirugía de cataratas es la opacidad de la cápsula posterior, también llamada opacificación de la cápsula posterior u OCP.

Opacidad de la cápsula posterior u OCP. La opacificación de la cápsula posterior fue eliminada con el láser YAG.
Un procedimiento llamado capsulotomía con láser YAG restaura rápidamente la visión tras la opacificación de la cápsula posterior.

Aunque algunas personas se refieren a la OCP como una 'catarata secundaria', realmente no es una catarata como tal, ya que una vez que la catarata ha sido extirpada, no se vuelve a formar.

Durante la cirugía de cataratas, el cirujano extirpa el cristalino del ojo (catarata) que está opaco y lo reemplaza por un lente intraocular (LIO). La gran parte de la delgada membrana transparente que rodea el cristalino, llamada cápsula del cristalino, se deja intacta durante la cirugía y el LIO se implanta dentro de ella.

Cuando extirpa la catarata, el cirujano hace todo lo posible para mantener la integridad de la cápsula del cristalino, por tanto, la visión después de la cirugía de cataratas debería ser muy clara.

Sin embargo, en alrededor de un 20 % de los pacientes, la porción posterior de la cápsula se vuelve opaca por algún tiempo durante el período de recuperación luego de la cirugía de cataratas o incluso por meses, y es lo que causa la OCP. La opacificación de la cápsula posterior se produce porque las células epiteliales del cristalino que quedaron después de la cirugía de cataratas crecieron en la cápsula.

En algunos casos, si la afección progresa significativamente, la visión puede quedar peor de lo que estaba antes de la cirugía de cataratas.

Tratamiento de la opacidad de la cápsula posterior

Afortunadamente, el láser YAG puede tratar la opacidad de la cápsula posterior sin complicaciones, eficazmente y sin dolor. Este procedimiento, denominado capsulotomía con láser YAG, en muchos casos puede realizarse en el consultorio del doctor.

La capsulotomía con láser YAG consiste en unos sencillos pasos:

  • El ojo se dilata antes del procedimiento con unas gotas dilatantes.
  • El láser retira de su campo visual la cápsula posterior que está opaca sin hacer una incisión o "tocar" el ojo.
  • Muchos oftalmólogos recomiendan gotas oculares antiinflamatorias después del procedimiento.
Procedimiento con el láser YAG
Este dibujo muestra la capsulotomía con láser YAG, donde la cápsula posterior que está opaca es removida de su campo visual, de manera que vuelva a tener la visión clara de nuevo.
Una capsulotomía con láser es un procedimiento relativamente sencillo que se realiza en el consultorio del doctor y dura solo unos minutos. Un rayo láser se dirige a la cápsula opaca que se encuentra detrás del lente intraocular (LIO) y la energía del láser vaporiza el tejido, restaurando así la visión clara.

El procedimiento dura solo unos minutos y es totalmente indoloro; tampoco se producen molestias postoperatorias.

Sin embargo, la persona debe permanecer inmóvil durante el procedimiento. Los pacientes que no colaboran, como los niños y las personas con algún tipo de discapacidad mental, pueden requerir sedación.

Tras una capsulotomía con láser YAG se pueden retomar las actividades normales inmediatamente. Es posible que experimente algunos cuerpos flotantes, los cuales desaparecerán en el término de unas pocas semanas.

La mayoría de las personas pueden esperar que mejore su visión en un día. Sin embargo, al igual que con cualquier procedimiento ocular, llame al doctor de la visión inmediatamente si la visión empeora o no mejora.

Debido a que el láser YAG extirpa la zona central de la cápsula posterior opaca que se encuentra detrás del lente intraocular, la afección no puede volver a aparecer. Por lo tanto, solo es necesario un tratamiento con láser para eliminar permanentemente la pérdida de la visión causada por la opacificación de la cápsula posterior después de la cirugía de cataratas.

Riesgos de la capsulotomía con láser YAG

Aunque la capsulotomía con láser YAG plantea un riesgo adicional leve, por lo general, el procedimiento es muy seguro. El riesgo más importante es que la retina puede desprenderse desde el interior de la parte posterior del ojo.

Las estadísticas indican que el riesgo durante toda la vida de tener un desprendimiento de retina debido a una complicación de la cirugía de cataratas en los Estados Unidos es de alrededor de un 1 %. Este número se eleva a alrededor del 2 % tras la capsulotomía con láser YAG. Es importante ser conscientes de este riesgo de la cirugía de cataratas.

Dislocación de los lentes intraoculares

Otro ejemplo de las complicaciones de la cirugía de cataratas es el desplazamiento o dislocación de los lentes intraoculares; esto significa que se puede ver el borde del lente implantado o que incluso puede llegar a tener visión doble. Si el desplazamiento del lente intraocular es mucho, la agudeza visual disminuirá considerablemente.

¿Cómo puede un lente intraocular llegar a desplazarse o dislocarse? En la mayoría de las cirugías de cataratas, el lente intraocular se coloca dentro del 'saco capsular' que contiene el cristalino opaco o la catarata del ojo.

ALERTA ESPECIAL PARA HOMBRES

Si está tomando medicamentos para la próstata como Flomax (tamsulosin) y así mejorar el flujo de la orina, está en riesgo de sufrir una complicación de la cirugía de cataratas llamada síndrome de iris laxo intraoperatorio (SILI). También se han asociado con estos medicamentos mayores índices de desprendimiento de retina durante la cirugía de cataratas.

Estos alfabloqueantes relajan los músculos de la próstata para ayudar a vaciar la vejiga, pero también afectan los músculos en la parte coloreada del ojo (iris). Durante la cirugía de cataratas, la pupila del ojo se contrae repentinamente y obstaculiza la capacidad del cirujano para completar correctamente la operación, lo que puede causar posibles complicaciones.

Los oftalmólogos hacen todo lo posible para mantener la integridad del saco capsular, de modo que el lente intraocular pueda ser posicionado correctamente dentro de este. Sin embargo, el saco capsular es extremadamente fino —aproximadamente del grosor de un solo glóbulo rojo— y, a veces, se desgarra o rompe.

Además, el saco capsular puede dislocarse debido a la debilidad o a la rotura de las fibras (zónulas) que lo sujetan en su lugar, lo que resulta en un padecimiento conocido como diálisis zonular. Este padecimiento le pone en riesgo de que el lente implantado se desplace o se disloque.

Incluso sin complicaciones subyacentes, los lentes intraoculares se pueden dislocar, en particular si uno de los brazos elásticos que sujeta el lente en su lugar se coloca incorrectamente dentro del saco capsular o llega a desplazarse más adelante.

Cuando el lente intraocular implantado se desplaza o se disloca, es probable que el cirujano de cataratas lo vuelva a colocar en un segundo procedimiento. En algunos casos, el lente implantado debe ser cosido en el lugar, o se debe implantar cualquier otro tipo de lente.

Si se produce la dislocación del lente intraocular tras una cirugía de cataratas reciente, el reposicionamiento del lente debe hacerse pronto ya que los implantes del lente comienzan a cicatrizar en el lugar aproximadamente tres meses después de su implantación original y pueden llegar a ser mucho más difíciles de extraer.

Si experimenta el desplazamiento o dislocación de un lente intraocular, las posibilidades de obtener buenos resultados después de un segundo procedimiento son muy buenas, siempre y cuando usted y su cirujano tomen medidas con celeridad.

Además, un reciente estudio de la Clínica Mayo acerca de más de 14.000 cirugías de cataratas realizadas entre enero de 1980 y mayo de 2009 concluyó que el riesgo de dislocación del lente intraocular tardío después de la cirugía de cataratas es muy bajo: a los 10 años después de la cirugía, el riesgo acumulado fue del 0.1 %; a los 20 años, fue del 0.7 %; y a los 25 años, fue del 1.7 %.

Otras complicaciones de la cirugía de cataratas

Otras posibles complicaciones de la cirugía de cataratas van desde inflamaciones oculares menores a la devastadora pérdida de la visión. El riesgo de la pérdida de la visión es muy infrecuente y puede ocurrir como resultado de una infección o sangrado dentro del ojo.

Algunas de las complicaciones de la cirugía de cataratas se producen bastante tiempo después. Por ejemplo, un desprendimiento de retina puede ocurrir meses o años después de un procedimiento de cataratas perfectamente satisfactorio.

La mayoría de los pacientes con desprendimiento de retina tienen un buen pronóstico si van al oftalmólogo cuando tienen los primeros síntomas y el tratamiento se realiza inmediatamente; sin embargo, un pequeño porcentaje ha experimentado una reducción sustancial y permanente de la visión.

Asegúrese de informar inmediatamente al oftalmólogo si ve cuerpos flotantes, destellos de luz y bloqueo de la visión como si viera a través de una cortina oscura, ya que estos síntomas pueden indicar que se ha producido un desprendimiento de retina.

Otras posibles complicaciones de la cirugía de cataratas son menores y pueden incluir:

Las complicaciones menores generalmente se curan con medicamentos y más tiempo de curación.

Visión después de la cirugía de cataratas

Según la ASCRS, los estudios muestran que el 95 % de los pacientes que eligen un lente intraocular estándar para la cirugía de cataratas obtienen una visión totalmente restaurada a su estado previo a la catarata; y si eligen un lente intraocular de calidad superior, la visión puede ser incluso mejor de lo que era antes.*

Si tiene cualquier problema con la sensibilidad a la luz solar después de la cirugía de cataratas, los anteojos con lentes fotocromáticos, que se oscurecen automáticamente con los rayos UV del sol, en muchos casos pueden brindar alivio. También, para el error refractivo residual después de la cirugía y la presbicia, los lentes progresivos con un recubrimiento antirreflejo, en muchos casos, pueden darle una visión más nítida para actividades como la conducir de noche y la lectura.

Las personas cuya visión no logra mejorar después de la cirugía de cataratas suelen tener trastornos de la vista subyacentes, tales como la degeneración macular asociada a la edad, retinopatía diabética y otras enfermedades oculares. Algunas de estas personas pueden beneficiarse de otros procedimientos o de ayudas para la visión baja. AAV

Volver al inicio

Página actualizada en febrero de 2018